miércoles, 3 de diciembre de 2014

Leccion 337

LECCIÓN 337

Mi impecabilidad me protege de todo daño.

1. Mi impecabilidad garantiza mi perfecta paz, mi eterna seguri­dad y mi amor, imperecedero; me mantiene eternamente a salvo de cualquier pensamiento de pérdida y me libera completamente del sufrimiento. 2Mi estado sólo puede ser uno de felicidad, pues eso es lo único que se me da. 3¿Qué debo hacer para saber que todo esto me pertenece? 4Debo aceptar la Expiación para mí mismo, y nada más. 5Dios ha hecho ya todo lo que se tenía que hacer. 6lo que tengo que aprender es a no hacer nada por mi cuenta, pues sólo necesito aceptar mi Ser, mi impecabilidad, la cual se creó para mí y ya es mía, para sentir el Amor de Dios protegiéndome de todo daño, para entender que mi Padre ama a Su Hijo y para saber que soy el Hijo que mi Padre ama.
2. Tú que me creaste en la impecabilidad no puedes estar equivocado con respecto a lo que soy. 2Era yo quien estaba equivocado al pensar que había pecado, pero ahora acepto la Expiación para mí mismo. 3Padre, mi sueño termina ahora. 4Amén.

Comentario, de Patricia Besada
La creencia que nuestro pecaminoso ataque en contra de Dios será utilizado en nuestra contra hace que caminemos este mundo en un estado de vulnerabilidad y temor. Sin embargo, elegir la impecabilidad nos ayuda a darnos cuenta que no hay nada que temer puesto que no existe proyección de culpa que demande ataque como devolución.
s palabras del Dr. Wapnick

Encuentro paz. Encuentro júbilo.
Todo esto y más sin cambiar el mundo.
Encuentro perfecta felicidad. Encuentro hermandad.
Todo esto y más sin manipular a nadie para que me quiera.
Encuentro bondad. Encuentro amor.
Todo esto y más sólo cambiando de maestro.
Todo esto y más dejando de hacer lo que el ego me compele a hacer.

Mi compromiso es simple. Vivir demostrando que no soy un ego.
Mis ojos me han mostrado quimeras.
Mi corazón ha abrigado ilusiones.
Mi mente ha tejido ensueños.
Pero en mí, existe una Presencia que me conoce bien, que conoce mi impecabilidad.

Esa Presencia me guía en la oscuridad recordándome la Aurora.
Bendiciones,
patricia

No hay comentarios:

Publicar un comentario