jueves, 10 de julio de 2014

Leccion 191

LECCIÓN 191

Soy el santo Hijo de Dios Mismo.

1. He aquí la declaración de tu liberación de las cadenas del mundo. 2he aquí asimismo la liberación del mundo entero. 3No te das cuenta de lo que has hecho al asignarle al mundo el papel de carcelero del Hijo de Dios. 4¿Qué podría ser entonces sino un mundo depravado y temeroso, amedrentado por las sombras, vengativo y salvaje, desprovisto de razón, ciego y enajenado por el odio?
2. ¿Qué has hecho para que éste sea tu mundo? 2¿Qué has hecho para que sea eso lo que ves? 3Niega tu Identidad, y ése es el resul­tado. 4Contemplas el caos y proclamas que eso es lo que tú eres. 5No ves nada que no dé testimonio de ello. 6No hay sonido que no te hable de la flaqueza que hay dentro y fuera de ti; ni aliento que respires que no parezca acercarte más a la muerte; ni esperanza que alientes que no haya de acabar en llanto.
3. Niega tu verdadera Identidad y no podrás escaparte de la locura que dio lugar a este extraño, antinatural y fantasmal pensa­miento que se burla de la creación y se ríe de Dios. 2Niega tu verdadera Identidad, y te enfrentas al universo solo, sin un amigo: una diminuta mota de polvo contra legiones de enemigos. 3Niega tu verdadera Identidad y contemplarás la maldad, el pecado y la muerte, y verás la desesperanza arrebatarte de las manos todo vestigio de esperanza, dejándote solamente con ansias de morir.
4. Sin embargo, ¿qué podría ser esto sino un juego en el que pue­des negar tu Identidad? 2Eres tal como Dios te creó. 3Creer cual­quier otra cosa es absurdo. 4Con este solo pensamiento todo el mundo se libera. 5Con esta sola verdad desaparecen todas las ilu­siones. 6Con este solo hecho se proclama que la impecabilidad es eternamente parte integral de todo, el núcleo central de su exis­tencia y la garantía de su inmortalidad.
5. Deja que la idea de hoy encuentre un lugar entre tus pensa­mientos, y te habrás elevado muy por encima del mundo, así como por encima de todos los pensamientos mundanos que lo mantienen prisionero. 2desde este lugar de seguridad y escape retornarás a él y lo liberarás. 3Pues aquel que puede aceptar su verdadera Identidad realmente se salva. 4su salvación es el regalo que les hace a todos, como muestra de gratitud hacia Aquel que le mostró el camino a la felicidad que cambió toda su perspec­tiva acerca del mundo.
6. Basta con un solo pensamiento santo como éste para liberarte: tú eres el santo Hijo de Dios Mismo. 2Y con este pensamiento santo comprendes asimismo que has liberado al mundo. 3No tie­nes necesidad de usarlo cruelmente, y luego percibir esa misma necesidad en él. 4Lo liberas de tu aprisionamiento. 5No verás una imagen devastadora de ti mismo vagando por el mundo llena de terror, mientras que éste se retuerce en agonía porque tus miedos han dejado impreso en su corazón el sello de la muerte.
7. Alégrate hoy de cuán fácilmente desaparece el infierno. 2No necesitas más que decirte a ti mismo:

3Soy el santo Hijo de Dios Mismo. 4No puedo sufrir ni sentir dolor; no puedo sufrir pérdidas ni dejar de hacer todo lo que la salvación me pida.

5Y con ese pensamiento todo lo que contemples cambiará por completo.
8. Un milagro ha iluminado todas las lúgubres y viejas cavernas en las que los ritos de la muerte reverberaban desde los orígenes del tiempo: 2Pues el tiempo ya no tiene dominio sobre el mundo. 3El Hijo de Dios ha venido radiante de gloria a redimir a los que estaban perdidos, a salvar a los desvalidos y a darle al mundo el regalo de su perdón. 4¿Quién podría ver el mundo como un lugar siniestro y pecaminoso cuando el Hijo de Dios ha venido por fin a liberarlo nuevamente?
9. Tú que te percibes a ti mismo como débil y frágil, lleno de vanas esperanzas y de anhelos frustrados; nacido sólo para morir, llorar y padecer, escucha esto: se te ha dado todo poder en la tierra y en el Cielo. 2No hay nada que no puedas hacer.3Juegas el juego de la muerte, el de ser impotente, el de estar lamentablemente encadenado a la disolución en un mundo que no tiene misericor­dia contigo. 4No obstante, cuándo tengas misericordia con él, su misericordia resplandecerá sobre ti.
10. Deja entonces que el Hijo de Dios despierte de su sueño, y que al abrir sus ojos santos, regrese para bendecir el mundo que él fabricó. 2Éste nació de un error, pero acabará en el reflejo de la santidad del Hijo de Dios. 3Y éste dejará de dormir y de soñar con la muerte. 4Únete a mí hoy. 5Tu gloria es la luz que salva al mundo. 6No sigas negándote a conceder la salvación. 7Contempla el mundo que te rodea, y observa el sufrimiento que se abate sobre él. 8¿No está acaso dispuesto tu corazón a llevarles descanso a tus fatigados hermanos?
11. Ellos tienen que esperar hasta que tú te liberes. 2Permanecen encadenados hasta que tú seas libre. 3No pueden ver la misericor­dia del mundo hasta que tú la encuentres en ti mismo. 4Sufren hasta que tú niegues que el dolor te atenaza. 5Mueren hasta que tú aceptes tu propia vida eterna. 6Eres el santo Hijo de Dios Mismo. 7Recuerda esto, y el mundo entero se libera. 8Recuerda esto, y la tierra y el Cielo son uno.

Comentario

Una vez más el Curso hace sonar su nota principal: Tú eres tal como Dios te creó. Todo lo que Dios crea es como Él Mismo: santo, sin pecado, sin culpa, un pozo de Amor sin fin, e inmortal. Para darle un giro a un dicho popular, no somos seres humanos que buscan una experiencia espiritual, somos seres espirituales que piensan que estamos teniendo una experiencia humana. No empezamos a vivir en el momento del nacimiento, y no dejamos de existir cuando el cuerpo deja de funcionar. Somos aspectos de un ser inmortal, que existe fuera del tiempo. “Soy el santo Hijo de Dios Mismo”.

La manera en que nos vemos a nosotros mismos determina la manera en que vemos al mundo. Es posible que no se vea claro al principio, pero si nos vemos a nosotros mismos como algo distinto al Hijo de Dios, le estamos asignando “al mundo el papel de carcelero del Hijo de Dios” (1:3). Si nos vemos a nosotros como seres separados y aislados, nos damos el papel de víctimas. Somos una mota de polvo dentro de un huracán, dando vueltas por el universo sin ninguna consideración por nuestro bienestar (3:2).

El mundo entonces toma una apariencia que refleja esta identidad equivocada que hemos aceptado. El mundo entero da testimonio de nuestra fragilidad, toda nuestra experiencia aquí parece ser la prueba de que la muerte es segura y la pérdida inevitable (2:5-6). Eso es lo que hace la proyección. El mundo se convierte en nuestro carcelero, el que nos hace sus víctimas. Si negamos nuestra identidad como el santo Hijo de Dios, tal como Dios nos creó, hacemos del mundo un lugar de caos, de maldad, de pecado y de muerte. Luego nos enfadamos con el mundo por ello, ¡aunque nosotros le hemos dado este papel al mundo!” Hoy mientras contemplo al mundo, que me pregunte a mí mismo: “¿Qué he hecho para que éste sea mi mundo?” Y que luego me responda a mí mismo: “He negado mi identidad como Hijo de Dios”. De este modo, aceptar mi Identidad es perdonar al mundo por lo que no me ha hecho.

Si corregimos ese único error, hemos cambiado el mundo que vemos. El mundo no puede ser tal como lo vemos, porque la Identidad no se puede negar.  Nuestra imaginada identidad como que  no-somos-el-Hijo-de-Dios no es más que un juego tonto, que no tiene ningún efecto real ni consecuencias reales. Si podemos empezar a aceptar nuestra Identidad, todas las ilusiones que proceden de ese error desaparecen (4:1-6).

De nuevo se nos pide que “practiquemos” reconocer nuestra Identidad en el instante santo. Durante un momento, dejamos que  la idea de hoy encuentre un lugar entre nuestros pensa­mientos” (5:1). En ese instante santo nos elevamos muy por encima del mundo (5:1) a un lugar de seguridad, donde reconocemos que es imposible que seamos víctimas del mundo, porque vemos nuestra naturaleza eterna, que no puede ser atacada. Y desde este lugar de seguridad y escape retornarás a él y lo liberarás (5:2). Fíjate en la semejanza de esta descripción con la de la Lección 184 (párrafo 10). En el instante santo aceptamos la Expiación para nosotros mismos, reconocemos nuestra verdadera Identidad. Y luego regresamos para traer a todo el mundo el mensaje de esta Identidad compartida, para que se libere junto con nosotros.

Darnos cuenta de nuestra Identidad es suficiente para liberarnos de todos los problemas para siempre, y para liberar al mundo junto con nosotros. Apegarnos a nuestra pequeña identidad individual es continuar con “una imagen devastadora de ti mismo vagando por el mundo llena de terror, mientras que éste se retuerce en agonía porque tus miedos han dejado impreso en su corazón el sello de la muerte” (6:5). ¿De verdad quiero seguir jugando a este juego trágico y tonto? ¿Quiero continuar manteniendo al mundo prisionero porque no ha satisfecho mis necesidades y que me ha negado lo que es mi derecho? ¿O estoy dispuesto hoy a reconocer que yo he hecho esto, que he negado a mi Ser y he culpado al mundo por ello?

El final de esta lección habla de manera elogiosa de que “El Hijo de Dios ha venido radiante de gloria a redimir a los que estaban perdidos” (8:3). ¿Quién es este “Hijo de Dios”? No habla de Jesús. Está hablando de ti y de . Nos pide que nos demos cuenta de que nuestra gloria salva al mundo, y nos pide que no la neguemos ni ocultemos (10:5-6). Nos pide que veamos el sufrimiento del mundo (no que lo apartemos diciendo: “¡Es sólo una ilusión!”), y que busquemos en nuestro corazón cómo responder a él (10:7-8).

¿Cómo podemos liberar a nuestros hermanos del sufrimiento? Aceptando nuestra propia liberación, encontrando nuestra verdadera Identidad (11:1-5).

Eres el santo Hijo de Dios Mismo. Recuerda esto, y el mundo entero se libera. Recuerda esto, y la tierra y el Cielo son uno.   (11:6-8)



No hay comentarios:

Publicar un comentario