miércoles, 20 de agosto de 2014

Leccion 232


LECCIÓN 232 – 20 de Agosto

Permanece en mi mente todo el día, Padre mío.

1. Padre mío, permanece en mi mente desde el momento en que me despierte, y derrama Tu luz sobre mí todo el día. 2Que cada minuto sea una oportunidad más de estar Contigo. 3Y que no me olvide de darte las gracias cada hora por haber estado conmigo y porque siempre estás ahí presto a escucharme y a contestarme cuando te llamo. 4Y al llegar la noche, que todos mis pensamientos sigan siendo acerca de Ti y de Tu Amor. 5que duerma en la confianza de que estoy a salvo, seguro de Tu cuidado felizmente consciente de que soy Tu Hijo.
2. Así es como debería ser cada día. 2Practica hoy el final del miedo. 3Ten fe en Aquel que es tu Padre. 4Deja todo en Sus Manos. 5Deja que Él te revele todo y no te desanimes, pues eres Su Hijo.

Comentario

Cuando me despierto, Dios está en mi mente; Su Presencia está conmigo y en mi consciencia. Su Amor, y el gozo y la paz de saber que Dios está conmigo, tienen prioridad por encima de cualquier otra cosa. Surgen las molestias físicas y las preocupaciones acerca de organizar el día, pero nada de esto desplaza a la paz de Dios; es mi base, mis cimientos, y lo más importante. Es una consciencia constante, como el sonido de fondo del aire acondicionado, siempre aquí, a menudo sin notarse, pero listo para ser notado en cualquier momento en que Le preste atención.

“Que cada minuto sea una oportunidad más de estar Contigo” (1:2). ¡Éste es mi deseo! Estar con Dios cada minuto del día. Me recuerda al Nuevo Testamento, Juan 15: “Mora en mí, y yo en Ti”. O la expresión de esa misma idea del Antiguo Testamento: “El Dios eterno es tu refugio, y debajo están los brazos eternos” (Deut.33.27). Que hoy recuerde cada hora decir: “Gracias por estar conmigo hoy. Gracias por estar siempre conmigo”. 

Y al llegar la noche, que todos mis pensamientos sigan siendo acerca de Ti y de Tu Amor. Y que duerma en la confianza de que estoy a salvo, seguro de Tu cuidado y felizmente consciente de que soy Tu Hijo.   (1:4-5)

Seguro de estar a salvo. Por lo tanto, libre de todo miedo. La mayor parte de nuestra vida está dirigida por miedos de varias clases, el miedo dirige al ego. La paz es la ausencia de miedo. Y puesto que el miedo es la ausencia de amor, la paz y el amor van siempre juntos. Cuando estoy amando, estoy en paz. Cuando estoy en paz, estoy amando. Cuando estoy seguro de estar a salvo, conociendo la Presencia de Dios conmigo en cada momento, estoy en paz y el amor fluye a través de mí.
 
“Así es como debería ser cada día” (2:1). Éste es el propósito de la vida en este mundo: vivir cada día con Dios en mi mente. Despertar en Su Presencia, caminar en Su Amor radiante, y dormir bajo Su cuidado y protección. Vivir de tal manera que Su Presencia se convierta en lo primero de todo, y que la agitación y el ruido de este mundo queden en segundo plano.

¿Cómo es el día para alguien que ha aprendido lo que enseña el Curso? Sencillamente esto: Practicar constantemente el final del miedo. Caminar con fe en Aquel Que es mi Padre, confiándole a Él todas las cosas, y no desanimarme en nada porque yo soy Su Hijo (párrafo 2).

No hay comentarios:

Publicar un comentario