jueves, 20 de febrero de 2014

Leccion 51, Un Curso de Milagros

PRIMER REPASO

Introducción

1. Hoy comenzaremos una serie de sesiones de repaso. 2Cada una de ellas abarcará cinco de las ideas ya presentadas; comenzando con la primera y terminando con la quincuagésima. 3A cada idea le sigue un breve comentario que debes tener en cuenta al hacer tu repaso. 4Durante las sesiones de práctica, los ejercicios deben llevarse a cabo de la siguiente manera:
2. Comienza el día leyendo las cinco ideas, incluyendo los comen­tarios. 2De ahí en adelante no es necesario seguir un orden deter­minado al repasarlas, aunque se debe practicar con cada una de ellas por lo menos una vez. 3Dedica dos minutos o más a cada sesión de práctica, pensando en la idea y en los comentarios que le siguen después que los hayas leído. 4Haz esto tan a menudo como te sea posible durante el día. 5Si una de las cinco ideas te atrae más que las otras, concéntrate en ella. 6Sin embargo, asegúrate de repasarlas todas una vez más al final del día.
3. No es necesario abarcar, ni literal ni concienzudamente, los comentarios que siguen a cada idea en las sesiones de práctica. 2Trata, más bien, de poner de relieve el punto central y de pensar en dicho comentario como parte de tu repaso de la idea en cues­tión. 3Después de leer la idea y sus comentarios, los ejercicios deben hacerse, a ser posible, con los ojos cerrados y cuando estés solo en un lugar tranquilo.
4. Hacemos hincapié en este procedimiento para las sesiones de práctica debido a la etapa de aprendizaje en la que te encuentras. 2Es necesario, sin embargo, que aprendas que no necesitas nin­gún ambiente especial donde aplicar lo que has aprendido.3Ten­drás más necesidad de tu aprendizaje en aquellas situaciones que parecen desagradables que en las que aparentan ser apacibles y serenas. 4El propósito de tu aprendizaje es capacitarte para que la quietud te acompañe donde quiera que vayas, y para que cures toda aflicción e inquietud. 5Esto no se consigue evadiendo tales situaciones y buscando un refugio donde poder aislarte.
5. Ya aprenderás que la paz forma parte de ti y que sólo requiere que estés presente para que ella envuelva cualquier situación en la que te encuentres. 2finalmente aprenderás que no hay límite con respecto a dónde tú estás, de modo que tu paz está en todas partes, al igual que tú.
6. Notarás que, para los efectos de este repaso, algunas de las ideas no se presentan en su forma original. 2Úsalas tal como se presentan aquí. 3No es necesario volver a las lecciones originales, ni aplicar las ideas tal como se sugirió entonces. 4En lo que ahora estamos haciendo hincapié es en la relación que existe entre las primeras cincuenta ideas que hemos presentado hasta el momento y en la cohesión del sistema de pensamiento hacia el cual te están conduciendo.

LECCIÓN 51

El repaso de hoy abarca las siguientes ideas:

1. (1) Nada de lo que veo significa riada.

2La razón de que esto sea así es que veo lo que no es nada y lo que no es nada no tiene significado. 3Es necesario que reconozca esto, para poder aprender a ver. 4Lo que ahora creo ver ocupa el lugar de la visión. 5Tengo que desprenderme de ello dándome cuenta de que no significa nada, para que de este modo la visión pueda ocupar el lugar que le corresponde.

2. (2) Le he dado a todo lo que veo todo el significado que tiene para mí.

2He juzgado todo lo que veo, y eso, y sólo eso, es lo que veo. 3Eso no es visión. 4Es meramente una ilusión de realidad porque he juzgado sin tomar en cuenta la realidad. 5Estoy dispuesto a reco­nocer la falta de validez de mis juicios porque quiero ver. 6Mis juicios me han hecho daño, y no quiero ver basándome en ellos.

3. (3) No entiendo nada de lo que veo.

2¿Cómo puedo entender lo que veo si lo he juzgado errónea­mente? 3Lo que veo es la proyección de mis propios errores de pensamiento. 4No entiendo lo que veo porque no es comprensi­ble. 5No tiene sentido tratar de entenderlo. 6Pero sí tiene sentido que me desprenda de ello y dé cabida a lo que se puede ver, entender y amar. 7Puedo intercambiar lo que ahora veo por ésto, sólo con estar dispuesto a ello. 8¿No es ésta una mejor elección que la que hice antes?

4. (4) Estos pensamientos no significan nada.

2Los pensamientos de los que soy consciente no significan nada porque estoy tratando de pensar sin Dios. Lo que yo llamo "mis" pensamientos no son mis pensamientos reales en absoluto. 4Mis pensamientos reales son los pensamientos que pienso con Dios. 5No soy consciente de ellos porque he inventado mis pensamien­tos para que ocupasen su lugar. 6Estoy dispuesto a reconocer que mis pensamientos no significan nada y a abandonarlos. Elijo reemplazarlos por los que ellos tuvieron como propósito reem­plazar. 8Mis pensamientos no significan nada, sin embargo, toda la creación descansa en los pensamientos que pienso con Dios.

