lunes, 14 de abril de 2014

Leccion 104

Leccion 104, Un Curso de Milagros
LECCIÓN 104 – 14 de Abril

Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.

1. La idea de hoy continúa con el tema de que la dicha y la paz no son sueños vanos. 2Tienes derecho a ellos por razón de lo que eres. 3Te llegan procedentes de Dios, Quien no puede dejar de darte lo que Él dispone. 4Pero primero tiene que haberse preparado un lugar donde recibir Sus dones. 5Pues éstos no son bien acogidos por la mente que ha aceptado los regalos que ella misma fabricó allí donde sólo a los de Dios les corresponde estar.
2. Hoy queremos deshacernos de cuanto regalo inútil nosotros mismos hayamos fabricado y depositado ante el santo altar donde sólo a los dones de Dios les corresponde estar. 2Sus dones son los que en verdad son nuestros. 3Sus dones son los que here­damos desde antes de que el tiempo comenzara, y los que segui­rán siendo nuestros después de que el tiempo haya pasado a ser eternidad. 4Sus dones son los que se encuentran en nosotros ahora, pues son intemporales. 5no tenemos que esperar a que sean nuestros. 6Son nuestros hoy.
3. Elegimos, por lo tanto, tenerlos ahora, sabiendo que al elegirlos en lugar de lo que nosotros mismos hemos fabricado, no estamos sino uniendo nuestra voluntad a la de Dios y reconociendo que ambas disponen lo mismo. 2Nuestros períodos de práctica más prolongados de hoy, los cinco minutos que cada hora le dedica­mos a la verdad para tu salvación, deben comenzar con lo siguiente:

3Busco únicamente lo que en verdad me pertenece, y la dicha y la paz son mi herencia.

4Deja a un lado entonces los conflictos mundanos que ofrecen otros regalos y otros objetivos que sólo pueden perseguirse en un mundo de sueños y que se componen de ilusiones, de las cuales dan testimonio.
4. Dejamos todo esto a un lado y, en su lugar, buscamos aquello que verdaderamente es nuestro cuando pedimos poder recono­cer lo que Dios nos ha dado. 2Despejamos en nuestras mentes un santo lugar ante Su Altar, en el que Sus dones de paz y felicidad son bien recibidos y al que venimos a encontrar lo que Él nos ha dado. 3Venimos llenos de confianza hoy, conscientes de que lo que Él da es lo que en verdad nos pertenece. 4ya no deseamos nada más, pues no hay nada más que en verdad nos pertenezca.
5. De esta manera, despejamos hoy el camino para Él, al recono­cer simplemente que Su Voluntad ya se ha cumplido y que la dicha y la paz nos pertenecen por ser Sus eternos dones. 2No nos permitiremos perderlos de vista entre cada uno de los períodos en que venimos a buscarlos allí donde Él los depositó. 3Traere­mos a la memoria el siguiente recordatorio tan a menudo como podamos:

4Busco únicamente lo que en verdad me pertenece.
5Lo único que quiero son los dones de dicha y paz de Dios.

Comentario

Hoy dejo a un lado las complicaciones y me concentro en dos cosas muy sencillas: la dicha y la paz de la mente. Hoy no voy a preocuparme por verdades metafísicas profundas, ni por la realidad invisible de mi Ser. Hoy únicamente busco conocer la paz y la dicha que son mías por razón de lo que soy. Me olvido de la urgencia de las metas que yo me he inventado, de la importancia que le he dado a las cosas que pienso que debo hacer. Ignoro las normas inventadas por los hombres y con las que a menudo me juzgo a mí mismo o dejo que otros me juzguen. Hoy pongo toda mi atención en las únicas cosas que son verdaderamente importantes: la dicha y la paz mental.

¿Qué puede tener más valor que éstas? Si viviera en un palacio, tuviera riquezas sin límite, y la pareja más perfecta del mundo, y no tuviera paz mental y dicha, aún así sería pobre. Si viviera en una casucha con paz mental y dicha, sería rico.

Y puedo tenerlas, son mi derecho debido a lo que soy. La dicha es mi derecho divino. La paz es mi derecho divino. Están al alcance de todo el mundo, sin importar su pasado, sin que importe su educación, sin importar sus ingresos. Hoy, en estos momentos en que me paro a recordar, esto es lo que quiero recordar. Abro mi corazón con gratitud a Dios Que me dio estos regalos, Le honro por disfrutar de ellos. Le honro por ser dichoso y estar en paz en estos periodos de cinco minutos, y no me olvidaré entre esos periodos.

Recuerdo un seminario que hice hace años en el que nos dedicamos a una profunda búsqueda interior, intentando atrapar algunas de las mentiras que nos habíamos estado diciendo a nosotros mismos, los pensamientos negativos acerca de nosotros y que nos humillaban y debilitaban nuestra vida. Luego los resumimos a lo que, para cada uno, parecía la mentira principal que nos estábamos diciendo acerca de nosotros. A continuación, se nos pidió que invirtiéramos aquella mentira y la convirtiéramos en una afirmación. Y finalmente, caminamos por la sala, presentándonos unos a otros, y afirmando nuestra “verdad eterna”.

Nunca olvidaré a una mujer, aunque he olvidado su nombre la llamaré Carol. Vino hacia mí, me miró directamente a los ojos, y sonrió con una radiante sonrisa. Dijo: “Hola. Soy Carol, y mi alegría cura”.

¿Y sabes qué? Lo hizo. Justo en aquel momento. De pronto mi mente lo comprendió, y nunca la he olvidado, nunca he olvidado su alegría. Ella había descubierto una verdad acerca de sí misma. ¡La alegría cura! Cuando soy feliz, los que están a mi alrededor sanan. ¿¿No has visto eso alguna vez en personas que son felices, verdaderamente felices? Su felicidad te cura. ¿Qué puede ser más valioso que una felicidad así?

La paz cura también. Una persona en paz dentro de una sala llena de gente nerviosa puede llevar paz a todos. Elijo ser esa persona hoy, porque es mi derecho. Me calmo en cada momento de práctica y despejo en mi mente un santo lugar ante Su altar (4:2). Despejo ese lugar para recibir los eternos regalos, la dicha y la paz que Dios quiere darme. “No hay nada más que en verdad nos pertenezca” (4:4). Ninguna de las otras cosas que pienso que quiero me pertenecen igual que me pertenecen la dicha y la paz. Éstas son “posesiones” que bendicen al mundo, en lugar de quitarle. Nadie pierde porque yo tengo dicha y paz, todo el mundo gana.

¡Yo ya tengo estos regalos! “Busco únicamente lo que en verdad me pertenece”. La dicha me pertenece, la paz me pertenece. Gracias, Dios. Gracias.

7 comentarios:

  1. Esta ha sido una de las lecciones que mas se he ha hecho facil recordar !!

    ResponderEliminar
  2. Hola Marinsole:
    Te agradezco enormemente las publicaciones que haces, son muy clarificadoras y de gran ayuda para la comprensión de UCDM
    Un saludo.
    Dios te bendice.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad cura, mi alegria contagia, gracias infinitas, nos amo!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. La dicha y la paz no pueden estar donde hay conflictos y es por ello que primero debo limpiar mis culpas, odios,resentimientos para preparar el santuario donde recibiré mi ducha y mi paz. Gracias por acompañarme en el andén 104.

    ResponderEliminar
  5. Qué fortalecida y enriquecida soy esa herencia Divina Dicha y Paz para que más? Dios es Amor.

    ResponderEliminar