domingo, 16 de marzo de 2014

Leccion 75, Un Curso de Milagros

LECCIÓN 75 – 16 de Marzo

La luz ha llegado.

1. La luz ha llegado. 2Te has curado y puedes curar. 3La luz ha llegado. 4Te has salvado y puedes salvar. 5Estás en paz y llevas la paz contigo dondequiera que vas. 6Las tinieblas, el conflicto y la muerte han desaparecido. 7La luz ha llegado.
2. Hoy celebramos el feliz desenlace de tu largo sueño de desas­tres. 2Ya no habrá más sueños tenebrosos. 3La luz ha llegado. 4Hoy comienza la era de la luz para ti y para todos los demás. 5Es una nueva era, de la que ha nacido un mundo nuevo. 6Ycuando el viejo pasó de largo, no dejó rastro alguno sobre el nuevo. 7Hoy vemos un mundo diferente porque la luz ha llegado.
3. Nuestros ejercicios de hoy serán ejercicios felices, pues en ellos daremos gracias por la desaparición de lo viejo y el comienzo de lo nuevo. 2Ya no quedan sombras del pasado que puedan nublar nuestra vista y ocultar el mundo que el perdón nos ofrece. 3Hoy aceptaremos el nuevo mundo como lo que deseamos ver. 4Lo que anhelamos se nos concederá. 5Nuestra voluntad es ver la luz; la luz ha llegado.
4. Dedicaremos nuestras sesiones de práctica más largas a ver el mundo que el perdón nos muestra. 2Eso, y sólo eso, es lo que queremos ver. 3Nuestro único propósito hace que la consecución de nuestro objetivo sea inevitable. 4Hoy el mundo real se alza jubiloso ante nosotros para que por fin lo podamos ver. 5Se nos concede la visión ahora que la luz ha llegado.
5No queremos ver hoy sobre el mundo la sombra del ego. 2Vemos la luz y en ella vemos el reflejo del Cielo extenderse por todo el mundo. 3Comienza las sesiones de práctica más largas dándote a ti mismo las buenas nuevas de tu liberación:

4La luz ha llegado. 5He perdonado al mundo.

6. No te entretengas hoy en el pasado. 2Mantén tu mente comple­tamente receptiva, libre de todas las ideas del pasado y de todo concepto que hayas inventado. 3Hoy has perdonado al mundo. 4Puedes contemplarlo ahora como si nunca antes lo hubieses visto. 5Todavía no sabes qué aspecto tiene. 6Simplemente estás esperando a que se te muestre. 7Mientras esperas, repite varias veces lentamente y con absoluta paciencia:

8La luz ha llegado. 9He perdonado al mundo.

7. Date cuenta de que tu perdón te hace acreedor a la visión. 2Entiende que el Espíritu Santo jamás deja de darles el don de la visión a los que perdonan. 3Confía en que Él no dejará de dártelo a ti ahora. 4Has perdonado al mundo. 5El Espíritu Santo estará contigo mientras observas y esperas. 6Él te mostrará lo que la verdadera visión ve. 7Ésa es Su Voluntad y tú te has unido a Él. 8Espéralo pacientemente. 9Él estará allí. 10La luz ha llegado. 11Has perdonado al mundo.
8. Dile que sabes que no puedes fracasar en tu empeño porque confías en Él. 2Y dite a ti mismo que esperas lleno de certeza poder contemplar el mundo que Él te ha prometido. 3De ahora en adelante verás de otra manera. 4La luz ha llegado hoy. 5Y verás el mundo que se te ha prometido desde los orígenes del tiempo, en el cual el fin del tiempo está garantizado.
9. Las sesiones de práctica más cortas serán asimismo jubilosos recordatorios de tu emancipación. 2Recuérdate a ti mismo cada cuarto de hora aproximadamente que hoy es un día de una cele­bración especial. 3Da gracias por la misericordia y el Amor de Dios. 4Regocíjate de que el perdón tenga el poder de sanar com­pletamente tu vista. 5Confía en que este día será un nuevo comienzo. 6Sin las tinieblas del pasado sobre tus ojos, hoy no podrás sino ver. 7y tu acogida a lo que veas será tal que felizmente extenderás el día de hoy para siempre.
10. Di entonces:

2La luz ha llegado. 3He perdonado al mundo.

4Si te asaltase la tentación, dile a quienquiera que parezca estarte llevando nuevamente las tinieblas:

5La luz ha llegado. 6Te he perdonado.

11. Dedicamos este día a la serenidad en la que Dios quiere que estés. 2Manténla en la conciencia que tienes de ti mismo y con­témplala en todas partes hoy, según celebramos el comienzo de tu visión y del panorama que ofrece el mundo real, el cual ha venido a reemplazar al mundo que no habías perdonado y que pensabas era real.

Instrucciones para la práctica

Propósito: Dejar a un lado tus percepciones sin perdón del mundo y contemplarlo con la visión. Hoy es un día de celebración especial, pues será un nuevo comienzo: “el comienzo de tu visión y del panorama que ofrece el mundo real” (11:2).

Ejercicios más largos: 2 veces, duración de diez a quince minutos.
  • Dite a ti mismo, como si estuvieras anunciándote “las buenas nuevas de tu liberación” (5:3): “La luz ha llegado. He perdonado al mundo”.
  • El resto de la sesión de práctica es un ejercicio de intentar ver el mundo que la visión te muestra. Empieza retirando conscientemente todo el significado que le has dado al mundo. Imagínate que tu mente está “libre de todas las ideas del pasado y de todo concepto que hayas inventado” (6:2). Imagínate que “todavía no sabes qué aspecto tiene (el mundo) (6:5). Este acto de limpiar los significados que has escrito sobre el mundo es también un acto de perdonar al mundo, y esto es lo que te concede la visión.
  • Luego espera, con los ojos abiertos, para que te llegue la visión. Mientras lo haces, con paciencia y lentamente repite de vez en cuando: “La luz ha llegado. He perdonado al mundo”. La actitud principal a tener mientras esperas es de confianza, de que experimentarás la visión porque “tu perdón te da derecho a la visión” (7:1), y porque el Espíritu Santo está ahí contigo y no fallará en darte el regalo de la visión. Mientras esperas dite estas cosas a ti mismo y al Espíritu Santo, y de ese modo date a ti mismo la confianza que necesitas. Y cuando se debilite tu confianza, repite de nuevo las líneas con las que empezaste, y luego continúa esperando que te llegue la visión.

Recordatorios frecuentes: Cada quince minutos.
Lleno de alegría recuérdate a ti mismo que hoy es un tiempo de celebración diciendo: “La luz ha llegado. He perdonado al mundo”. Dilo con una sensación de agradecimiento a Dios. Dilo como la celebración por la sanación de tu vista. Dilo lleno de la confianza de “que este día será un nuevo comienzo” (9:5).

Respuesta a la tentación: Siempre que te sientas tentado a disgustarte con alguien.
No dejes que esta persona te arrastre a la obscuridad. En su lugar dile: “La luz ha llegado. Te he perdonado”.

Comentario

En esta lección, como en otras, el Curso habla de mí como si yo hubiese aceptado su mensaje y hubiese perdonado al mundo, como si este mismo día yo estuviese preparado para ver el mundo real, como si hubiese alcanzado su meta de paz. Quizá hoy no me siento merecedor de esa confianza. Sin embargo, si lo que hemos estado leyendo los dos últimos días es verdad, cualquier idea que yo tenga de que mi voluntad es diferente de la de Dios es sólo una ilusión. Mi verdadero Ser, del que yo soy consciente en mi mente recta, es exactamente tal como esta lección lo describe. Esta lección es la verdad acerca de mí mismo, lo haya reconocido o no.

Si siento que soy hipócrita al practicar esta lección tal como se indica, no importa. Si aparecen dudas acerca de mí cuando digo: “He perdonado al mundo” (5:5; 6:9; 10:3), dejo que las dudas se queden ahí, no les doy el poder de molestarme. Simplemente estoy afirmando la verdad acerca de mí mismo. Hoy estoy en paz y llevo la paz conmigo dondequiera que yo voy (1:5). “La luz ha venido”. Me permito a mí mismo creerlo, dejo que entre este conocimiento en mi mente.

Sea cual sea mi experiencia hoy, esta lección es verdad. No puedo oponerme a lo que está dentro de mí, no puedo ser algo distinto a lo que Dios me creó. “El desenlace final es tan inevitable como Dios” (T.2.III.3:10). “Nuestro único propósito hace que la consecución de nuestro objetivo sea inevitable” (4:3). Veré el mundo real, veré el reflejo del Cielo por todas partes.

¿Siento que me falta seguridad de las palabras de la lección de hoy? Por eso precisamente necesito repetirlas. Quizá si estoy dispuesto a decirlas, a afirmar que esto es lo que quiero ser, el Espíritu Santo añadirá Su poder a mis palabras y las haga verdad para mí. Quizá incluso hoy. “La luz ha venido”. Está aquí, ahora mismo, junto a mí, disponible para mí.

“El espíritu Santo estará contigo mientras observas y esperas. Él te mostrará lo que la verdadera visión ve. Ésa es Su Voluntad y tú te has unido a Él. Espéralo pacientemente. Él estará allí” (7:5-9). Así que espero. Espero “con paciencia” y no con ansiedad. Puede que lleve tiempo mostrarse, pero espero con paciencia, con confianza, sabiendo que Su promesa no puede fallar. La visión que busco vendrá a mí. “Él estará allí”.

Se nos dice “Dile que sabes que no puedes fracasar en tu empeño porque confías en Él” (8:1). Así que lo digo, rezo:”Espíritu Santo, sé que no puedo fracasar porque confío en Ti”. Afirmo mi confianza en mi Ser, afirmo la verdad acerca de mí, y dejo a un lado las mentiras que he creído. Puedo tener confianza en que este día es un nuevo comienzo para mí. Algo ha cambiado dentro de mí, y sé que quiero la paz y la luz de las que habla esta lección. Sé que puesto que las quiero,  debido a lo que soy, y debido a que estoy unido al poder del Espíritu Santo en quererlo y de acuerdo a la Voluntad de Dios, no puedo fracasar.

El día de hoy está dedicado a la serenidad (11:1). Hoy está dedicado a la celebración del comienzo de mi visión. Me acepto mí mismo tal como Dios me creó. “La luz ha llegado”.   

3 comentarios: