lunes, 17 de noviembre de 2014

Leccion 321

LECCIÓN 321

Padre, mi libertad reside únicamente en Ti.

1. No entendía lo que me podía hacer libre, ni lo que era mi libertad o adónde ir a buscarla. 2Y así, Padre, busqué en vano hasta que oí Tu Voz dirigiéndome. 3Ahora ya no deseo seguir siendo mi propio guía. 4Pues la manera de encontrar mi libertad no es algo que yo haya ideado o que comprenda. 5Pero confió en Ti. 6me mantendré consciente de Ti que me dotaste con mi libertad por ser Tu santo Hijo. 7Tu Voz me dirige, y veo que el camino que conduce hasta Ti por fin está libre y despejado. 8Padre, mi libertad reside únicamente en Ti. 9Padre, mi voluntad es regresar.
2. Hoy respondemos por el mundo, el cual será liberado junto con nosotros. 2¡Qué alegría encontrar nuestra libertad por el ine­quívoco camino que nuestro Padre ha señalado! 3¡Y cuán segura es la salvación de todo el mundo cuando nos damos cuenta de que sólo en Dios podemos encontrar nuestra libertad!

Comentario, de Patricia Besada
En este resumen tenemos otro ejemplo de Jesús que aparentemente hace declaraciones contradictorias o ficticias.
Él describe la creación como perfecta unicidad y al mismo tiempo habla de creaciones e Hijos de Dios. La explicación tiene que ver con que por un lado está declarando la pura verdad - Cristo se encuentra perfectamente unificado y es uno con Su creador. Pero por otro lado, Jesús está reflejando  esta verdad para nosotros que nos encontramos en nuestro estado separado - creemos que el Hijo de Dios es muchos.
Entonces, ambas descripciones son verdaderas dependiendo del propósito y énfasis pedagógico de Jesús.

Siempre oportunos, esclarecedores y generosos los comentarios del Dr. Wapnick.

El ego me ha convencido que la libertad está en mí y no en Dios quien quiere esclavizarme a su capricho.
Yo le creí y al hacerlo le di la espalda al Espíritu Santo.
Practico estas lecciones sólo para reconocer mi error.
¿Cómo habría yo de saber qué es la libertad?
¿Cómo habría yo ser capaz de encontrarla?
Por eso se que existe una mejor manera.
Una manera donde mi especialismo no sea mi guía.
Una manera donde pueda escuchar la Voz de mi Padre llamándome desde mi hogar.
Y yo elijo escuchar, elijo volver, elijo perdonar.
Me he equivocado. Y a lo grande.
Pero al elegir hoy elijo también libremente que mi voluntad sea la misma que la de Dios.
Así el mundo es libre de mis ataduras – el mundo era la manifestación de mis pensamientos.
Así mis hermanos son libres de mis ataduras.
Así recordamos nuestra identidad.
Bendiciones,
patricia

1 comentario: