jueves, 10 de abril de 2014

Leccion 100

Leccion 100, Un Curso de Milagros
LECCIÓN 100 – 10 de Abril

Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.

1. Del mismo modo en que el Hijo de Dios completa a su Padre, así también tu papel en el plan de tu Padre completa dicho plan. 2La salvación tiene que invertir la descabellada creencia en pensa­mientos y cuerpos separados, que viven vidas separadas y reco­rren caminos separados. 3Cuando mentes separadas comparten una sola función, se unen en un solo propósito, pues cada una de ellas es igualmente esencial para todas las demás.
2. La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad. 2¿Por qué habrías de querer ir en contra de Su Voluntad? 3El papel que Él ha reservado para ti en el desarrollo de Su plan se te da para que puedas ser restituido a lo que Él dispone. 4Este papel es tan esen­cial para Su plan como para tu felicidad. 5Tu dicha tiene que ser total para que aquellos a los que Él te envía puedan entender Su plan. 6Ellos verán su función en tu radiante faz, y en tu risa feliz oirán a Dios llamándoles.
3. Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. 2Sin tu dicha, la Suya no es total. 3Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar. 4Mientras la tristeza se abata sobre ti, la luz que el Propio Dios designó como el medio para salvar al mundo se atenúa y pierde su fulgor, y nadie ríe porque toda risa no es sino el eco de la tuya.
4. Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. 2Del mismo modo en que tu luz aumenta el fulgor de todas las luces que brillan en el Cielo, así también tu dicha en la tierra exhorta a todas las men­tes a abandonar sus pesares y a ocupar su puesto junto a ti en el plan de Dios. 3Los mensajeros de Dios rebosan de dicha, y su júbilo sana todo pesar y desesperación. 4Ellos son la prueba de que lo que la Voluntad de Dios dispone para todos los que acep­tan los regalos de su Padre como propios es perfecta felicidad.
5. Hoy no permitiremos que la tristeza se abata sobre nosotros. 2Pues en tal caso, no estaríamos asumiendo el papel que tan esen­cial es para el plan de Dios y para nuestra visión. 3La tristeza es señal de que prefieres desempeñar otro papel en lugar del que Dios te ha encomendado. 4Y así, no le muestras al mundo cuán grande es la felicidad que Él dispone para ti, y, por consiguiente, no reconoces que ya dispones de ella.
6. Hoy trataremos de comprender que la dicha es nuestra función aquí. 2Si te dejas abatir por la tristeza, no sólo no estarás cum­pliendo tu función, sino que estarás privándote a ti mismo de dicha y al mundo también. 3Dios te pide que seas feliz para que el mundo pueda ver cuánto ama Él a Su Hijo y que Su Voluntad es que ningún pesar menoscabe su dicha ni que ningún miedo lo acose y perturbe su paz. 4Tú eres hoy el mensajero de Dios. 5Brindas Su felicidad a todo aquel que contemplas y Su paz a todo aquel que al contemplarte ve Su mensaje en tu feliz semblante.
7. Hoy nos prepararemos para esto durante las sesiones de prác­tica de cinco minutos, dejando que la felicidad brote en nosotros tal como dispone la Voluntad de nuestro Padre y la nuestra. 2Comienza los ejercicios con el pensamiento que la idea de hoy presenta. 3Luego comprende que tu papel es ser feliz. 4Esto es lo único que se te pide a ti a cualquiera que desee ocupar el lugar que le corresponde entre los mensajeros de Dios. 5Piensa en lo que esto significa. 6Estabas ciertamente equivocado al creer que se te estaba exigiendo algún sacrificio. 7De acuerdo con el plan de Dios tan solo puedes recibir, sin jamás perder nada, hacer sacrificio alguno o morir.
8. Tratemos ahora de encontrar esa dicha que nos demuestra a nosotros, así como a todo el mundo, lo que la Voluntad de Dios dispone para nosotros. 2Tu función es encontrarla aquí, y encontrarla ahora. 3Para eso viniste. 4¡Ojalá que hoy sea el día en que lo logres! 5Busca en lo profundo de tu ser, sin dejarte desanimar por los pensamientos pueriles y metas absurdas que pasas de largo a medida que asciendes para encontrarte con el Cristo en ti.
9. Él estará allí. 2tú puedes llegar a Él ahora. 3¿Qué otra cosa preferirías contemplar en lugar de Aquel que aguarda para que tú lo contemples? 4¿Qué pensamiento pueril podría detenerte? 5¿Qué meta absurda podría impedirte triunfar cuando es Dios Mismo Quien te llama?
10. Él estará allí. 2Eres esencial en Su plan. 3Hoy eres Su mensajero. 4tienes que encontrar lo que Él quiere que des. 5No te olvides de la idea de hoy entre las sesiones de práctica de cada hora. 6Es tu Ser Quien te llama hoy. 7Y es Él a Quien respondes cada vez que te dices a ti mismo que eres esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo.

Comentario

Dios no tiene “un plan para mi vida”. Él tiene Su plan, y yo soy una parte de ese plan. No hay miles de millones de planes separados para miles de millones de individuos separados. Sólo existe la Voluntad única de Dios, y cada uno de nosotros tiene una parte esencial en ella. Parte de lo que la salvación está deshaciendo es “la descabellada creencia en pensamientos y cuerpos separados, que viven vidas separadas y recorren caminos separados” (1:2). Cada uno de nosotros tiene el mismo propósito, la misma función, y en eso estamos unidos.

Parte de la sanación de mi propia mente es el reconocimiento de que la otra persona ciertamente comparte  el mismo propósito conmigo, y en su realidad quiere lo mismo que yo. Si miro a su ego, veo intereses separados, y eso puede ser todo lo que él o ella ve. Pero cuando abandono mi interpretación y permito que el Espíritu Santo lo interprete por mí, veo que el miedo de la otra persona, que se manifiesta como ataque, en realidad es una petición de amor y es un testigo de la creencia en el amor dentro de su mente. El resultado de esto es que veo que la otra persona no necesita cambiar para ser uno conmigo, ¡ya es uno conmigo! Tengo un aliado secreto en su mente. Tengo su propio consentimiento conmigo en una meta común.

La parte que Dios “ha reservado para mí” (2:1) en Su plan está planeado para devolverme la felicidad, porque Su Voluntad para mí es felicidad. Hay algo en nosotros (¡el ego, por supuesto!) que me dice que está mal querer perfecta felicidad. Pero si la Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad, entonces ¡pensar que no me la merezco es oponerse a la Voluntad de Dios!

Para que la Voluntad de Dios sea completa, mi alegría debe ser completa, pues ¡Su Voluntad es perfecta alegría para todos! Si cada uno con quien me encuentro ve una cara radiante de alegría, oirá la llamada de Dios en mi risa feliz (2:6).

Soy esencial para el plan de Dios, mi alegría es esencial para Su plan (3:1). Así pues, que hoy elija la alegría de Dios en lugar del dolor. “Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar… toda risa no es sino el eco de la tuya” (3:3-4).

Así que mi tarea hoy, y todos los días, es ser feliz. No puedo ser feliz si ataco, o juzgo, o culpo, o condeno. Tal como el Curso enseña, no puedo ser feliz a menos que acepte, a menos que perdone, no prestando atención a las ilusiones del ego, para ver la feliz verdad en cada uno: quieren amor al igual que yo.

Enseñamos a través de nuestra felicidad. Pedimos a todas las mentes que abandonen sus sufrimientos con nuestra “dicha en la tierra” (4:2). Está claro que esto es acerca de la alegría que se ve, visible en tu cara a través de la sonrisa y de la risa feliz. “Los mensajeros de Dios rebosan de dicha, y su júbilo sana todo pesar y desesperación” (4:3).

Una buena afirmación para el día podría ser: “Mi alegría cura”.

La parte que todos tenemos en el plan de Dios es demostrar, a través de nuestra alegría, que Dios quiere perfecta felicidad para todos los que quieren aceptarla como Su regalo.

La tristeza es una elección, una decisión de “desempeñar otro papel en lugar del que Dios te ha dado” (5:3). La tristeza es el loco deseo del ego de ser independiente de cualquier poder excepto del suyo. Cuando me opongo a mi felicidad dejo de mostrar el mundo que Dios quiere para todos nosotros, y de este modo no puedo reconocer la felicidad que ya es mía, siempre mía.

“Hoy trataremos de comprender que la dicha es nuestra función aquí” (6:1). Nada tiene que cambiar para que esto sea posible. Puedo ser perfectamente feliz ahora mismo, porque la felicidad no depende de nada fuera de mi mente. Disgustarse con algo o alguien no lo cambia; únicamente la felicidad cura. Únicamente la felicidad trae un cambio duradero.

A veces pensamos equivocadamente que nuestra felicidad permite de algún modo el error y el pecado de otros. Si alguien está siendo cruel y yo continúo siendo feliz, parece que apruebo la crueldad. Sin embargo, disgustarse por la crueldad no la sana, la hace real. Es mucho más gozoso y mucho más sanador, ver en la crueldad un miedo infundado que oculta una petición de ayuda; eso muestra que dentro de esa persona existe un vivo deseo que comparte conmigo, un ardiente deseo de Dios, un vehemente deseo de Su regalo de felicidad. Mi felicidad ante la crueldad enseña que no hay motivos para la crueldad. No ataca el síntoma de la crueldad, deshace la causa de la crueldad. Ser feliz no es salir perdiendo, ni sacrificar, ni morir (7:7). Es vivir eternamente.

Son nuestros pensamientos pueriles y metas absurdas los que nos impiden ser felices (9:3-5). Nuestra mente ha elegido hacer algo más importante que ser feliz, y lo que eso significa en términos metafísicos profundos es que hemos inventado algo más importante que Cristo o que Dios. Si buscamos, Él está en nosotros. “Él estará allí”, (este pensamiento se repite dos veces  9:1; 10:1). El Cristo está en mí, esperando que yo lo reconozca como mi Ser. Ésa es la única fuente de verdadera de felicidad, y todos Le tenemos ya.

Mi tarea hoy es ser Su mensajero, y “encontrar lo que Él quiere que des” (10:4). Encontrar la felicidad en mí mismo y dar mi felicidad a otros: ésa es la razón por la que estoy aquí, ésa es la razón por la que este día existe para mí. Soy esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo. Sin mi sonrisa, el mundo no se puede salvar (3:3).

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por el trabajo que estan haciendo con estas lecciones, es la primera vez que comento y Gracias !!

    ResponderEliminar