jueves, 1 de mayo de 2014

Leccion 121

Leccion 121, Un Curso de Milagros

MAYO
LECCIÓN 121 – 1 de Mayo

El perdón es la llave dula felicidad.

1. He aquí la respuesta a tu búsqueda de paz. 2He aquí lo que le dará significado a un mundo que no parece tener sentido. 3He aquí la senda que conduce a la seguridad en medio de aparentes peligros que parecen acecharte en cada recodo del camino y soca­var todas tus esperanzas de poder hallar alguna vez paz y tran­quilidad. 4Con esta idea todas tus preguntas quedan contestadas; con esta idea queda asegurado de una vez por todas el fin de la incertidumbre.
2. La mente que no perdona vive atemorizada, y no le da margen al amor para ser lo que es ni para que pueda desplegar sus alas en paz y remontarse por encima de la confusión del mundo. 2La mente que no perdona está triste, sin esperanzas de poder hallar alivio o liberarse del dolor. 3Sufre y mora en la aflicción, mero­deando en las tinieblas sin poder ver nada, convencida, no obs­tante, de que el peligro la acecha allí.
3. La mente que no perdona vive atormentada por la duda, con­fundida con respecto a sí misma, así como con respecto a todo lo que ve, atemorizada y airada. aLa mente que no perdona es débil y presumida, tan temerosa de seguir adelante como de quedarse donde está, de despertar como de irse a dormir. aTiene miedo tam­bién de cada sonido que oye, pero todavía más del silencio; la oscuridad la aterra, mas la proximidad de la luz la aterra todavía más. 2¿Qué puede percibir la mente que no perdona sino su pro­pia condenación? 3¿Qué puede contemplar sino la prueba de que todos sus pecados son reales?
4. La mente que no perdona no ve errores, sino pecados. 2Con­templa el mundo con ojos invidentes y da alaridos al ver sus pro­pias proyecciones alzarse para arremeter contra la miserable parodia que es su vida. 3Desea vivir, sin embargo, anhela estar muerta. 4Desea el perdón, sin embargo, ha perdido toda espe­ranza. 5Desea escapar, sin embargo, no puede ni siquiera conce­birlo, pues ve pecado por doquier.
5. La mente que no perdona vive desesperada, sin la menor espe­ranza de que el futuro pueda ofrecerle nada que no sea desespe­ración. 2Ve sus juicios con respecto al mundo, no obstante, como algo irreversible, sin darse cuenta de que se ha condenado a sí misma a esta desesperación. 3No cree que pueda cambiar, pues lo que ve da testimonio de que sus juicios son acertados. 4No pre­gunta, pues cree saber. 5No cuestiona, convencida de que tiene razón.
6. El perdón es algo que se adquiere. 2No es algo inherente a la mente, la cual no puede pecar. 3Del mismo modo en que el pecado es una idea que te enseñaste a ti mismo, así el perdón es algo que tiene que aprender, no de ti mismo, sino del Maestro que repre­senta tu otro Ser. 4A través de Él aprendes a perdonar al ser que crees haber hecho, y dejas que desaparezca. 5Así es como le devuelves tu mente en su totalidad a Aquel que es tu Ser y que jamás puede pecar.
7. Cada mente que no perdona te brinda una oportunidad más de enseñarle a la tuya cómo perdonarse a sí misma. 2Cada una de ellas está esperando a liberarse del infierno a través de ti, y se dirige a ti implorando el Cielo aquí y ahora. 3No tiene esperan­zas, pero tú te conviertes en su esperanza. 4Y al convertirte en su esperanza, te vuelves la tuya propia. 5La mente que no perdona tiene que aprender, mediante tu perdón, que se ha salvado del infierno. 6Y a medida que enseñes salvación, aprenderás lo que es. 7Sin embargo, todo cuanto enseñes y todo cuanto aprendas no procederá de ti, sino del Maestro que se te dio para que te mos­trase el camino.
8. Nuestra práctica de hoy consiste en aprender a perdonar. 2Si estás dispuesto, hoy puedes aprender a aceptar la llave de la feli­cidad y a usarla en beneficio propio. 3Dedicaremos diez minutos por la mañana y otros diez por la noche a aprender cómo otorgar perdón y también cómo recibirlo.
9. La mente que no perdona no cree que dar y recibir sean lo mismo. 2Hoy trataremos, no obstante, de aprender que son uno y lo mismo practicando el perdón con alguien a quien consideras un enemigo, así como con alguien a quien consideras un amigo. 3Y a medida que aprendas a verlos a ambos como uno solo, extenderemos la lección hasta ti y veremos que su escape supone el tuyo.
10. Comienza las sesiones de práctica más largas pensando en alguien que no te cae bien, alguien que parece irritarte y con quien lamentarías haberte encontrado; alguien a quien detestas vehementemente o que simplemente tratas de ignorar. 2La forma en que tu hostilidad se manifiesta es irrelevante. 3Probablemente ya sabes de quién se trata. 4Ese mismo vale.
11. Cierra ahora los ojos y, visualizándolo en tu mente, contém­plalo por un rato. 2Trata de percibir algún atisbo de luz en alguna parte de él, algún pequeño destello que nunca antes habías notado. 3Trata de encontrar alguna chispa de luminosidad bri­llando a través de la desagradable imagen que de él has formado. 4Continúa contemplando esa imagen hasta que veas luz en alguna parte de ella, y trata entonces de que esa luz se expanda hasta envolver a dicha persona y transforme esa imagen en algo bueno y hermoso.
12. Contempla esta nueva percepción por un rato, y luego trae a la mente la imagen de alguien a quien consideras un amigo. 2Trata de transferirle a éste la luz que aprendiste a ver en torno de quien antes fuera tu "enemigo". 3Percíbelo ahora como algo más que un amigo, pues en esa luz su santidad te muestra a tu salvador, sal­vado y salvando, sano e íntegro.
13. Permite entonces que él te ofrezca la luz que ves en él, y deja que tu "enemigo" y tu amigo se unan para bendecirte con lo que tú les diste. 2Ahora eres uno con ellos, tal como ellos son uno contigo. 3Ahora te has perdonado a ti mismo. 4No te olvides a lo largo del día del papel que juega la salvación en brindar felicidad a todas las mentes que no perdonan, incluyendo la tuya. 5Cada vez que el reloj dé la hora, di para tus adentros:

