jueves, 19 de diciembre de 2013

Leccion 353, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 353

Mis ojos, mi boca, mis manos y mis pies tienen hoy un solo propósito: estar al servicio de Cristo a fin de que Él pueda utilizarlos para bendecir al mundo con milagros.

1. Padre, hoy le entrego a Cristo todo lo que es mío para que Él lo utilice de la manera que sea más beneficiosa para el propósito que comparto con Él. 2Nada es exclusivamente mío, pues Él y yo nos hemos unido en un propósito común. 3De este modo, el aprendizaje casi ha llegado a su señalado final. 4Por un tiempo colaboraré con Él en el logro de Su propó­sito. 5Luego me fundiré en mi Identidad y reconoceré que Cristo no es sino mi Ser.

Comentario

Estas últimas diez lecciones (sin contar la última) representan el estado mental al que el Curso pretende llevarnos. En esta lección vemos el trabajo final de los pensamientos del Curso acerca del cuerpo. No es que el cuerpo se ignore, se desprecie o se descuide, sino que cada parte sea usada para bendecir al mundo con milagros. No se ataca ni se rebaja al cuerpo, en lugar de ello se le da un nuevo propósito que comparte con Cristo.

Padre, hoy le entrego a Cristo todo lo que es mío para que Él lo utilice de la manera que sea más beneficiosa para el propósito que comparto con Él. Nada es exclusivamente mío, pues Él y yo nos hemos unido en un propósito común. (1:1-2)

En el Cielo nuestra función es la creación, algo que aparentemente no podemos entender completamente hasta que nuestra mente despierte al Cielo, pero aquí nuestra función es el puro reflejo de la creación: dar milagros, extender el perdón. Podríamos decir que nuestra función aquí es reconocer a la creación, ya que perdonar es reconocer a nuestro hermano tal como Dios lo creó, y no como lo hemos hecho nosotros con la proyección de nuestra propia culpa.

Entonces, con toda la determinación que pueda reunir, voy a unirme al propósito de Cristo. Voy a darle mis manos, mis ojos, mi lengua, y mis pies. ¿Por qué no orar en silencio y, muy concretamente hacerlo? “Padre, hoy Le doy mis manos a Cristo para que las use para el propósito que comparto con Él: bendecir al mundo con milagros”. Luego repite lo mismo pero con las otras partes del cuerpo. Recuerda este pensamiento durante el día y renueva tu regalo a Cristo, llevando tu mente a su verdadero propósito cada vez que te acuerdes.

De este modo, el aprendizaje casi ha llegado a su señalado final. Por un tiempo colaboraré con Él en el logro de Su propó­sito. Luego me fundiré en mi Identidad y reconoceré que Cristo no es sino mi Ser. (1:3-5)

Cuando hayamos llegado al punto en el que verdaderamente Le hayamos dado todo lo que tenemos a Cristo para que lo use para Su propósito, habremos completado casi el programa de estudios. Todo lo que queda es permanecer un poco más aquí, sirviendo a Su propósito, compartiendo la luz con aquellas mentes que estén todavía nubladas. Esto describe casi a un avatar, un maestro iluminado que está en la tierra únicamente para servir a los que no han llegado tan lejos.

Cuando ese tiempo de servicio se haya terminado, “me fundiré en mi Identidad y reconoceré que Cristo no es sino mi Ser” (1:5). El ego se deshará y desaparecerá, la voluntad individual dejará de existir como algo separado (que nunca existió en realidad) y se extenderá en el Ser Uno de Cristo. No se perderá nada en este proceso, excepto nuestra separación.

No desesperes, corazón mío, si esto parece muy lejos de ti ahora. Está mucho más cerca de lo que te atreves a creer. Eres mucho más de lo que crees que eres. Entrégate a este propósito con alegría. El Espíritu Santo te proporcionará los medios. Estate dispuesto a ir en esta dirección, y no juzgues lo cerca o lejos que estás, lo fácil o difícil que piensas que es el camino. Estate dispuesto a que se haga. No sientas ansiedad o inquietud si parece evitarte, la inquietud es sólo una estrategia de retraso. Descansa, corazón mío. Confía. Los ángeles te contemplan esperando el nacimiento de Cristo en ti. No tengas miedo. ¡Alégrate! 

7 comentarios: