viernes, 6 de junio de 2014

Leccion 157


LECCIÓN 157 – 6 de Junio
En Su Presencia he de estar ahora.

1. Éste es un día de silencio y de fe. 2Es un tiempo especial y muy prometedor en el calendario de tus días. 3Es un tiempo que el Cielo ha reservado para brillar sobre él y verter una luz perenne en la que se oyen ecos de la eternidad. 4Este día es santo, pues anuncia una nueva experiencia; una manera de sentir distinta y una conciencia diferente. 5Son muchos los días y las noches que te has pasado celebrando la muerte. 6Hoy vas a aprender a sentir el júbilo de la vida.
2. Éste es otro punto decisivo en el plan de estudios. 2Añadimos ahora una nueva dimensión: otra clase de experiencia que arroja una nueva luz sobre todo lo que ya hemos aprendido y nos pre­para para lo que todavía nos queda por aprender. 3Nos lleva a las puertas donde finaliza el aprendizaje y donde captamos un atisbo de lo que se encuentra mucho más allá de lo que el aprendizaje puede lograr. 4Nos deja aquí por un instante, y nosotros seguimos adelante, seguros de nuestro rumbo y de nuestro único objetivo.
3. Hoy se te concederá tener un atisbo del Cielo, aunque regresa­rás nuevamente a las sendas del aprendizaje. 2Tu progreso, no obstante, ha sido tal que puedes alterar el tiempo lo suficiente como para poder superar sus leyes y adentrarte en la eternidad por un rato. 3Aprender a hacer esto te resultará cada vez más fácil, a medida que cada lección, fielmente practicada, te lleve con mayor rapidez a este santo lugar y te deje, por un momento, con tu Ser.
4. Él dirigirá tu práctica hoy, pues lo que estás pidiendo ahora es lo que Su Voluntad dispone. 2Y al haber unido tu voluntad a la Suya en este día, es imposible que no se te conceda lo que estás pidiendo. 3No necesitas más que la idea de hoy para iluminar tu mente y dejar que descanse en tranquila expectación y en sereno gozo, desde los cuales dejas atrás rápidamente al mundo.
5. A partir de hoy, tu ministerio adquirirá un genuino fervor y una luminosidad que se transmitirá desde tus dedos hasta aquellos a quienes toques, y que bendecirá a todos los que contemples. 2Una visión llegará a todos aquellos con quienes te encuentres, a todos aquellos en quienes pienses y a todos aquellos que piensen en ti. 3Pues la experiencia que has de tener hoy transformará tu mente de tal manera que se convertirá en la piedra de toque de los santos Pensamientos de Dios.
6. Tu cuerpo será santificado hoy, al ser su único propósito ahora iluminar el mundo con la visión de lo que has de experimentar en este día. 2Una experiencia como ésta no se puede transmitir directamente. 3No obstante, deja en nuestros ojos una visión que podemos ofrecerles a todos, para que puedan tener lo antes posi­ble la misma experiencia en la que el mundo se olvida callada­mente y el Cielo se recuerda por un tiempo.
7. A medida que esta experiencia se intensifica y todos tus objeti­vos excepto éste dejan de ser importantes, el mundo al que retor­nas se acerca cada vez más al final del tiempo, se asemeja un poco más al Cielo en todo y se aproxima un poco más a su libera­ción. 2tú que le brindas luz podrás ver la luz con más certeza; la visión con mayor nitidez. 3Mas llegará un momento en que no retornarás con la misma forma en la que ahora apareces, pues ya no tendrás más necesidad de ella. 4Pero ahora tiene un propósito, y lo cumplirá debidamente.
8. Hoy nos embarcamos en un viaje con el que jamás has soñado. 2Pero el Santísimo, el Dador de los sueños felices de la vida, el Traductor de la percepción a la verdad, el santo Guía al Cielo que se te ha dado, ha soñado por ti esta jornada que emprendes y das comienzo hoy, con la experiencia que este día te ofrece para que sea tuya.
9. En la Presencia de Cristo hemos de estar ahora, serenamente inconscientes de todo excepto de Su radiante faz y de Su Amor perfecto. 2La visión de Su faz estará contigo, pero llegará un ins­tante que transcenderá toda visión, incluida ésta, la más sagrada. 3Esto es algo que jamás podrás enseñar porque no lo adquiriste a través del aprendizaje. 4No obstante, la visión habla del recuerdo de lo que supiste en ese instante, y de lo que, sin duda, habrás de saber de nuevo.

