miércoles, 17 de diciembre de 2014

LECCIÓN 351

Mi hermano impecable es mi guía a la paz: Mi hermano pecador es mi guía al dolor. Y el que elija ver será el que contemplaré.

1. ¿Quién es mi hermano sino Tu santo Hijo? 2Mas si veo pecado en él proclamo que soy un pecador, en vez de un Hijo de Dios, y que me encuentro solo y sin amigos en un mundo aterrante. 3Mas percibirme de esa manera es una decisión que yo mismo he tomado y puedo, por consi­guiente, volverme atrás. 4Puedo asimismo ver a mi hermano exento de pecado, y como Tu santo Hijo. 5si ésta es la alternativa por la que me decido, veo mi impecabilidad, a mi eterno Consolador y Amigo junto a mí, y el camino libre y despejado. 6Elige, pues, por mí, Padre mío, a través de Aquel que habla por Ti. 7Pues sólo Él juzga en Tu Nombre.

Comentario, de Patricia Besada
Estas lecciones finales se componen solo de plegarias a Dios. Las primeras dos son semejantes al presentar los sistemas de pensamientos opuestos de la mente – pecaminosidad e impecabilidad (Lección 351) y juicio y amor (Lección 352) – y nuestra habilidad de elegir entre ambos. Bien podemos decir que elegimos ver uno o el otro – pecado o impecabilidad – y sosteniendo mi elección, la hago real en mi percepción. Así la forma en la que te percibo me mostrará cómo me he percibido a mí mismo.

Todo un año ya creciendo gracias a la generosidad del Dr. Wapnick.

¿Quién es mi hermano?
No importa tu nombre de ayer, de ahora. Mi hermano es el Santo Hijo de Dios.

Y somo Uno y el Mismo.
Por eso es que la forma de verte refleja la forma en que me veo.
Y si insisto en negar esta realidad, afirmo la verdad de la separación.
Mi corazón elije abandonar esta idea, porque ya el dolor no es más mi consejero.

Invoco a mi Guía para que me enseñe a distinguir entre el sufrimiento y el júbilo.
Sólo el perdón brinda felicidad – me parece escuchar.
El camino del perdón, el regreso a Casa.
El Nombre de Dios que es el mío.
Y el tuyo, hermano mío, y el tuyo.
Bendiciones,
patricia

No hay comentarios:

Publicar un comentario