martes, 6 de mayo de 2014

Leccion 126

Leccion 126, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 126 – 6 de Mayo

Todo lo que doy es a mí mismo a quien se lo doy.

1. La idea de hoy, que es completamente ajena al ego y a la manera de pensar del mundo, es de suma importancia para la inversión de pensamiento al que este curso dará lugar. 2Si creyeses lo que la idea de hoy afirma, no te resultaría difícil perdonar com­pletamente, tendrías certeza con respecto a tu objetivo y no ten­drías ninguna duda acerca de tu rumbo. 3Entenderías los medios a través de los cuales se alcanza la salvación, y no vacilarías en emplearlos ahora mismo.
2. Examinemos lo que crees en lugar de esta idea. 2Te parece que los demás están separados de ti, que son capaces de adoptar com­portamientos que no tienen repercusión alguna sobre tus pensa­mientos; y que los que tú adoptas no tienen repercusión alguna sobre los de ellos. 3Tus actitudes, por lo tanto, no tienen ningún efecto sobre ellos, y sus súplicas de ayuda no guardan relación alguna con las tuyas. 4Crees además que ellos pueden pecar sin que ello afecte la percepción que tienes de ti mismo, mientras que tú puedes juzgar sus pecados y mantenerte a salvo de cualquier condenación y en paz.
3. Cuando "perdonas" un pecado, no ganas nada con ello directa­mente. 2Es una ofrenda de caridad a alguien que no se la merece, a fin de demostrar simplemente que tú eres mejor y que te encuen­tras en un plano superior a él. 3Él no se ha ganado la limosna de tu tolerancia -que tú le concedes sabiendo que no es digno de tal dádiva- ya que sus pecados lo han situado muy por debajo de una verdadera igualdad contigo. 4No tiene derecho a tu perdón, el cual supone un regalo para él, pero no para ti.
4. De este modo, el perdón es básicamente algo falso: un capricho caritativo, benévolo tal vez, pero inmerecido; una dádiva que a veces se concede y a veces se niega. 2Puesto que es inmerecido, es justo no otorgarlo, pero no es justo que tú tengas que sufrir por haberte negado a concederlo. 3El pecado que perdonas no es tu pecado. 4Alguien que se encuentra separado de ti lo cometió. 5Y si tú entonces eres magnánimo con él y le concedes lo que no se merece, la dádiva es algo tan ajeno a ti como lo fue su pecado.
5. Si esto fuese verdad, el perdón no tendría ningún fundamento sobre el que basarse con certeza y seguridad. 2Sería una excentri­cidad, según la cual algunas veces decides conceder indulgente­mente un indulto inmerecido. 3Conservarías, no obstante, el derecho a no eximir al pecador de la justa retribución por su pecado. 4¿Crees que el Señor de los Cielos iba a permitir que la salvación del mundo dependiera de esto?  5¿No sería acaso Su interés por ti ciertamente ínfimo, si permitiese que tu salvación dependiese de un capricho?
6. No entiendes lo que es el perdón. 2Tal como lo ves, no es sino un freno al ataque abierto que no requiere corrección alguna en tu mente. 3Tal como lo percibes, no te puede brindar paz. 4No constituye un medio por el que liberarte de aquello que ves en otro, pero no en ti mismo. 5No tiene poder alguno para restaurar en tu conciencia tu unidad con él. 6Eso no es lo que Dios dispuso para ti.
7. Al no haberle concedido al Padre el regalo que Él te pide, no puedes reconocer Sus regalos; y crees que Él no te los ha dado. 2Sin embargo, ¿te pediría Él un regalo que no fuese para ti? 3¿Podría acaso quedar satisfecho con gestos vacíos y considerar que tales míseros regalos son dignos de Su Hijo? 4La salvación es un regalo mucho mejor que eso. 5Y el verdadero perdón, que es el medio por el que se alcanza la salvación, no puede sino sanar a la mente que da, pues dar es recibir. 6Lo que no se ha recibido, no se ha dado, pero lo que se ha dado tiene que haberse recibido.
8. Hoy trataremos de entender la verdad según la cual el que da y el que recibe son uno. 2Vas a necesitar ayuda para poder entender esto, ya que es una idea completamente ajena a los pensamientos a los que estás acostumbrado. 3Mas la Ayuda que necesitas ya está aquí. 4Deposita tu fe en Él hoy, y pídele que esté contigo a la hora de practicar con la verdad. 5si sólo logras captar un pequeño atisbo de la liberación que reside en la idea que practicamos hoy, éste será ciertamente un día glorioso para el mundo.
9. Dedica hoy quince minutos en dos ocasiones a tratar de enten­der la idea de hoy. 2Esta idea es el pensamiento mediante el cual el perdón pasa a ocupar el lugar que le corresponde entre tus prioridades. 3Es el pensamiento que liberará a tu mente de cual­quier obstáculo que te impida comprender el significado del per­dón y lo valioso que es para ti.
10. Mientras permaneces en silencio, cierra los ojos al mundo que no comprende lo que es el perdón, y busca amparo en el sereno lugar en el que los pensamientos quedan transformados y donde las falsas creencias se abandonan. 2Repite la idea de hoy, y pide poder entender lo que realmente significa. 3Estáte dispuesto a dejarte enseñar. 4Alégrate de oír lo que te dice la Voz de la verdad y de la curación, y entenderás las palabras que Él te diga y recono­cerás que son tus propias palabras.
11. Tan a menudo como puedas hoy, recuérdate a ti mismo que tienes un objetivo, una meta que hace que éste sea un día de especial importancia para ti y para todos tus hermanos. 2No per­mitas que tu mente se olvide de este objetivo por mucho tiempo, sino que di para tus adentros:

3Todo lo que doy es a mí mismo a quien se lo doy.
4La Ayuda que necesito para comprender que esto es verdad, está conmigo ahora.
5Y confiaré en Él plenamente.

6Permanece luego en silencio por un momento y deja que tu mente sea receptiva a Su corrección y a Su Amor. 7Y creerás lo que le oigas decir, pues recibirás lo que Él te dé.

Comentario

Ésta es una lección que apunta claramente a cambiar por completo de tu manera de pensar (1:1). Empieza con la suposición de que tenemos ideas equivocadas sobre el perdón. “No entiendes lo que es el perdón” (6:1). En el párrafo 6 explica que nuestra comprensión equivocada del perdón es la razón por la que no podemos entender que el perdón nos da paz, que es un medio para nuestra liberación, y que el perdón puede devolvernos la consciencia de la unidad con nuestros hermanos. Nuestra comprensión equivocada acerca del perdón es la razón de que quizá hayamos tenido problemas con las Lecciones 121 y 122, que nos dijeron que el perdón es la llave de la felicidad y que nos ofrece todo lo que queremos.

La idea de que “todo lo que doy es a mí mismo a quien se lo doy” es fundamental para cambiar por completo nuestra manera de pensar, comprendiendo que hará que el perdón no nos cueste ningún esfuerzo. El párrafo 2 repasa una lista de “lo que crees en lugar de esta idea” (2:1). Así que, practiquemos la inversión del pensamiento, y cambiemos el significado de este párrafo para ver lo que supone la idea de hoy.

Si comprendiéramos que todo lo que damos se nos da a nosotros mismos, nos daríamos cuenta de que los demás no están separados de nosotros. Su compartimiento influye en nuestros pensamientos, y nuestro comportamiento influye en sus pensamientos. Nuestras actitudes afectan a otras personas. Sus peticiones de ayuda están estrechamente relacionadas con las nuestras. Verlos como “pecadores” afecta a nuestra percepción de nosotros mismos. Condenar su pecado nos condena a nosotros mismos y perdemos nuestra paz mental.

Si comprendiéramos todo esto y lo creyéramos, perdonaríamos de manera natural. Nos daríamos cuenta de que  juzgar a alguien como pecador nos produce culpa y pérdida de paz, y no elegiríamos hacerlo.

Comprendiéramos que la manera en que vemos a la otra persona es la manera en que nos vemos a nosotros mismos, y no querríamos vernos de esa manera. Aprenderíamos rápidamente a ver que las acciones de su ego no son pecados sino peticiones de ayuda, estrechamente relacionadas con nuestras propias peticiones de ayuda, y responderíamos de la manera más apropiada a ellas. Comprenderíamos que nuestra actitud de juzgar tiene un efecto negativo sobre el comportamiento de los demás, y elegiríamos cambiar nuestra actitud. Cambiaríamos nuestros pensamientos para tener un efecto beneficioso en lugar de un efecto perjudicial. Reconoceríamos que no estamos separados y aparte, sino que compartimos la misma lucha contra los miedos y las dudas, al igual que compartimos la liberación de ellos.

Dado todo esto, podríamos entender que el perdón es la llave a la felicidad. Veríamos que si juzgar ocasiona la pérdida de paz, entonces el perdón podría llevarnos de nuevo a la paz. Entenderíamos que el perdón nos devuelve la consciencia de la unidad con la otra persona. Veríamos que puede liberarnos de lo que parece ser un problema con otra persona.

La práctica de hoy es una especie de meditación de pensar. Se nos pide que vengamos al Espíritu Santo con la idea de hoy: “Todo lo que doy es a mí mismo a quien se lo doy”, y que nos abramos a Su ayuda para aprender que es verdad, “y deja que tu mente sea receptiva a Su corrección y a Su Amor” (11:6). Estamos pidiendo ayuda para comprender lo que significa la idea de hoy (10:2), y lo que el perdón significa realmente. Estamos pensando en las ideas con Su ayuda, pidiendo nueva comprensión, nuevo entendimiento.

Nuestro comportamiento, nuestras actitudes, y nuestras dolorosas experiencias en este mundo son toda la evidencia que necesitamos para dejar que nuestros pensamientos sean corregidos. Si de verdad creyéramos lo que dice la idea de hoy, no estaríamos teniendo estas experiencias dolorosas. Todavía tenemos que tener falsas ideas alojadas en nuestra mente, y necesitamos ser sanados. Quizá pensamos que entendemos lo que se dice, y sin duda hay una parte de nosotros que está de acuerdo con ello, o no estaríamos estudiando estas lecciones. Es la otra parte la que nos preocupa, los guerreros escondidos, las creencias contrarias que hemos separado e incluso escondido y de las que no nos damos cuenta.

Si pedimos ayuda sinceramente, se nos dará ayuda (8:3). Hoy nos llegará comprensión nueva. Quizá venga en forma de comprensión interna mientras meditamos. Quizá nos llegue en el laboratorio de la vida, cuando las circunstancias nos impresionan y hacen ver que todavía creemos alguna que otra de las ideas que menciona la lección al describir lo que creemos en lugar de la idea de hoy. Pero llegará.  

“La Ayuda que necesito para comprender que esto es verdad está conmigo ahora. Y confiaré en Él plenamente”.   (11:4-5)

3 comentarios:

  1. Me han servido mucho sus comentarios para el estudio de la lección. Mi avance lo noto y soy feliz por ello. Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  2. Me han servido mucho sus comentarios para el estudio de la lección. Mi avance lo noto y soy feliz por ello. Abrazos para todos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras. Me han ayudado a comprender.

    ResponderEliminar