Comentario

Experiencia y Visión

Hoy me gustaría compartir algunos pensamientos basados principalmente en la Lección 157, pero con algunas referencias a la Lección 158 también. Esta lección introduce una serie de lecciones planeadas para llevarnos al instante santo, que es un objetivo muy importante del Libro de Ejercicios. A partir de este momento, “cada lección, fielmente practicada, te lleva con mayor rapidez a este santo lugar” (3:3).

El Curso habla aquí de una experiencia y de una visión que es el resultado de esa experiencia. El instante santo contiene un instante de conocimiento -algo más allá de la percepción- del que regresamos con la Visión de Cristo en nuestra mente, que podemos ofrecer a todos.

La experiencia de la que aquí se habla es sencillamente entrar en la Presencia de Dios. Es “una manera de sentir distinta y una conciencia diferente” (1:4) en la que “aprender a sentir el júbilo de la vida” (1:6). Se le llama el instante santo. La Lección 157 lo llama “un atisbo del Cielo” (3:1) y un momento en el que se te deja con tu Ser. Es un instante en el que “el mundo se olvida callada­mente y el Cielo se recuerda por un tiempo” (6:3). Por un momento abandonamos el tiempo y entramos en la eternidad (3:2). No es algo que nosotros hacemos; el Espíritu Santo, “el Dador de los sueños felices de la vida” y “el Traductor de la percepción a la verdad”, nos conducirá. (8:2).

La visión de la que se habla es el resultado de la experiencia. No es “una visión”, algo que se ve con los ojos del cuerpo, sino “la visión”, una manera de ver. No hablamos de un estado de trance, ni de algunas apariciones en nuestra mente de visiones místicas. Estamos hablando de una manera diferente de ver el mundo, un mecanismo diferente de vista, algo distinto a los sentidos físicos. La religión oriental habla del Tercer Ojo para indicar lo mismo.

Al experimentar el instante santo, hemos despertado una manera diferente de ver. Ese nuevo tipo de visión no desaparece cuando regresamos al mundo (7:1), por así decir. Es sólo una manera de hablar para decir que volvemos. Nunca nos marchamos. O quizá mejor, puesto que el Cielo es lo real y este mundo es la ilusión, nunca vinimos aquí en absoluto. Lo que “regresa” con nosotros, dentro del sueño, es el recuerdo de Dios y del Cielo, el recuerdo de lo que vimos en ese instante santo. Seguimos viendo atisbos de él más allá de la vista del mundo, viendo el “mundo real” más allá del mundo; y más allá del mundo real vemos el Cielo.

Cada (aparentemente separado) instante santo que sentimos, fortalece esta nueva visión, este mecanismo nuevo de ver. Éste es el propósito de las recomendaciones del Libro de Ejercicios para los periodos de meditación diarios por la mañana y por la noche; son sesiones de práctica, ejercicios para desarrollar nuestra nueva visión. Por supuesto, se espera que ejercitemos esta visión constantemente durante el día, para tener varios instantes santos a lo largo del día. Si comparamos esto con aprender un idioma, las sesiones de meditación son como los laboratorios de idiomas y los estudios de gramática. Los ejercicios concentrados del idioma no son un fin en sí mismos sino que están planeados para prepararnos y mejorar nuestras capacidades de hablar y entender cuando salimos fuera y realmente utilizamos el idioma. Del mismo modo, la meditación no es un fin en sí misma. Es un ejercicio para fortalecer nuestra visión espiritual, pero el propósito es salir a la vida diaria y empezar a utilizar esa nueva visión tan a menudo como sea posible.

La Lección 157 dice: “Una experiencia como ésta no se puede transmitir directamente. No obstante, deja en nuestros ojos una visión que podemos ofrecerles a todos” (6:2-3). No puedo darte un instante santo directamente. Puedo hablarte de él, pero tú tienes que hacer tu propio trabajo y tener la experiencia por ti mismo.

Lo que puedo darte u ofrecerte es la nueva visión, la nueva manera de ver el mundo. La visión que todos podemos enseñar, como maestros de Dios “en prácticas”, es la del perdón y el amor dentro del mundo. Puedo enseñarte que es posible ver lo invisible más allá de lo visible, ver la verdad duradera detrás de las nubes de duda, miedo y defensa. Puedo enseñarte a “no ver a nadie como un cuerpo y a saludar a todo el mundo como el Hijo de Dios que es reconociendo que es uno contigo en santidad” (L.158.8:3-4). Al verte sin culpa, te enseño que ver sin culpa es posible.

Y al estar dispuesto a practicar la visión, dispuesto a pedir que se te muestre una manera diferente de ver, llega la experiencia del instante santo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario