jueves, 18 de diciembre de 2014

Leccion 352

LECCIÓN 352

Los juicios son lo opuesto al amor. De los juicios procede todo el dolor del mundo, y del amor, la paz de Dios.

1. El perdón ve sólo impecabilidad, y no juzga. 2Ésta es la manera de llegar á Ti. 3Los juicios me vendan los ojos y me ciegan. 4El amor, que aquí se refleja en forma de perdón, me recuerda, por otra parte, que Tú me has proporcionado un camino para volver a encontrar Tu paz. 5Soy redimido cuando elijo seguir ese camino. 6Tú no me has dejado desam­parado. 7Dentro de mí yace Tu recuerdo, así como Uno que me conduce hasta él. 8Padre, hoy quiero oír Tu Voz y encontrar Tu paz. 9Pues quiero amar mi propia Identidad y encontrar en Ella el recuerdo de Ti.

Comentario, de Patricia Besada

Los Juicios Son Lo Opuesto Al Amor. De Los Juicios Procede Todo El Dolor Del Mundo, Y Del Amor, La Paz De Dios

Mientras sigamos teniendo miedo de la paz de Dios – dentro de la cual nuestra individualidad, basada en el conflicto y la infelicidad, desaparecerá – elegiremos defender nuestra existencia. El juicio – o sea percibir a alguien como pecaminoso – es la forma perfecta del ego de ejecutar su defensa.
Confió algún día pronto lograr la misma contundencia y sencillez que el Dr. Wapnick me prodiga diariamente.

No es tan complicado lo que tengo que hacer.
Reconocer la forma en que miro los deslices, desprecios y desamores de los demás y al mismo tiempo pedirle ayuda al Espíritu.

Sólo Él puede permanecer a mi lado mientras me ayuda a reinterpretar mi retorcida percepción.
Sólo Él me puede recordar que esos desprecios y desamores derivan del miedo.
Los que tienen miedo pueden ser crueles – dice Un Curso de Milagros.
Detrás de todos esos desprecios, y de la mano del Espíritu, aguarda un pedido de amor – amor que en última instancia yo no creo merecer.

Hoy entiendo estas verdades.
Hoy todo es perdonado porque el Espíritu me enseña a ver las cosas tal como Él las ve.
Y Él las ve, y no las juzga.
El juicio es mi problema.
Pero el perdón es la respuesta.

Lo único que tengo para darte, hermano mío, es perdón.
Así regreso a Dios.
Bendiciones,
patricia

No hay comentarios:

Publicar un comentario