domingo, 6 de julio de 2014

Leccion 187


LECCIÓN 187 – 6 de Julio

Bendigo al mundo porque me bendigo a mí mismo.

1. Nadie puede dar lo que no tiene. 2De hecho, dar es la prueba de que se tiene. 3Hemos hecho mención de esto anteriormente. 4Mas no es eso lo que hace que sea difícil de creer. 5Nadie duda de que primero se debe poseer lo que se quiere dar. 6Es en la segunda parte de la afirmación donde el mundo y la percepción verdadera difieren. 7Si has tenido y has dado, el mundo afirma que has perdido lo que poseías. 8La verdad mantiene que dar incrementa lo que posees.
2. ¿Cómo va a ser posible esto? 2Pues es seguro que si das una cosa finita tus ojos físicos dejarán de percibirla como tuya. 3No obstante, hemos aprendido que las cosas sólo representan los pen­samientos que dan lugar a ellas. 4Y no careces de pruebas de que cuando compartes tus ideas, las refuerzas en tu propia mente. 5Tal vez la forma en que el pensamiento parece manifestarse cambie al darse. 6No obstante, éste tiene que retornar al que lo da. 7Y la forma que adopte no puede ser menos aceptable. 8Tiene que ser más.
3. Las ideas tienen primero que pertenecerte antes de que las pue­das dar. 2si has de salvar al mundo, tienes que primero aceptar la salvación para ti mismo. 3Mas no creerás que ésta se ha consu­mado en ti hasta que no veas los milagros que les brinda a todos aquellos a quienes contemples. 4Con esto, la idea de dar se clari­fica y cobra significado. 5Ahora puedes percibir que al dar, tu cau­dal aumenta.
4. Protege todas las cosas que valoras dándolas, y así te asegura­rás de no perderlas nunca. 2con ello queda demostrado que lo que no creías tener te pertenece. 3Mas no le atribuyas valor a su forma. 4Pues ésta cambiará, y con el tiempo no será reconocible por mucho que trates de conservarla. 5Ninguna forma perdura. 6El pensamiento tras la forma de todo es lo que es inmutable.
5. Da gustosamente, 2pues con ello sólo puedes beneficiarte. 3El pensamiento sigue vivo y su fuerza aumenta a medida que se refuerza al darse. 4Los pensamientos se extienden al compartirse, pues no se pueden perder. 5No hay un dador y un receptor en el sentido en el que el mundo los concibe. 6Hay un dador que con­serva lo que da, y otro que también habrá de dar. 7Y ambos ganarán en este intercambio, pues cada uno de ellos dispondrá del pensamiento en la forma que le resulte más útil.8Lo que aparen­temente pierde es siempre algo que valorará menos que aquello que con toda seguridad le será devuelto.
6. Nunca olvides que sólo te das a ti mismo. 2El que entiende el significado de dar, no puede por menos que reírse de la idea del sacrificio. 3Tampoco puede dejar de reconocer las múltiples for­mas en que se puede manifestar el sacrificio. 4Se ríe asimismo del dolor y de la pérdida, de la enfermedad y de la aflicción, de la pobreza, del hambre y de la muerte. 5Reconoce que el sacrificio sigue siendo la única idea que yace tras todo esto, y con su dulce risa todo ello sana.
7. Una vez que una ilusión se reconoce como tal, desaparece. 2Niégate a aceptar el sufrimiento, y eliminarás el pensamiento de sufrimiento. 3Cuando eliges ver todo sufrimiento como lo que es, tu bendición desciende sobre todo aquel que sufre. 4El pensa­miento de sacrificio da lugar a todas las formas que el sufrimiento aparenta adoptar. 5Mas el sacrificio es una idea tan demente que la cordura la descarta de inmediato.
8. jamás creas que puedes hacer sacrificio alguno. 2No hay cabida para el sacrificio en lo que tiene valor. 3Si surge tal pensa­miento, su sola presencia demuestra que se ha cometido un error, el cual es necesario corregir. 4Tu bendición lo corregirá. 5Habién­dosete dado a ti primero, ahora es tuya para que tú a tu vez la des. 6Ninguna forma de sacrificio o de sufrimiento puede preva­lecer por mucho tiempo ante la faz de uno que se ha perdonado y bendecido a sí mismo.
9. Las azucenas que te ofrece tu hermano se depositan ante tu altar, junto con las que tú le ofreces a él. 2¿Quién podría tener miedo de contemplar una santidad tan hermosa? 3La gran ilusión del temor a Dios queda reducida a la nada ante la pureza que aquí has de contemplar. 4No tengas miedo de mirar. 5La bendición que has de contemplar eliminará todo pensamiento de forma, y en su lugar dejará allí para siempre el regalo perfecto, el cual aumentará eternamente, será por siempre tuyo y será por siempre dado.
10. Ahora somos uno en pensamiento, pues el miedo ha desapare­cido. 2Y aquí, ante el altar a un solo Dios, a un solo Padre, a un solo Creador y a un solo Pensamiento, nos alzamos juntos como el único Hijo de Dios. 3No estamos separados de Aquel que es nuestra Fuente ni distanciados de los hermanos que forman parte de nuestro único Ser, Cuya inocencia nos ha unido a todos cual uno solo, sino que nos alzamos en gloriosa bendición y damos tal como hemos recibido. 4Tenemos el Nombre de Dios en nuestros labios. 5Y cuando miramos en nuestro interior, vemos brillar la pureza del Cielo en nuestro reflejo del Amor de nuestro Padre.
11. Ahora somos bendecidos y ahora bendecimos al mundo. 2Que­remos extender lo que hemos contemplado porque queremos verlo en todas partes. 3Queremos verlo refulgir con la gracia de Dios en todos nuestros hermanos. 4No queremos que se le niegue a nada de lo que vemos. 5Y para cerciorarnos de que esta santa visión es nuestra, se la ofrecemos a todo lo que vemos. 6Pues allí donde la veamos, nos será devuelta en forma de azucenas que podremos depositar sobre nuestro altar, convirtiéndolo así en un hogar para la Inocencia Misma, la cual mora en nosotros y nos ofrece Su Santidad para que sea nuestra.

