sábado, 9 de agosto de 2014

Leccion 221


LECCIÓN 221 – 9 de Agosto

Que mi mente esté en paz y que todos mis pensamientos se aquieten.

1. Padre, hoy vengo a Ti en busca de la paz que sólo Tú puedes dar. Vengo en silencio. 3Y en la quietud de mi corazón -en lo más recóndito de mi mente- , espero y estoy a la escucha de Tu Voz. 4Padre mío, háblame hoy. 5Vengo a oír Tu Voz en silencio, con certeza y con amor, seguro de que oirás mi llamada y de que me responderás.
2. Y ahora aguardamos silenciosamente. 2Dios está aquí porque esperamos juntos. 3Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. 4Acepta mi confianza, pues es la tuya. 5Nuestras mentes están unidas. 6Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.

Comentario

Como ya puse de relieve en mis comentarios a la Introducción a la Segunda Parte, una gran parte del tiempo dedicado a nuestras dos prácticas diarias más largas está planeada para pasarla en quietud sin palabras. Recibiendo nuestra sanación, escuchando en lugar de hablar. La lección de hoy es muy importante para producir ese estado mental. Empezamos dirigiendo nuestra mente a estar en paz y que nuestros pensamientos se aquieten.

La oración con la que empieza el primer párrafo habla de venir en silencio, y en la quietud de nuestro corazón, esperar y escuchar la Voz de Dios. Las palabras usadas -“quietud”, “silencio” (dos veces), “lo más recóndito de mi mente”- todas estas palabras apuntan en la misma dirección, desarrollar esa misma actitud en nosotros. Una actitud de estar abiertos a recibir. Una pasividad, siendo nosotros el que recibe al Dador de la Vida. Aquietamos nuestros propios pensamientos, y permitimos que los pensamientos de Dios vengan a nosotros. Le llamamos, y esperamos Su respuesta.

Jesús está con nosotros mientras esperamos en silencio. Él expresa su confianza de que Dios está con nosotros, y que Le oiremos hablar si esperamos con él en silencio y quietud. Nos pide que aceptemos su confianza, diciéndonos que su confianza es nuestra propia confianza. A menudo me ha resultado útil darme cuenta de que Jesús representa la parte de mi propia mente que ya está despierta. Su confianza es verdaderamente mi confianza, una confianza que yo he negado y que por eso veo como fuera de mí mismo.

Esperamos con un solo propósito: oír Su Voz hablarnos de lo que somos, y revelarse a Sí Mismo a nosotros. En estos momentos de quietud, esto es por lo que estamos escuchando: darnos cuenta de la pureza y perfección de nuestro propio Ser tal como Él nos creó, y darnos cuenta de Su Amor, de Su tierno cuidado por nosotros, y de Su paz que Él comparte con nosotros en estos momentos de quietud.

¿Cómo podemos oír un mensaje sin palabras? Lo que escuchamos es la canción del amor, cantada eternamente, siempre sonando su armonía por todo el universo. Es una canción de la que oímos fragmentos en los ojos del amado, en las risas de los niños, en la lealtad de una mascota, en la extensión de un lago en calma, o el majestuoso fluir de un río, y en la maravilla de un cuento de hadas bien contado. Es la canción a la que nuestros corazones responden, mostrando su verdadera naturaleza. Es nuestra eternidad invitándonos a bailar. Es el Padre compartiendo Su Amor con Su único Hijo.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario