miércoles, 5 de noviembre de 2014

Leccion 309

LECCIÓN 309

Hoy no tendré miedo de mirar dentro de mí.

1. Dentro de mí se encuentra la Eterna Inocencia, pues es la Voluntad de Dios que esté allí para siempre. 2yo, Su Hijo, cuya voluntad es tan ilimitada como la Suya, no puedo disponer que ello sea diferente. 3Pues negar la Voluntad de mi Padre es negar la mía propia. 4Mirar dentro de mí no es sino encontrar mi volun­tad tal como Dios la creó, y como es. 5Tengo miedo de mirar dentro de mí porque creo que forjé otra voluntad que aunque no es verdad hice que fuese real. 6Mas no tiene efectos. 7Dentro de mí se encuentra la santidad de Dios. 8Dentro de mí se encuentra el recuerdo de Él.
2. El paso que he de dar hoy, Padre mío, es lo que me liberará por completo de los vanos sueños del pecado. 2Tu altar se alza sereno e incó­lume. 3Es el santo altar a mi propio Ser y es allí donde encuentro mi verdadera Identidad.

Comentario, de Patricia Besada

Esta lección es un reflejo de la sección “El Miedo A Mirar Adentro” (T-21.IV) que describe el aviso del ego que señala que dentro de nosotros no existe la eterna inocencia sino la eterna culpa y pecado, tan horrible que si alguna vez miramos en nuestra mente seremos destruidos:

Te pide imperiosamente que no mires dentro de ti, pues si lo haces tus ojos se posarán sobre el pecado y Dios te cegará (T-21.IV.2:3).

No obstante la verdad es que si miramos adentro encontraremos únicamente la Expiación que tratamos de enterrar bajo los velos del pecado, la culpa y el temor.
Sólo con la voz de Ken que es la Voz que habla por Dios puedo leer estas verdades sin culpa por haberlas aceptarlo en mi mente.

La inocencia de mi Ser jamás ha estado ausente de la voluntad de mi Padre.
Y la voluntad Creadora dispuso paz, júbilo.

Si no me siento así es porque aún creo que mi voluntad es mejor que la de mi Padre.
Si no siento paz, no siento júbilo es porque creo que no estoy en Dios.
Y la estrategia del ego para que no me salga de este paradigma, es ocupar mi vista, mi mente con un afuera abundante en problemas, nutrido de personajes, atestado de muertes, atiborrado de injusticias y demás desfile de humanidades.

No tengas miedo – susurra mi hermano mayor.
Hoy no tengo miedo de mirar dentro de mí.
Una resplandeciente Luz es lo único que existe.
Y en esa Luz la ilusión del ego desaparece.
Y en esa Luz recuerdo que soy la Hija amada de un Padre amoroso.
Y en esa Luz recuerdo cuánto amo a mi Padre.

1 comentario: