jueves, 5 de junio de 2014

Leccion 156

Leccion 156, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 156 – 5 de Junio

Camino con Dios en perfecta santidad.

1. La idea de hoy no hace sino expresar la simple verdad que hace que el pensamiento de pecado sea imposible. 2Esta idea nos asegura que la culpabilidad no tiene causa, y que, por lo tanto, no existe. 3Es la consecuencia lógica de la idea fundamental que tan a menudo se menciona en el texto, la cual reza así: las ideas no abandonan su fuente. 4Si esto es verdad, ¿cómo ibas a poder estar separado de Dios? 5¿Cómo ibas a poder caminar por el mundo solo y separado de tu Fuente?
2. No somos inconsistentes con los pensamientos que presenta­mos en nuestro programa de estudios. 2La verdad tiene que ser verdad de principio a fin, si es que es la verdad. 3No puede con­tradecirse a sí misma, ni ser dudosa en algunas partes y segura en otras. 4No puedes caminar por el mundo separado de Dios porque no podrías existir sin Él. 5Él es lo que tu vida es. 6Donde tú estás, Él está. 7Hay una sola vida. 8Ésa es la vida que compartes con Él. 9Nada puede estar separado de Él y vivir.
3. Y ahí donde Él está tiene que haber santidad así como vida. 2Él no posee ningún atributo que no comparta con todas las cosas vivientes. 3Todo lo que vive es tan santo como Él, pues lo que comparte Su vida es parte de la Santidad y no puede ser pecami­noso, de la misma manera en que el sol no puede elegir ser de hielo, el mar estar separado del agua o la hierba crecer con las raíces suspendidas en el aire.
4. Hay una luz en ti que jamás puede extinguirse y cuya presencia es tan santa que el mundo se santifica gracias a ti. 2Todo lo que vive no hace sino ofrecerte regalos y depositarlos con gratitud y alegría ante tus pies. 3El aroma de las flores es su regalo para ti. 4Las olas se inclinan ante ti, los árboles extienden sus brazos para protegerte del calor y sus hojas tapizan el suelo para que camines sobre algo mullido, mientras que el sonido del viento amaina hasta convertirse en un susurro en torno a tu santa cabeza.
5. La luz que refulge en ti es lo que el universo ansía contemplar. 2Todas las cosas vivientes se detienen en silencio ante ti, pues reconocen a Aquel que camina a tu lado. 3La luz que llevas con­tigo es la suya propia. 4Y así, ven en ti su propia santidad, y te saludan como salvador y como Dios. 5Acepta su reverencia, pues le corresponde a la Santidad Misma, que camina a tu lado, trans­formando con Su dulce Luz todas las cosas en Su semejanza y en Su pureza.
6. Así es como opera la salvación. 2Al tú hacerte a un lado, la luz que refulge en ti da un paso adelante y envuelve al mundo. 3No proclama que el castigo y la muerte vayan a ser el final del pecado. 4Éste desaparecerá entre jolgorios y risas, pues se recono­cerá su extraña absurdidad. 5Es un pensamiento descabellado, un sueño tonto, ridículo quizá, pero no temible. aMas ¿quién pos­pondría un solo instante su acercamiento a Dios a cambio de un capricho tan absurdo?
7. No obstante, tú has desperdiciado muchos, pero que muchos años precisamente en este pensamiento descabellado. 2El pasado ha desaparecido junto con todas sus fantasías. 3Éstas ya han dejado de hacer presa en ti. 4El acercamiento a Dios se avecina. 5en el pequeño espacio de duda que todavía queda, es posible que pierdas de vista a tu Compañero y que lo confundas con el sueño ancestral e insensato que ya pasó.
8. "¿Quién camina a mi lado?" 2Debes hacerte esta pregunta mil veces al día hasta que la certeza haya aplacado toda duda y esta­blecido la paz. 3Deja que hoy cesen las dudas. 4Dios habla por ti al contestar tu pregunta con estas palabras:

5Camino con Dios en perfecta santidad.
6llumino el mundo, ilumino mi mente, así como todas las mentes que Dios creó una conmigo.


Comentario

“Las ideas no abandonan su fuente” (1:3). Cuando una mente piensa una idea, esa idea permanece en la mente; no se vuelve algo separado ni aparte de la mente que la pensó. Y yo soy un Pensamiento de Dios; por lo tanto, no puedo estar separado de Él. He pensado que yo estaba separado. Sin duda, muchas veces todavía lo pienso y me comporto como si estuviera separado de Dios. Pero no lo estoy, no puede ser.

Estar separado de Dios es imposible. Dios es Ser, Dios es Existencia. Todo lo que existe, está en Él. Él es Vida. Todo lo que vive, vive en Él. “Él es lo que tu vida es. Donde tú estás, Él está. Hay una sola vida. Ésa es la vida que compartes con Él. Nada puede estar separado de Él y vivir” (2:5-9).

Dios también es santo. Si Dios es santo, y yo estoy en Él, yo soy santo también. “Todo lo que vive es tan santo como Él” (3:3). Por lo tanto, “Camino con Dios en perfecta santidad”. “No puedo ser pecami­noso, de la misma manera en que el sol no puede elegir ser de hielo” (3:3). Esto no es una débil esperanza; es un hecho. Es la verdad acerca de mí, y de ti, y de todos los que viven.

Sin embargo, nos hemos enseñado a nosotros mismos que esta verdad no es verdad. Me asombra ver qué ideas tan contradictorias surgen en mi mente cuando repito esta afirmación. Sería un ejercicio útil escribir la idea de hoy como una afirmación, diez o más veces, y luego en otra columna  escribir la respuesta de mi mente a esta idea. Puede que obtengas cosas así: 

“Camino con Dios en perfecta santidad”. “No soy tan santo”.
“Camino con Dios en perfecta santidad”. “Me queda mucho trecho para ser santo”.
“Camino con Dios en perfecta santidad”. “No me gusta que me llamen santo”.
“Camino con Dios en perfecta santidad”. “La mayor parte del tiempo camino solo”.

Y así sucesivamente. Lo que es interesante de este ejercicio es que te muestra la serie de pensamientos que domina tu mente, que se opone a la idea de hoy y la ataca constantemente. Es esta cadena de pensamientos negativos lo que bloquea la luz en mí. Todas las respuestas son una forma de la idea “soy un pecador”, lo que con todas mis fuerzas negaría creer, si alguien me lo preguntase. Y sin embargo, frente a la afirmación de que camino con Dios en perfecta santidad, estas formas de la idea de que soy pecador surgen “por sí solas”. ¿De dónde vienen? Está claro que de un muy cuidadoso entrenamiento del ego desde hace mucho tiempo, un lavado de cerebro muy eficaz, tan bien hecho que ni siquiera me doy cuenta de que mi mente ha sido programada.

¿Creo que soy un pecador? “Tú has desperdiciado muchos, pero que muchos años precisamente en este pensamiento descabellado” (7:1), dice la lección. Sí, sin duda, lo creo. Pero cuando me doy cuenta de estos pensamientos negativos acerca de mí, puedo abandonarlos. Puedo “dar marcha atrás” y dejar de acusarme. Cuando lo hago, “la luz que refulge en ti da un paso adelante y envuelve al mundo” (6:2).

¿Cómo podemos deshacer la programación del ego? Un modo, claramente recomendado por esta lección, es una rotunda programación al contrario. Recomienda que mil veces al día nos preguntemos: “¿Quién camina conmigo?” Y luego, que respondamos escuchando a la Voz de Dios diciendo por nosotros:

“Camino con Dios en perfecta santidad. Ilumino el mundo, ilumino mi mente, así como todas las mentes que Dios creó una conmigo”.   (8:5-6)

La seguridad de nuestra santidad no viene con una sola repetición de la idea de hoy. Necesitamos miles de repeticiones. Necesitamos continuar repitiéndola hasta que estemos seguros de ella. Si tomáramos esto al pie de la letra, repetir la idea mil veces significaría repetirla más que una vez por minuto, a lo largo de todo el día, suponiendo que estamos despiertos dieciséis horas. ¡Ésas son muchas repeticiones!

Que hoy vea la “extraña absurdidad” (6:4) de la idea del pecado, y me ría del pensamiento. Que empiece a aceptar la maravillosa enseñanza del Curso de que el pecado “es un pensamiento descabellado, un sueño tonto, ridículo quizá, pero no temible” (6:5). Y que me inunde la maravilla de: “Camino con Dios en perfecta santidad”.


1 comentario: