viernes, 19 de diciembre de 2014

Leccion 353

LECCIÓN 353

Mis ojos, mi boca, mis manos y mis pies tienen hoy un solo propósito: estar al servicio de Cristo a fin de que Él pueda utilizarlos para bendecir al mundo con milagros.

1. Padre, hoy le entrego a Cristo todo lo que es mío para que Él lo utilice de la manera que sea más beneficiosa para el propósito que comparto con Él. 2Nada es exclusivamente mío, pues Él y yo nos hemos unido en un propósito común. 3De este modo, el aprendizaje casi ha llegado a su señalado final. 4Por un tiempo colaboraré con Él en el logro de Su propó­sito. 5Luego me fundiré en mi Identidad y reconoceré que Cristo no es sino mi Ser.

Comentario, de Patricia Besada

...Estar Al Servicio De Cristo A Fin De Que Él Pueda Utilizarlos Para Bendecir Al Mundo Con Milagros 

Las Lecciones 353 y 354 también comportar un tema en común – ayudarnos a reconocer la diferencia entre el Cristo y el ego. Nos despertamos cada mañana, aún dentro del cuerpo, pero ahora con un propósito diferente: que neustras experiencias cotidianas sean el aula en la cual el Espíritu Santo – aquí el Maestro es Cristo – nos puede enseñar.
Ya casi un año de práctica de la mano del Dr Wapnick y su calidez sigue luminosa.

Cualquier cosa que yo crea que es mía, pertenece al ámbito del ego.
Y si es del ego, no es de nadie porque el ego es nada.
Y por lo tanto es ilusión, un sueño sin sustancia.
Y todos los sueños comparten la misma naturaleza de soledad, desamparo, dolor.

Por eso hoy practico con renovada fe.
Cualquier cosa que quiera atesorar para mí, me brindará dolor.
Abandono mi interés en lo que más me conviene, en lo que debe o no debe pertenecerme.
Así entiendo aquello que es verdaderamente mío.
Una identidad compartida.
Una sola voluntad unida a la del Amor.

Por eso hoy practico con renovada fe.
Tengo muchas cosas que aprender en el aula que es mi vida.
Y mi Maestro está deseoso de enseñarme a perdonar.
Bendiciones,
patricia

No hay comentarios:

Publicar un comentario