6El perdón es la llave de la felicidad.
7Despertaré del sueño de que soy mortal, falible y lleno de pecado, y sabré que soy el perfecto Hijo de Dios.

Comentario

Cuanto más estudio el Curso más sentido tiene esta lección para mí. La primera vez que la leí, me pareció poco probable que el perdón fuese la llave de la felicidad. Podía ver que era una llave pero no la llave. Cuando la explicación del Curso acerca de la raíz de todos nuestros problemas empezó a meterse en mi mente, empecé a ver que de un modo u otro, la falta de perdón estaba detrás de cada problema. Luego empezó a tener sentido que el perdón los solucionaría todos ellos.

Mira a la letanía de males que abarca esta descripción de “la mente que no perdona” (2:1-5:5):
  • Miedo.
  • Un modo de pensar estrecho y cerrado que no deja espacio para que el amor crezca y se desarrolle.
  • Tristeza, sufrimiento, duda, confusión, ira.
  • Los pares contradictorios de miedos, para mí el más claro es “miedo de cada sonido que oye, pero todavía más del silencio” (3:1).
  • La deformación de la percepción que resulta de la falta de perdón, que no nos deja ver los errores como lo que son y, en su lugar, percibe pecados.
  • El terror alucinante de nuestras propias proyecciones.