5. (5) Nunca estoy disgustado por la razón que creo.

2Nunca estoy disgustado por la razón que creo porque estoy tra­tando constantemente de justificar mis pensamientos. 3Estoy tra­tando constantemente de hacer que sean verdad. Hago de todas las cosas mi enemigo de modo que mi ira esté justificada y mis ataques sean merecidos.5No me he dado cuenta del mal uso que he hecho de todo lo que veo asignándole ese papel. He hecho esto para defender un sistema de pensamiento que me ha hecho daño y que ya no deseo. 7Estoy dispuesto a abandonarlo.

Instrucciones para la práctica

Propósito: Repasar las lecciones y así dejar que se adentren en un nivel más profundo. También, ver la relación entre ellas y lo entrelazado que está el sistema de pensamiento al que se te está llevando.

Ejercicios: Tan a menudo como puedas (sugerencia: cada hora, a la hora en punto), durante al menos dos minutos.
  • Solo y en un lugar tranquilo, lee una de las cinco lecciones y los comentarios relacionados. Fíjate en los comentarios están escritos como si fueran tus propios pensamientos sobre la idea. Intenta imaginarte que son tus propios pensamientos. Te ayudará introducir tu nombre a menudo. Esto te preparará para la fase siguiente, en la que tú mismo produces pensamientos semejantes.
  • Cierra los ojos y piensa en la idea y en los comentarios. Concretamente piensa en la idea central del párrafo del comentario. Reflexiona sobre ella. Deja que surjan pensamientos relacionados (utilizando el entrenamiento que has recibido en esa práctica). Si tu mente se distrae, repite la idea y luego vuelve a reflexionar sobre ella. Éste es el mismo ejercicio básico de la Lección 50, en el que activamente piensas sobre las ideas para dejar que se adentren más profundamente en tu mente.

Observaciones:
  • Al comienzo y al final del día lee las cinco lecciones.
  • A partir de entonces, haz una lección por sesión de práctica, el orden no importa.
  • Haz cada lección por lo menos una vez.
  • Cumplido eso, concéntrate en una lección determinada si es la que más te atrae.

Comentario

Primero, fíjate en que no sólo tenemos que leer el repaso, tenemos que emplear tiempo, por la mañana y por la noche, repasando las cinco ideas, y durante el día dedicarle al menos un periodo de práctica de 2 minutos a cada una de las cinco ideas. Eso es cinco sesiones de práctica entre la mañana y la noche, como mínimo. Probablemente será necesaria una pequeña planificación para asegurar esas cinco sesiones intermedias, y el tiempo de planificarlo se merece el esfuerzo. Segundo, fíjate en que estas instrucciones de práctica se aplican a todas las lecciones de repaso de los próximos diez días.

Los comentarios de las cinco lecciones que se dan en la Lección 51 las relacionan de manera tan clara que necesitan pocos comentarios. Si las miras en conjunto, son lecciones en “abandonar” (la palabra “abandonar” o alguna variación aparece en cuatro de las cinco lecciones que se repasan).

En estas cinco primeras lecciones se me pide que abandone:

  1. Lo que veo
  2. Mis juicios
  3. Mi comprensión
  4. Mis pensamientos
  5. Mi sistema de pensamiento

Lo que “vemos” en el sentido normal no es nada, necesitamos darnos cuenta de que no significa nada y abandonarlo, para que la visión pueda ocupar su lugar. En realidad no vemos cosas, más bien vemos nuestros juicios sobre ellas. Si queremos la visión, tenemos que darnos cuenta de que nuestros juicios no tienen valor, y les impedimos que gobiernen nuestra vista. Si hemos juzgado equivocadamente, con toda seguridad también hemos entendido de manera equivocada. Nuestra “comprensión” de las cosas se basa, no en la realidad, sino en nuestras propias proyecciones. Pero podemos elegir cambiar nuestras comprensiones erróneas por la comprensión verdadera, basada en el amor en lugar de en los juicios.

Al igual que lo que veo, también los pensamientos de los que somos conscientes no significan nada, necesitamos desprendernos de ellos junto con las percepciones basadas en juicios. Son pensamientos de ira y ataque, viendo a todas las cosa como enemigos. Estos pensamientos que están separados de Dios requieren constante justificación y nuestro disgusto no es más que un intento de justificar nuestra ira contra el mundo y nuestros ataques contra él.

Mientras leemos de nuevo este repaso, que está escrito en primera persona, puede que queramos intentar leerlo en voz alta, y ver cómo conectamos con él. ¿Estoy verdaderamente dispuesto a desprenderme de lo que veo, de mis juicios, de mi comprensión de todas las cosas, y de mi propio sistema de pensamiento? ¿Puedo decir: “Estoy verdaderamente dispuesto a abandonarlo”?  

   

2 comentarios: