miércoles, 26 de marzo de 2014

Leccion 85, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 85 – 26 de Marzo

El repaso de hoy abarcará las siguientes ideas:

1. (69) Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.

2Mis resentimientos me muestran lo que no está ahí y me ocultan lo que quiero ver. 3Habiendo reconocido esto, ¿para qué los quiero? 4Mis resentimientos me mantienen en la oscuridad y ocultan la luz. 5Los resentimientos y la luz no pueden coexistir, pero la luz y la visión tienen que unirse para que yo pueda ver. 6para poder ver tengo que desprenderme de mis resentimientos. 7Quiero ver, y ése será el medio por el que lo lograré.
2. Las aplicaciones concretas de esta idea podrían hacerse de la si­guiente manera:

2No permitas que haga de esto un obstáculo a la visión.
3La luz del mundo desvanecerá todo esto con su res­plandor.
4No tengo necesidad de esto.
5Lo que quiero es ver.

3. (70) Mi salvación procede de mí.
2Hoy reconoceré dónde está mi salvación. 3Está en mí porque ahí es donde está su Fuente. 4No ha abandonado su Fuente, por lo tanto, no pudo haber abandonado mi mente. 5Dejaré de buscarla fuera de mí mismo. 6No es algo que se encuentre afuera y luego tenga que traerse adentro. 7Se extenderá desde dentro de mí, y todo aquello que vea no hará sino reflejar la luz que brilla en mí y en sí mismo.
4. Las siguientes variaciones de la idea son apropiadas para las aplicaciones más concretas:

2No dejaré que esto me tiente a buscar mi salvación fuera de mí mismo.
3No permitiré que esto interfiera en la conciencia que tengo de la Fuente de mi salvación.
4Esto no puede privarme de la salvación.

Comentario

¿A qué se refiere el “esto” de las seis aplicaciones concretas de esta lección? ¿Qué es lo que bloquea mi vista e impide que la luz se extienda? ¿Qué es lo que no necesito y que me tienta a buscar mi salvación lejos de mí? ¿Qué es “esto” que me impide darme cuenta de la Fuente de la salvación y que parece tener poder para quitarme la salvación?

“Esto” son los resentimientos: cualquier cosa a la que yo reaccione con menos que el perfecto amor que es mi realidad. Algo que no me gusta, o que alejo de mí, o culpo por mis problemas, o que contemplo como inferior a la creación de Dios. Cualquier cosa dentro de mí que albergo con algo que no sea compasión y perdón. “Mis resentimientos me muestran lo que no está ahí” (1:2). Hacen que yo vea algo que no es real, y reacciono con miedo u odio o enfado. Mis reacciones son tan inapropiadas como el miedo de un niño a una cortina que se mueve en la obscuridad. Estoy viendo algo que no está ahí, porque sólo lo que Dios creó es real. Me estoy asustando por sombras, cuando la realidad es pura belleza. Los resentimientos no sólo me muestran cosas que no son reales sino que también me ocultan lo que de verdad quiero.

Si esto es lo que hacen los resentimientos, ¿por qué voy a quererlos?  Realmente no los quiero, los he utilizado en un intento equivocado por protegerme, pero ahora puedo reconocer que ya no los quiero ni los necesito más. No me culpo a mí mismo por haberlos elegido en el pasado pero no necesito continuar eligiéndolos ahora. Yo quiero ver y, por eso, lleno de alegría dejo a un lado los resentimientos, sin culpa y sin pesar.

Lo que busco es mi Ser (3:3). Hoy no buscaré fuera de mí. “No es algo que se encuentre afuera y luego tenga que traerse adentro. Se extenderá desde dentro de mí y todo aquello que vea no hará sino reflejar la luz que brilla en mí y en sí mismo” (3:6-7). Mis resentimientos me tientan a buscar la salvación fuera: pensando que sé lo que tiene que cambiar ahí fuera para que me traiga paz, sintiendo ira o dolor o traición; cuando contemplo las cosas, las culpo por mi pérdida de paz. Pero hoy reconozco que la respuesta está en mi Ser. En lugar de buscar la luz, hoy yo seré luz e iluminaré todo mi mundo.  

2 comentarios:

  1. Tomar conciencia que soy luz me aleja de mis resentimientos que vuelta y media quieren ocupar el espacio de mi paz. Practicar las lecciones del Curso de Milagros me ayuda a darme cuenta cuan lejos divago y cuando llega el tiempo de la pausa descubro en que camino estoy: o con los resentimientos o con la paz. Me encanta saber que puedo tener una nueva mirada y lo más importante, que la solución siempre está en mi. Gracias por todo el apoyo que recibo a través de este espacio.

    ResponderEliminar