martes, 14 de enero de 2014

Leccion 14, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 14

Dios no creó un mundo sin significado.

1. La idea de hoy es obviamente la razón de que sea imposible que haya un mundo que no tenga significado. 2Lo que Dios no creó no existe. 3todo lo que existe, existe tal como Él lo creó. 4El mundo que ves no tiene nada que ver con la realidad.5Es tu pro­pia obra, y no existe.
2. Los ejercicios de hoy deben practicarse con los ojos cerrados todo el tiempo. 2El período de búsqueda mental debe ser corto, a lo sumo un minuto. 3No lleves a cabo más de tres sesiones de práctica con la idea de hoy a menos que te sientas a gusto hacién­dolas. 4De ser así, es porque realmente entiendes su propósito.
3. La idea de hoy es un paso más en el proceso de aprender a abandonar los pensamientos que le has adscrito al mundo, y a ver en su lugar la Palabra de Dios. 2Los pasos iniciales de este intercambio, al que verdaderamente se le puede llamar salvación, pueden ser bastante difíciles e incluso dolorosos. 3Algunos de ellos te conducirán directamente al miedo. 4Mas no se te dejará ahí. 5Irás mucho más allá de él, 6pues es hacia la paz y seguridad perfectas adonde nos encaminamos.
4. Piensa, mientras mantienes los ojos cerrados, en todos los horrores del mundo que te vengan a la mente. 2Nombra cada uno de ellos a medida que se te ocurra, e inmediatamente niega su realidad. 3Dios no lo creó, y, por lo tanto, no es real. 4Di, por ejemplo:

5Dios no creó esa guerra, por lo tanto, no es real.
6Dios no creó ese accidente de aviación, por lo tanto, no es real.
7Dios no creó [especifica el desastre], por lo tanto, no es real.

5. Entre los temas adecuados para la aplicación de la idea de hoy se puede incluir, asimismo, todo aquello que temas te pueda ocu­rrir ti, o a cualquier persona por la que estés preocupado. 2Nom­bra en cada caso el “desastre” en cuestión muy concretamente. 3No uses términos abstractos. 4Por ejemplo, no digas: “Dios no creó las enfermedades”, sino “Dios no creó el cáncer’; o los ata­ques cardíacos, o lo que sea que te cause temor.
6. Eso que estás contemplando es tu repertorio personal de horro­res. 2Esas cosas son parte del mundo que ves. 3Algunas de ellas son ilusiones que compartes con los demás, y otras son parte de tu infierno personal. 4Eso no importa. 5Lo que Dios no creó sólo puede estar en tu propia mente, separada de la Suya. 6Por lo tanto, no tiene significado. 7En reconocimiento de este hecho, concluye las sesiones de práctica repitiendo la idea de hoy:

8Dios no creó un mundo sin significado.

7. Por supuesto, la idea de hoy puede aplicarse, aparte de las sesiones de práctica, a cualquier cosa que te perturbe a lo largo del día. 2Sé muy específico al aplicarla. 3Di:

4Dios no creó un mundo sin significado.
5No creó [especifica la situación que te esté perturbando], por lo tanto, no es real.

"COMENTARIOS A LAS LECCIONES" de Robert Perry y Ally Watson
Instrucciones para la práctica

Propósito: Borrar las interpretaciones que has hecho del mundo para que puedas ver la interpretación de Dios (como en las dos lecciones anteriores). Este proceso te salvará. En sus primeras etapas, sin embargo, puede que te sientas como si se te estuviese llevando al terror. Esto es sólo temporal. Se te conducirá a través del miedo y luego más allá de él para siempre.

Ejercicio: Tres veces (a menos que te resulte muy cómodo), durante un minuto como mucho.
  • Con los ojos cerrados, piensa en todos los horrores del mundo que te pasen por la cabeza, cualquier cosa que temas que te pase a ti o a cualquiera. Para cada uno di: “Dios no creó (especifica el horror), por lo tanto, no es real”. Sé muy concreto al nombrar el horror o desastre.
  • Termina repitiendo la idea.

Respuesta a la tentación: Voluntaria, cuando algo te molesta.
Aplica la idea libremente para eliminar tus disgustos durante el día. Para esto se proporciona una forma especial: “Dios no creó un mundo sin significado. No creó (especifica la situación que te esté perturbando), por lo tanto, no es real”. Ésta es una práctica muy efectiva para recuperar la paz mental. De hecho, puede que quieras intentarla ahora: Elige una situación que te esté preocupando y aplícale la práctica. Verás cómo, al menos, parte de la carga desaparece inmediatamente.

Comentario

La idea de hoy llega como un respiro bien recibido después de 4 días de decírsenos que “nuestros pensamientos no significan nada” y que nos están mostrando un mundo sin significado que nos disgusta y asusta. El mundo sin significado que estamos viendo no fue creado por Dios, y “Lo que Dios no creó no existe” (1:2).
En el libro Despiertos del Sueño[1] de Gloria y Kenneth Wapnick, Gloria escribió sobre cómo esta idea le atrajo por primera vez al Curso: 

   Al oír de primera mano los efectos devastadores que la Segunda Guerra Mundial tenía sobre la gente, llegué a la conclusión de que si esta guerra era lo mejor que Dios podía crear, no quería tener ninguna relación con Él…
   Cuando leí las palabras de Jesús explicando que Dios no creó el mundo, fue como si “relámpagos” chocaran por mi cabeza. “¿Por qué no se me había ocurrido?”, me decía a mí misma una y otra vez. “Es tan sencillo. Ésa es la respuesta”. Finalmente, después de 23 años, el rompecabezas en mi mente se había resuelto. El Curso había proporcionado la pieza que faltaba, y ya no tenía que seguir culpando a Dios por un mundo que Él no creó.

Para algunos, el mensaje de que Dios no creó el mundo sin significado que vemos, llega como una salvación. Para otros, puede ser “bastante difícil e incluso doloroso” (3:2). Pues reconocer que Él no lo creó conlleva la verdad: nosotros lo hicimos. Somos responsables del mundo que  vemos. Eso puede conducirnos “directamente al miedo” (3:3). El Curso trata esto en muchos lugares diferentes de los tres libros. El mensaje que nos está dando, especialmente en los “pasos del comienzo” (3:2), puede ser difícil, doloroso, y aterrador.


Muchas personas se preguntan si algo anda mal porque sienten fuertes reacciones negativas a la enseñanza del Curso de que Dios no creó el mundo. La respuesta es: no. Quizá son aquellos que no tienen ninguna reacción negativa  quienes deberían preguntarse si entienden correctamente el mensaje del Curso y comprenden completamente lo que ello supone.  Una reacción negativa es mucho más frecuente que una reacción positiva: eso puedo asegurarlo.

Sin embargo, alégrate de que la lección continúe diciendo:

Mas no se te dejará ahí (en el miedo). Irás mucho más allá de él, pues es hacia la paz y seguridad perfectas adonde nos encaminamos.   (3:4-6)

El Curso llama a nuestro camino “un viaje del miedo al amor” (T.16.IV.11:1-2). Ciertamente son muy pocos los que se libran de la angustia del principio, pero la dirección del viaje es hacia una calidez y extensión del amor que difícilmente puede imaginarse cuando empiezas.

Una advertencia sobre la forma específica de la práctica de hoy: observa cuidadosamente que la lección te pide que te digas a ti mismo las cosas que te disgustan de “tu repertorio personal de horrores” (6:1). No recomienda que le digas a otra persona que esté pasando por una tragedia personal que su tragedia no es real. Si le dijeras a una viuda que sufre por la pérdida de su marido: “¡Alégrate! Dios no creó la muerte de tu marido, por lo tanto, no es real”. En la mayoría de los casos tal mensaje no es un acto de amor sino un ataque, colocándote tú en una posición espiritual “superior” a la otra persona. La lección te está enseñando a que te des este mensaje a ti mismo”.

Fíjate también en la mención aquí acerca de nuestras ilusiones, de que “algunas de ellas son ilusiones que compartes con los demás, y otras son parte de tu infierno personal” (6:3). Cosas como el hambre y el sida caen en la categoría de las “ilusiones compartidas”. Aquí claramente se apoya la idea de que la ilusión del mundo es una responsabilidad compartida, no únicamente tu creación personal, o la mía.



[1]  Gloria y Kenneth Wapnick, Despiertos del Sueño, 2 Edic.. (Temecula, Cal: Fundación para  Un Curso de Milagros, 1995)

16 comentarios:

  1. Muchas gracias por crear esta página, la estamos siguiendo en grupo y es de mucha ayuda :)

    ResponderEliminar
  2. "...Dios no creó un mundo sin significado..."

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias amigo, eres grandioso!

    ResponderEliminar
  4. Hace años quise hacer este curso pero me resultó muy difícil. De este modo con tus explicaciones es mucho más fácil . Gracias

    ResponderEliminar
  5. Los que estudiamos UCDM nos complicamos demasiado, la gente de religiones tradicionales le oran o rezan a un Dios que ven externo, de alguna manera forja creencias que aunque estén erradas, logran tener creencias que les produce un estado mental que les permite llevar una vida que cumpla en el mundo de las formas

    ResponderEliminar
  6. Que hermoso esta frase de hoy si la recibo con amor, no me habia pasado con las demas...:)

    ResponderEliminar