Me reconozco a mí mismo, o por lo menos recuerdos de mí, en tantas de estas frases: “Desea vivir, sin embargo, anhela estar muerta. Desea el perdón, sin embargo, ha perdido toda espe­ranza” (4:3-4). Yo me he sentido así. Estos párrafos nos describen a todos nosotros. Pienso que si alguien no se reconoce aquí en algunas cosas, no esta siendo honesto consigo mismo. Y el pensamiento más horrible de todos es este: “No cree que pueda cambiar” (5:3). ¿No has sentido ese miedo en tu propio corazón alguna que otra vez? Yo sé que lo he sentido.

Cuando reconocemos que estas descripciones son adecuadas acerca de nosotros, que nos encontramos en uno u otro de estos estados mentales, la misma palabra “perdón” suena como un oasis en el desierto de Sahara. Fresca, calmante y refrescante. Como se nos decía en la Lección 79, tenemos que reconocer el problema antes de darnos cuenta de cuál es la solución.

“El perdón es algo que se adquiere. No es algo inherente a la mente” (6:1-2). Esto afirma un principio fundamental que explica mucho de los métodos del Curso, y explica por qué es necesaria alguna forma de transición entre dónde pensamos que estamos y dónde estamos ya en realidad. Si ya somos perfectos, tal como Dios nos creó, ¿por qué tenemos que aprender algo? Porque la solución al problema de la culpa es el perdón, y el perdón no era parte de nuestra mente tal como Dios la creó. No había necesidad de perdón. Sin pensamientos de pecado, la idea del perdón no tiene significado. Debido a que nos enseñamos a nosotros mismos la idea de pecado, ahora se nos tiene que enseñar el antídoto: el perdón. El perdón tiene que ser aprendido.

Pero la mente que no perdona no puede enseñarse a sí misma el perdón. Cree en la realidad del pecado, y con esa base el perdón es imposible. Todo lo que percibe en el mundo demuestra que “todos sus pecados son reales” (3:3). Atrapados en la falta de perdón, estamos convencidos de que nuestra percepción de las cosas es correcta. No la ponemos en duda. Desde esa perspectiva no hay manera de que nuestra mente pueda siquiera imaginar el verdadero perdón. Por eso necesitamos al Espíritu Santo “Maestro que repre­senta a tu otro Ser” (6:3). Tiene que haber un “Poder más elevado” Que representa un modo de pensar diferente. La causa de nuestra percepción tiene que estar fuera del modo de pensar del ego, aparte de él, limpio de él. Y eso es Él.

Él nos enseña a perdonar y, por medio del perdón, se Le devuelve nuestra mente a nuestro Ser, Que “jamás puede pecar” (6:5). Cada persona “fuera” de nosotros, cada representante de esa multitud de mentes que no perdonan, “te brinda una oportunidad más de enseñarle a la tuya cómo perdonarse a sí misma” (7:1). Nuestros hermanos y hermanas, que manifiestan su ego llenos de miedo, dolor, y de la agitación y confusión del mundo, hablándonos con brusquedad desde su terror, son nuestros salvadores. Al perdonarles a ellos, nos perdonamos a nosotros mismos. Cuando enseñamos la salvación, la aprendemos. Al liberar a otros del infierno, nos liberamos a nosotros mismos. Al dar, recibimos.

De esto trata el Curso. Al practicar hoy, que podamos darnos cuenta de que nos estamos dedicando al ejercicio más importante del Curso, estamos aprendiendo “la llave de la felicidad”. Y no pensemos que ya sabemos lo que es el perdón, vengamos con humildad, preparados para que nos enseñe Uno Que sabe

2 comentarios:

  1. Si tiene mucho sentido que en el fondo de cada pecado que es percibido este una herida que no he perdonado, hoy estoy abierto a pensar de manera diferente, aa abrirle la puerta al que si sabe perdonar para que pueda enseñarme.

    ResponderEliminar
  2. Si tiene mucho sentido que en el fondo de cada pecado que es percibido este una herida que no he perdonado, hoy estoy abierto a pensar de manera diferente, aa abrirle la puerta al que si sabe perdonar para que pueda enseñarme.

    ResponderEliminar