Comentario

Es fácil entender que para dar una cosa, primero tienes que tenerla. Eso está claro. Lo que nos parece más difícil de creer es que verdaderamente dar aumenta lo que tienes.

Dice la lección que la explicación para entender esto está en el hecho de que “las cosas sólo representan los pen­samientos que dan lugar a ellas” (2:3). Para entender que dar lo que tenemos lo aumenta, tenemos que empezar a reconocer que las “cosas” no son reales, lo que es real son los pensamientos detrás de ellas. Esto no significa que si doy 100 euros a un hermano que lo necesita, recibiré de inmediato 200 euros de alguna otra fuente. Sin embargo, dice que cuando doy 100 euros  sabiendo que el dinero es sólo una idea, aumentaré el pensamiento que me trajo a mí el dinero antes. Por lo tanto, eso finalmente obtendría como resultado más dinero, o más “riqueza y abundancia” de alguna forma. La forma puede ser la misma o no.

Tal vez la forma en que el pensamiento parece manifestarse cambie al darse. No obstante, éste tiene que retornar al que lo da. Y la forma que adopte no puede ser menos aceptable. Tiene que ser más.   (2:5-8)

En otras palabras, lo que vuelve es siempre mayor que lo que se da.

Yo he empezado a aprender esto dando ideas directamente, en mi grupo de estudio y en mis escritos. Ciertamente he descubierto que es verdad que a medida que doy estas ideas, aumentan en mí. Por lo menos “recibo” tanto o más beneficio que cualquiera que esté “recibiendo” de mí. Soy muy consciente de que estoy bendiciendo al mundo porque me bendigo a mí mismo, estoy haciendo esto en mi propio beneficio.

Es más difícil cuando se trata de cosas materiales. No es tan sencillo relacionar el dinero con una idea, o que un casete es una idea, o que un libro es sólo una idea, o que un coche es únicamente una idea. Lo aprendo de maneras diferentes. Doy hojas informativas que me cuestan dinero, creyendo que finalmente me volverá. Doy horas de mi tiempo al grupo de estudio, creyendo que me volverá. Siento que eso es una forma de dar. Y el comienzo de  regresarme ya ha empezado.

Pienso que cuando aprenda esta lección completamente, no me costará nada abandonar la idea de poseer y compartiré todo lo que poseo con todos los que lo necesiten. Pero todavía estoy muy lejos de eso.

El siguiente párrafo es muy importante:

Las ideas tienen primero que pertenecerte antes de que las pue­das dar. Y si has de salvar al mundo, tienes que primero aceptar la salvación para ti mismo. Mas no creerás que ésta se ha consu­mado en ti hasta que no veas los milagros que les brinda a todos aquellos a quienes contemples. Con esto, la idea de dar se clari­fica y cobra significado. Ahora puedes percibir que al dar, tu cau­dal aumenta.  (3:1-5)

Para dar la salvación, primero tengo que aceptarla para mí mismo. Pero para saber que la tengo, primero debo darla. Eso significa que tengo que empezar a darla para saber que ¡la tengo! El regalo que dar me ofrece a mí, es saber que tengo el regalo que doy.

La lección nos aconseja que protejamos lo que tenemos, dándolo. Nos avisa: “Mas no le atribuyas valor a su forma” (4:3). En otras palabras, puede que no te vuelva en la misma forma en que lo das. Si doy 100 euros en metálico, puedo recibir un regalo en una forma diferente: un magnetófono, programas para el ordenador, un ramalazo de energía física, o cualquier otra cosa. Si doy un libro determinado, puede que nunca reciba ese mismo libro; y tengo que aprender a no darle valor a la forma, sino al pensamiento detrás de la forma. Es ridículo darle importancia a las formas: “Ninguna forma perdura” (4:5). Recuerda:

Lo que aparen­temente pierde es siempre algo que valorará menos que aquello que con toda seguridad le será devuelto. (5:8)

Cada regalo que doy es siempre un regalo a mí mismo. ¡Nunca pierdo! Yo gano y también el que recibe mi regalo, especialmente si aprende de mí a dar de nuevo. “El que entiende el significado de dar, no puede por menos que reírse de la idea del sacrificio” (6:2). Ríete, porque el sacrificio no existe. Lo que doy, se me da a mí mismo; nunca pierdo, siempre gano. ¿Cómo puede llamársele sacrificio?

Claramente la lección se aplica a todas las formas de “dar” y a todas las formas de “sacrificio”, incluidos el dolor y la pérdida, la enfermedad, el sufrimiento, la pobreza, el hambre y la muerte. Cuando “renuncio” a una relación en la forma que creía que la quería, según esta lección recibo algo que valoraré mucho más. Quizá aprenda a aceptar el regalo de la independencia, por ejemplo. Estoy seguro de que es lo mismo cuando hago otros “sacrificios”. Equivocadamente tengo miedo a la “pérdida” que sufriré cuando estas cosas no estén en mi vida. No habrá pérdida, no habrá sacrificio. Lo que gano será mucho más que la aparente pérdida. Y en realidad, no pierdo nada, excepto una identificación falsa.

Por ejemplo, pienso que obtengo cierta satisfacción y consuelo de una comida agradable. El placer del gusto, el placer de sentirme lleno. Falsamente identifico estas sensaciones con el objeto, la comida. Pero el placer, la satisfacción y el consuelo son sólo las ideas detrás de la comida. Si tuviera que separar la comida de esas ideas, no renunciaría a esas ideas, estaría afirmándolas. Las conservo, y crecen. Habrá placer, satisfacción y consuelo en otras formas, más duraderas y más generales. He ganado la forma general al renunciar a la identificación concreta de esas ideas con la “comida”.

En general, pasaremos por muchas repeticiones de aparentemente renunciar, de aparentes sacrificios, hasta que aprendamos que la cosa no es la idea, que ninguna forma concreta se puede identificar con la idea detrás de ella. 

Al final vamos más allá de la idea de muchos pensamientos diferentes para ver el único Pensamiento: el inocente Hijo de Dios, el Cristo. Vemos ese Pensamiento dentro de nosotros y “Que­remos extender lo que hemos contemplado porque queremos verlo en todas partes” (11:2). “Y para cerciorarnos de que esta santa visión es nuestra, se la ofrecemos a todo lo que vemos” (11:5).

1 comentario: