martes, 15 de abril de 2014

Como se hace Un Curso de Milagros?

INTRODUCCIÓN AL LIBRO DE EJERCICIOS

Allen Watson


La Introducción al Libro de Ejercicios es algo que todo el que hace las lecciones debería leer atentamente. En mi opinión, podemos beneficiarnos de leer la Introducción una vez al mes, mientras practicamos las lecciones, para recordar sus instrucciones básicas.

El primer párrafo explica la estrecha relación entre el Texto y el Libro de Ejercicios. Los dos son muy importantes para cualquiera que esté haciendo el Curso. Sin “la base teórica” del Texto, las lecciones del Libro de Ejercicios “no significan nada”.  Todos deberíamos prestar mucha atención al Texto, es “necesario” hacerlo si queremos los beneficios del Libro de Ejercicios. ¿Significa eso que deberíamos estudiar el Texto antes de hacer las lecciones del Libro de Ejercicios? No, necesariamente. El Manual para el Maestro trata sobre el orden en el que utilizar los libros, y dice que varía de persona a persona. Dice que a algunos “les puede resultar mejor empezar con el Libro de Ejercicios” (M.29.1:6) Sin embargo, de esta Introducción resulta evidente que si uno empieza con el Libro de Ejercicios, debería seguirle el Texto, o quizás leerlo junto con el Libro de Ejercicios.  

Por otra parte, estudiar el Texto sin hacer el Libro de Ejercicios no sirve para nada porque es la práctica de los ejercicios lo que hace que la meta del Curso sea posible (1:2; todas las referencias sobre este debate serán de la Introducción al Libro de Ejercicios, a menos que se indique otra cosa). Estudiar la base teórica sin la aplicación práctica es puro conocimiento de cabeza vacía. Puedes entender a nivel intelectual cuál es la meta, pero no podrás alcanzar esa meta sin los ejercicios. En el capítulo 30 del Texto, el Curso expone esta misma idea, dice:

La meta es clara, pero ahora se necesitan métodos específicos para alcanzarla. La rapidez con la que  puedes alcanzarla depende únicamente de esto: que estés dispuesto a poner en práctica cada paso. Cada uno de ellos te ayudará un poco más cada vez que lo practiques. Y todos ellos te conducirán más allá de los sueños de juicios a los de perdón, liberándote así del dolor y del miedo.               (T.30.In.1:2-5)

La “única cosa” que determina lo rápido en alcanzar la meta es “nuestra disposición a practicar cada paso”. En lo que se refiere a hacer el Libro de Ejercicios, nuestra buena disposición se refiere a lo dispuestos que estamos a practicar las lecciones diariamente como se nos indica. Si la lección nos pide 4 o 5 repeticiones durante el día, ¿estamos realmente dispuestos a hacerlo así? Cada vez que la recordamos y la hacemos, puede parecer que no está sucediendo nada, pero cada vez ayuda un poco más. Son todas esas pequeñas y repetidas prácticas que, cuando se suman, nos sacarán del sueño de juicios. (T.30. In.1:4-5). El Libro de Ejercicios no promete cambiarnos de la noche a la mañana, sino que dice que si nos esforzamos en hacer las sencillas prácticas que nos pide la lección, poco a poco cada uno de esos intentos purificará nuestra mente de la obscuridad del ego.

El propósito del Libro de Ejercicios es “entrenar a tu mente a pensar según las líneas expuestas en el Texto” (1:4). La palabra “entrenar” trae a la mente cosas tales como la práctica del piano, ejercicios y entrenamiento en deportes, e incluso entrenamiento militar.  Lleva consigo la idea de muchas repeticiones, de esfuerzo disciplinado, de ir más allá del contenido de nuestras habilidades en este momento…  Cuando te entrenas en un gimnasio, ello supone ir más allá de los límites que ahora tienes y aprender a hacer cosas que ahora no puedes. Al mismo tiempo supone que lo que se está desarrollando es algo latente, sacar el potencial no desarrollado, no se trata de añadir algo de lo que se carecía hasta ahora.

Lo que se está entrenando es nuestra mente. La separación no es más que una tendencia equivocada de la mente; y

… todos los errores tienen que corregirse en el mismo nivel en que se originaron. Sólo la mente puede errar. (T.2.IV.2:3-4)

la corrección sólo puede tener lugar  en el nivel del pensamiento. (T.2.V.1:7)

El propósito del Libro de Ejercicios es entrenar a tu mente de forma sistemática a tener una percepción diferente de todas las cosas y de todo el mundo. (L.In.4:1)

Así pues, éste es un entrenamiento completo de la mente, que se propone cambiar el modo en que ves todas las cosas. Aprender una forma de ver diferente supone que nuestra actual forma de ver está equivocada.

Fíjate en estas sencillas normas para hacer el Libro de Ejercicios:

1.-  No intentes hacer más de una lección por día. (2:6).
2.- Practica con “la mayor exactitud” (6:1). Esto significa que tenemos que poner mucha atención en los detalles, y aplicar las ideas generales de las lecciones a muchas cosas y situaciones diferentes de nuestras vidas. El propósito es ayudarnos a generalizar las ideas y ver que se aplican a “todas las cosas y a todo el mundo” (4:1)
3.-  No evites aplicar  las ideas  a nada (6:3). Todo es apropiado, no excluyas nada.

El que haya 365 lecciones, una para cada día del año, supone que deberíamos hacer las lecciones en el orden correspondiente. (No hay nada malo en hacer algunas al azar a veces; pero al seguir el programa de entrenamiento, deberían hacerse en orden). Según avanzas en las lecciones, está muy claro que las últimas lecciones se asientan sobre las primeras; por lo tanto, hacerlas en orden es el modo más eficaz.

Algunas personas se preguntan sobre lo de hacer una lección por día: ¿deberían repetir una lección si sienten que no la han aprendido o no han hecho la práctica de la manera que se indica? La sabiduría de muchos estudiantes que han trabajado con el libro podría resumirse así: No te “culpes” por las lecciones. En general, no hay necesidad de repetirlas. Posteriores lecciones repetirán las mismas ideas en muchos casos. Si quieres repetir una lección porque te ha resultado beneficiosa, hazlo. Si la repites porque estás intentando hacerla perfectamente,  inconscientemente puedes estar resistiéndote  a avanzar a la siguiente lección, que puede ser la que te libere. Generalmente es mucho mejor perdonarte a ti mismo y continuar adelante.

Se nos pide recordar que “el objetivo general de los ejercicios es aumentar tu capacidad de ampliar las ideas que estarás practicando de modo que lo incluyan todo (7:1). Me gustaría detenerme un poco en las palabras “ejercicios” y “practicando” de la frase 7:1. No se trata de leer simplemente las ideas. “Hacer el Libro de Ejercicios” no es una simple lectura de las lecciones.   Es practicar las lecciones. Cada lección proporciona “procedimientos concretos para aplicar la idea del día” (L.In.3:3). Practicar significa que sigas esos procedimientos, practicar es “hacer el Libro de Ejercicios”. ¿Cuánta Química aprenderías si todo lo que haces es leer el manual del laboratorio pero nunca realizas los experimentos?

Si hacemos los ejercicios, los resultados están garantizados:

Esto (la extensión de las ideas) no requiere esfuerzo alguno de tu parte. Los ejercicios mismos reúnen en sí las condiciones necesarias para ese tipo de transferencia.     (7:2-3)

Nuestra parte es hacer los ejercicios; la extensión de los beneficios procedentes de ello ocurrirá automáticamente, sin  esfuerzo añadido por nuestra parte. Puedes practicar con ciertas cosas concretas o con personas o con pensamientos; los beneficios de esa práctica se extenderán sin ningún esfuerzo por tu parte a cualquier persona, situación o cosa de tu mundo.

Al igual que cuando trabajas en un gimnasio, ni siquiera tiene que gustarte el programa. Si lo realizas, tu cuerpo se beneficiará, tanto si te gusta como si no. Aquí sucede lo mismo, al hacer estos ejercicios mentales, no es necesario que al principio creas en las ideas, ni que te gusten, ni que las aceptes o recibas con agrado. Puede que incluso te resistas fuertemente a algunas de ellas. No importa lo que pienses de ellas. “Se te pide únicamente que las uses (8:5). “No se requiere nada más” (9:5). Es decir, aplícalas en tu vida tal como se te indica. Date cuenta de que es necesario aplicar las ideas para que el programa funcione. Si las aplicamos, transformarán nuestras mentes; si no las aplicamos, nuestras mentes las arrojarán tal como el teflón expulsa el agua. Únicamente si usamos las ideas, nos convenceremos completamente de su verdad (8:6).


Nadie puede leer esto y no darse cuenta de lo que se nos pide. Leer el Texto no es suficiente para alcanzar la meta del Curso. Leer únicamente las lecciones tampoco es suficiente. Tenemos que llevar a cabo las instrucciones de cada lección, los procedimientos concretos para aplicar la idea durante el día. Es nuestra buena disposición para practicar cada paso y hacer los ejercicios, lo que determinará la rapidez con la que alcancemos la meta. 

9 comentarios:

  1. Hola!
    Estoy haciendo las lecciones de UCDM pero me es muy dificil acordarme cada hora de las repeticiones e intento hacer otras muy largas para compensarlo. ¿Puede que esté cometiendo un gran error?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, como lo estudies no importa, puedes anotar los ejecicios y hacelor. lo importante es hacer un ejercicio diario y tambien debes leer el libro de texto.
      Hazlo y veras como te guía el Espiritu Santo.
      Bendiciones y sigue adelante.
      Te recomiendo este video
      https://www.youtube.com/watch?v=K4uYa4rVvXc

      Eliminar
  2. Hola...mi pregunta puede parecer tonta pero me gustaria saber si es necesario acudir con alguien que ya tenga experiencia en el estudio del curso. Y tambien es posible que aya efectos secundarios negativos con el estudio del curso??

    ResponderEliminar
  3. Hola...mi pregunta puede parecer tonta pero me gustaria saber si es necesario acudir con alguien que ya tenga experiencia en el estudio del curso. Y tambien es posible que aya efectos secundarios negativos con el estudio del curso??

    ResponderEliminar
  4. Tengo k empesar desde 1 de enero o puedo ya desde hoy a aplikarlo ??

    ResponderEliminar
  5. Tengo k empesar desde 1 de enero o puedo ya desde hoy a aplikarlo ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes empezar ya. siguiendo las lecciones desde esta página vas haciendo las lecciones por orden y a su vez lees una parte del texto. Esto a mi me esta resultando muy beneficioso.deseo que para ti también

      Eliminar
  6. Quisiera saber que texto coresponde a la leccion de cada día. No encuentro en los calendarios publicados en internet el texto que corresponde al ejercicio del dia.
    Me indicas donde encontrarlo?. Gracias. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  7. Me gustaría saber si estoy haciendo los ejercicios diariamente y un día no puedo hacerlo (me salto un día) ¿tengo que volver a empezar por el ejercicio nº 1 ?

    ResponderEliminar