domingo, 9 de marzo de 2014

Leccion 67, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 67

El Amor me creó a semejanza de Sí Mismo.

1. La idea de hoy es una afirmación exacta y cabal de lo qué eres. 2Por eso es por lo que eres la luz del mundo. 3Por eso es por lo que Dios te designó como el salvador del mundo. 4Por eso es por lo que el Hijo de Dios apela a ti para su salvación. 5Él se salva por razón de lo que tú eres. 6Hoy haremos todo lo posible por llegar esta verdad acerca de ti y por darnos cuenta plenamente, aunque sólo sea por un momento, de que es verdad.
2. Durante la sesión de práctica más larga pensaremos en tu reali­dad y en su naturaleza completamente inalterada e inalterable. 2Comenzaremos repitiendo esta verdad acerca de ti, y luego pasa­remos unos minutos añadiendo algunos pensamientos afines, tales como:

3La Santidad me creó santo.
4La Bondad me creó bondadoso.
5La Asistencia me creó servicial.
6La Perfección me creó perfecto.

7Cualquier atributo que esté de acuerdo con la definición que Dios tiene de Sí Mismo es apropiado. 8Hoy estamos tratando de enmendar tu definición de Dios y de reemplazarla por la Suya. 9Y también estamos tratando de recalcar el hecho de que tú formas parte de Su definición de Sí Mismo.
3. Una vez que hayas reflexionado sobre varios de estos pensa­mientos afines a la idea de hoy, trata, durante un breve intervalo preparatorio, de vaciar tu mente de todo pensamiento y de ir más allá de todas las imágenes y conceptos que tienes de ti mismo hasta llegar a la verdad en ti. 2Si el Amor te creó a semejanza de Su Propio Ser, ese Ser tiene que estar en ti. 3tiene que estar en alguna parte de tu mente donde tú lo puedas encontrar.
4. Tal vez te resulte necesario repetir la idea de hoy de vez en cuando a fin de reemplazar aquellos pensamientos que te distrai­gan. 2Puede que también descubras que aun esto no es suficiente y que necesitas seguir añadiendo otros pensamientos relaciona­dos con la verdad acerca de ti. 3Sin embargo, tal vez puedas supe­rar todo eso y, valiéndote del intervalo en el que tu mente está libre de pensamientos, quizá puedas llegar a la conciencia de una luz resplandeciente en la cual te reconoces a ti mismo tal como el Amor te creó. 4Confía en que hoy harás mucho por acercarte a esa conciencia, tanto si sientes que has tenido éxito como si no.
5. Hoy te resultará especialmente beneficioso practicar la idea del día tan a menudo como puedas. 2Necesitas oír la verdad acerca de ti tan a menudo como sea posible, debido a que tu mente está tan ocupada con falsas imágenes de sí misma. 3Sería sumamente beneficioso que te recordaras, cuatro o cinco veces por hora, o incluso más si fuese posible, que el Amor te creó a semejanza de Si Mismo. 4Oye en esto la verdad acerca de ti.
6. Trata de darte cuenta, durante las sesiones de práctica más cor­tas, de que no es tu diminuta y solitaria voz la que te dice esto. 2Se trata de la Voz de Dios, recordándote al Padre y a tu Ser. 3Se trata de la Voz de la verdad, sustituyendo todo lo que el ego te dice acerca de ti mismo con la simple verdad acerca del Hijo de Dios. 4El Amor te creó a semejanza de Sí Mismo

Instrucciones para la práctica

Propósito: Experimentar la resplandeciente luz de tu realidad que no cambia nunca, ni siquiera un sólo instante. Volver a definir a Dios como Amor y darte cuenta de que tú estás incluido en Su definición de Sí Mismo.

Ejercicios más largos: Una vez, duración de diez a quince minutos.
  • Repite la idea.
  • Luego pasa unos minutos añadiendo pensamientos relacionados con las líneas siguientes: “La Santidad me creó santo. La Asistencia me creó servicial”. Usa únicamente cualidades que estén de acuerdo con las enseñanzas del Curso acerca de Dios.
  • Durante un breve intervalo, intenta abandonar todos los pensamientos.
  • El resto es un ejercicio de meditación, utilizando el método enseñado a partir de la lección 42:
    1. Ve más allá de la espesa nube de todas las imágenes que tienes de ti mismo a la luz de tu verdadero Ser. Pasa de largo las ilusiones acerca de ti y sumérgete en la verdad en ti.
    2. Cuando te distraigas, repite la idea. Si esto no es suficiente, añade más pensamientos relacionados, como en la fase anterior.
    3. Mantén en tu mente la confianza de que la luz de tu verdadero Ser está ahí y puedes alcanzarla; incluso aunque no la alcances ahora, tendrás éxito en hacer que esa experiencia venga antes.
 
Recordatorios frecuentes: 4 o 5 veces por hora, quizá más.
Repite la idea. Mientras lo haces, date cuenta de que no es tu diminuta voz la que te dice esto, sino la Voz de la verdad diciéndote Quién eres realmente. Te recomiendo que la repitas así ahora, y veas el efecto que tiene.

Observaciones: El comentario en 5:2 es muy importante. Las lecciones a partir de la 71 a la 80 dan mucha importancia a las repeticiones frecuentes, y esta frase explica por qué son tan importantes. Necesitas practicar la verdad con frecuencia porque practicas la ilusión muy a menudo. Concretamente: “tu mente está tan ocupada con falsas imágenes de sí misma” (5:2). Dentro de cada pensamiento habitual hay una falsa imagen de ti mismo. Por esa razón necesitas introducir en tu mente tantos pensamientos como puedas acerca de la verdad de lo que tú eres.

Comentario

El Curso emplea una grandísima cantidad de espacio diciéndonos lo que somos, cómo fuimos creados a semejanza de Dios, Quien nos creó, y cómo esa realidad no ha cambiado ni puede cambiar (2:1). La Lección 229 prácticamente es el pensamiento de hoy: “El Amor, que es lo que me creó, es lo que soy”. El Quinto Repaso nos hace repetir durante cada día a lo largo de diez días: “Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo”. Y luego están todas las lecciones con ese tema exacto (la única lección que se da más de una vez con las mismas palabras, en la 94, 110 y 162); otras cuantas en las que la idea se repite (132, 139, 237 y 270); y veinte lecciones de repaso (201 a 220) en las que repetimos las palabras: “Aún soy tal como Dios me creó”. ¡Está claro que el Curso piensa que esta idea merece ser repetida!

De hecho, la lección de hoy nos dice exactamente por qué este pensamiento es tan importante, y por qué es tan necesaria la repetición:

“Hoy te resultará especialmente beneficioso practicar la idea del día tan a menudo como puedas. Necesitas oír la verdad acerca de ti tan a menudo como sea posible, debido a que tu mente está tan ocupada con falsas imágenes de sí misma. Sería sumamente beneficioso que te recordaras cuatro o cinco veces por hora, o incluso más si fuese posible, que el Amor te creó a semejanza de Sí Mismo. Oye en esto la verdad acerca de ti” (5:1-4)

Necesitamos oír la verdad acerca de nosotros tan a menudo como podamos porque nos hemos enseñado a nosotros mismos una imagen falsa acerca de lo que somos, y nos la hemos enseñado muy, muy bien. “Enseña solamente amor, pues eso es lo que eres” (T.6.I.13:2) es una de las frases más famosas del Curso, y le da muchísima importancia a lo mismo: Lo que somos es Amor, porque el Amor nos creó a Su Semejanza.

¿Cuántos de nosotros, si se nos pregunta: “¿Qué eres?”, encontraría la palabra “amor” surgiendo inmediatamente en nuestra mente? Para la mayoría de nosotros es demasiado pensar en nosotros como amor, y sólo amor. Podemos pensar que hay algo de amor en nosotros, pero ¿pensar: Amor es lo que somos? Nunca. Por eso necesitamos oírlo tan a menudo como sea posible, la razón por la que necesitamos repetir hoy la idea 4 o 5 veces cada hora, o incluso más, durante el día. Eso hace unas 80 veces hoy, si estamos despiertos 16 horas.

Amor es lo que soy. Por esa razón soy la luz del mundo. Por esa razón soy el salvador del mundo, y la razón por la que el Cristo en todos busca la salvación en mí, porque lo que yo soy es la salvación del mundo (1:2-5). Sabiendo esto acerca de mí mismo ¿viviría hoy de manera diferente?

Date cuenta de que la lección no espera que “cojamos” esta idea inmediatamente. Si se esperase que la atrapásemos al instante, no tendríamos que repetirla 80 veces. Todo lo que buscamos es  “darnos cuenta plenamente, aunque sólo sea por un momento, de que es verdad” (1:6). El Amor está en nosotros como nuestro verdadero Ser, y estamos intentando ponernos en contacto con el Amor dentro de nosotros (3:2-3). Puede que hoy no entremos en contacto con Él directamente, pero se merece el esfuerzo, aunque sintamos que no hemos tenido éxito: “Confía en que hoy harás mucho por acercarte a esa conciencia, tanto si sientes que has tenido éxito como si no” (4:4).

Algún día, en algún momento, tendremos éxito, quizá incluso hoy. Es inevitable porque no podemos escondernos por siempre de lo que somos, no podemos escaparnos de lo que está dentro de nosotros. En algún momento sucederá: “superar todo eso…  y valiéndote del intervalo en el que tu mente está libre de pensamientos, quizá puedas llegar a la conciencia de una luz resplandeciente en la cual te reconoces a ti mismo tal como el Amor te creó” (4:3).

“El Amor te creó a semejanza de Sí Mismo” (6:4). 

1 comentario:

  1. Saber que del Amor solo puede salir amor; saber que solo soy amor me regocija; entonces solo puedo dar amor..

    ResponderEliminar