viernes, 21 de marzo de 2014

Leccion 80, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 80 – 21 de Marzo

Permítaseme reconocer que mis problemas se han resuelto.

1. Si estás dispuesto a reconocer tus problemas, reconocerás que no tienes ninguno. 2Tu problema central se ha resuelto y no tienes ningún otro. 3Por lo tanto, debes sentirte en paz. 4La salvación, pues, depende de que reconozcas que ése es el único problema y de que entiendas que ya se ha resuelto. 5Un solo problema, una sola solución. 6La salvación se ha consumado. 7Se te ha liberado de todo conflicto. 8Acepta este hecho, y estarás listo para ocupar el puesto que te corresponde en el plan de Dios para la salvación.
2. ¡Tu único problema ya se ha resuelto! 2Repite esto hoy para tus adentros una y otra vez a lo largo del día, con gratitud y convic­ción. 3Has reconocido tu único problema, dándole así paso al Espíritu Santo para que te dé la respuesta de Dios.4Has dejado a un lado las decepciones y has visto la luz de la verdad. 5Has acep­tado la salvación para ti mismo al llevar el problema a la solución. 6puedes reconocer la solución porque has identificado el pro­blema.
3. Hoy tienes derecho a la paz. 2Un problema que ya se ha resuelto no te puede perturbar. 3Asegúrate únicamente de no olvi­darte que todos los problemas son uno solo. 4Sus múltiples formas no te podrán engañar, mientras te acuerdes de esto. 5Un solo pro­blema, una sola solución. 6Acepta la paz que te brinda esta sencilla afirmación.
4. En nuestras sesiones de práctica más largas de hoy reivindica­remos la paz que inevitablemente será nuestra una vez que el problema y la solución se hayan reconciliado. 2El problema tiene que haber desaparecido porque la respuesta de Dios no puede fallar. 3Al haber reconocido el problema has reconocido la solu­ción. 4La solución es inherente al problema. 5Se te ha contestado, y tú has aceptado la respuesta. 6Te has salvado.
5. Permite ahora que se te dé la paz que tu aceptación te brinda. 2Cierra los ojos y recibe tu recompensa. 3Reconoce que tus pro­blemas se han resuelto. 4Reconoce que no tienes conflictos, y que estás libre y en paz. 5Sobre todo, recuerda que tienes un solo problema y que el problema tiene una sola solución. 6En esto reside la simplicidad de la salvación. 7Por eso es por lo que su eficacia está garantizada.
6. Afirma hoy con frecuencia que tus problemas ya se han resuelto. 2Repite la idea con absoluta convicción tan a menudo como sea posible. 3Y asegúrate en particular, de aplicar la idea de hoy a cualquier problema concreto que pueda surgir. 4Di de inme­diato:

5Permítaseme reconocer que este problema ya se ha resuelto.

7. Propongámonos no acumular resentimientos hoy. 2Propongá­monos estar libres de problemas que no existen: 3Para lograr esto sólo se requiere honestidad. 4No te engañes con respecto a cuál es el problema, y no podrás sino reconocer que se ha resuelto.

Instrucciones para la práctica

Propósito: Reclamar la paz a la que tienes derecho por el hecho de que Dios ha solucionado tu único problema.

Ejercicios más largos: 2 veces, duración de diez a quince minutos.
Éste es un ejercicio de disfrutar de la consciencia de que estás libre de problemas. La veo muy semejante a la Lección 50 (puedes repasar aquellas instrucciones ahora), en la que pensabas en la idea y disfrutabas de la paz que te proporcionaba. Así que hazlo ahora. Cierra los ojos y date cuenta de que, habiendo reconocido el problema (ayer), también has aceptado la solución. Esto significa que tu único problema se ha solucionado. Piensa en ello. Piensa en el hecho de que todos tus problemas se han ido. Piensa en el hecho de que estás libre de conflictos. Sólo tienes un problema, y Dios lo ha solucionado. Usa estos pensamientos para reclamar la paz que ahora te pertenece. Relájate y disfruta de esa paz. Descansa en la sensación de estar sin problemas.

Recordatorios frecuentes: Tan a menudo como sea posible.
Con gratitud y profunda seguridad repite la idea (puedes acortarla a “Mis problemas se han resuelto”). Si quieres, intenta repetirla ahora con gratitud una vez, y luego intenta repetirla  con profundo convencimiento.

Respuesta a la tentación: Cada vez que surja un problema, especialmente con alguna persona.
De inmediato di: “Permítaseme reconocer que este problema se ha resuelto”. No te permitas cargar con problemas que no existen.

Comentario

“Un solo problema, una sola solución” (1:5). “El problema tiene que haber desaparecido porque la respuesta de Dios no puede fallar” (4:2). Así que yo debo estar en paz, lo sepa o no. No tengo más problemas. Ver y entender esto, aceptarlo completamente, es la esencia de la salvación (1:8; 2:5; 5:6).

Ver un problema sin resolver es acumular un resentimiento e impedir que la luz llegue a mi consciencia. Un problema sin resolver es una situación de falta de perdón. Representa algo que yo no apruebo, la causa de un juicio en mi mente. “Es cierto que no parece que todo pesar no sea más que una falta de perdón. No obstante, eso es lo que en cada caso se encuentra tras la forma” (L.193.4:1-2). Cuando el Curso habla de que perdonemos al mundo, significa lo mismo que decirnos que reconozcamos que todos los problemas son formas de separación, que ya ha sido resuelta. Por lo tanto, la respuesta a cada problema es el perdón, o la aceptación de la Expiación, reconociendo que nada puede separarnos de Dios, sea cual sea la forma, que nada puede quitarme la paz.

Escribo esto el último día (1995) de mi visita a mi hijo en California. He pasado las dos últimas noches durmiendo en un colchón de aire. La noche pasada, se abrió un agujero en el colchón de aire, y me desperté alrededor de las cinco con casi todo el cuerpo sobre el suelo mientras mis brazos y piernas estaban medio flotando varios centímetros más alto, una posición muy incómoda. No pude volver a dormirme, así que me siento a falta de sueño. Estoy preocupado por tener que regresar conduciendo a casa esta noche muy tarde desde Phoenix, dos horas en el oscuro desierto, solo y con sueño.

Eso parece ser un problema. ¿Cómo puede ser eso una falta de perdón? ¿En qué forma es este problema de la falta de sueño una manifestación de la separación?

Si reconozco que mi único problema es la separación y que ha sido resuelto, puedo darme cuenta de que una falta de sueño no puede separarme del Amor y la paz de Dios. Puedo perdonar al colchón de aire, o perdonar a mi hijo por darme una cama defectuosa. Puedo perdonarme a mí mismo por preocuparme acerca de tener que conducir. Puedo aceptar que todo está bien y que mi vida está en las manos de Dios, y todo saldrá como debería. Quizá mi cuerpo estará lleno de fuerza y no me dormiré mientras conduzco de regreso a casa. Quizá pasaré la noche con amigos en Phoenix, aunque ése no es “mi” plan. Quizá me saldré de la carretera y dormiré en mi caravana. Pase lo que pase, no necesito perder la paz por este acontecimiento, mi problema ya ha sido solucionado. Puedo estar en paz ahora.

O, si elijo de otro modo, puedo arruinar mi último día con mi hijo y mis nietos, obsesionándome con el problema. Puedo preocuparme por quedarme dormido al volante. Puedo disgustarme porque me veo forzado a cambiar mi plan. Puedo estar gruñón y malhumorado y perderme el amor que me rodea con mis nietos. ¿De verdad es ésa la elección que quiero tomar?

Un colchón que se viene abajo no es un problema. El único problema es permitir que eso, o algo parecido, me haga perder la paz de Dios que es mía siempre si elijo tenerla. Los acontecimientos o personas pueden cambiar o no como resultado de mi elección. La Expiación no tapa el agujero del colchón de aire. Puede darme más energía o no, para conducir a Sedona. A veces esas cosas suceden, a veces no; depende del plan que el Espíritu Santo tenga para mí. Lo que sucede externamente no es el problema, y la solución no está en lo externo, sino dentro de mí. ¿Elegiré la paz o estar disgustado? ¿Perdonaré o proyectaré mi rechazo a la paz sobre cosas externas y las culparé?

La paz está en la aceptación. Acepto la paz de Dios suceda lo que suceda. Me niego a creer que algo puede separarme del Amor de Dios. Me niego a engañarme a mí mismo acerca de dónde está el problema. Reconozco que el problema está dentro de mí, y llevo el problema a la solución. Y descanso, confiando en que el Espíritu Santo se encargará de las circunstancias como mejor lo vea, no como yo creo que deberían ser. Estoy libre de conflicto, soy libre y estoy en paz.   

1 comentario:

  1. "Interconciencia, las 4 etapas de conciencia" examina hasta 29 aspectos de la vida diaria de cada uno de los 4 principales modos de vida, prosistema, antisistema, global y ascendido, completando el mapa de la conciencia. Más información en http://www.interconciencia.com

    ResponderEliminar