sábado, 19 de octubre de 2013

Leccion 292, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 292

Todo tendrá un desenlace feliz.

1. Las promesas de Dios no hacen excepciones. 2Y Él garantiza que la dicha será el desenlace final de todas las cosas. 3De nosotros depende, no obstante, cuándo habrá de lograrse eso: hasta cuándo vamos a permitir que una voluntad ajena parezca oponerse a la Suya. 4Pues mientras pensemos que esa voluntad es real, no halla­remos el final que Él ha dispuesto sea el desenlace de todos los problemas que percibimos, de todas las tribulaciones que vemos y de todas las situaciones a que nos enfrentamos. 5Mas ese final es seguro. 6Pues la Voluntad de Dios se hace en la tierra, así como en el Cielo. 7Lo buscaremos y lo hallaremos, tal como dispone Su Voluntad, la Cual garantiza que nuestra voluntad se hace.
2. Te damos gracias, Padre, por Tu garantía de que al final todo tendrá un desenlace feliz. 2Ayúdanos a no interferir y demorar así el feliz de­senlace que nos has prometido para cada problema que podamos percibir y para cada prueba por la que todavía creemos que tenemos que pasar.

Comentario

Las promesas de Dios no hacen excepciones. Y Él garantiza que la dicha será el desenlace final de todas las cosas. De nosotros depende, no obstante, cuándo habrá de lograrse eso: hasta cuándo vamos a permitir que una voluntad ajena parezca oponerse a la Suya. (1:1-3)

“De nosotros depende, no obstante, cuándo habrá de lograrse eso”. Siempre volvemos a eso: Cuándo sentiremos el resultado de la dicha en todas las cosas depende de nosotros. Si siento algo que no sea dicha total se debe a mi propia elección de “permitir que una voluntad ajena parezca oponerse a la Suya”. Me parece que es mi propia voluntad la que a veces se opone a la de Dios. Parece que no quiero abandonar las pequeñas comodidades, las complacencias físicas, mentales y emocionales que me concedo continuamente con la ilusión de que las necesito.

La ley de la percepción afirma: “ves lo que crees que está ahí, y crees que está ahí porque quieres que lo esté” (T.25.III.1:3). Si veo en mí una voluntad diferente a la de Dios, la veo porque creo que está ahí. Creo que mi voluntad es diferente de la de Dios. Y creo eso porque quiero creerlo. Si soy semejante a Dios en todo, Dios y yo sólo tenemos una Voluntad, y la voluntad ajena que percibo no es nada. ¡Ésa es la verdad exacta! ¡La voluntad ajena no es nada! No existe. Por eso quiero ver “mi” voluntad que se opone a la de Dios, y por eso la veo. El aparente conflicto en mi vida es el intento inútil del ego de aferrarse a su identidad que es completamente ilusoria.

La verdad del asunto es que lo que veo (mi resistencia a la Voluntad de Dios, que es mi perfecta felicidad) no existe. Lo estoy proyectando desde mi mente. Lo que veo es una ilusión de mí mismo. No es real y, por lo tanto, no trae ni pizca de culpa.

Pues mientras pensemos que esa voluntad es real, no halla­remos el final que Él ha dispuesto sea el desenlace de todos los problemas que percibimos, de todas las tribulaciones que vemos y de todas las situaciones a que nos enfrentamos. (1:4)

Nos demos cuenta de ello o no, todos nosotros vamos por ahí la mayor parte del tiempo inquietos por la contracorriente de resistencia a Dios que creemos que existe dentro de nosotros. Pensamos que es real. Leemos Un Curso de Milagros y decidimos ser más amorosos, perdonar más, y luego encontramos una profunda resistencia a esa idea, un muro aparentemente imponente que no nos va a permitir cambiar. Tenemos una adicción que no podemos romper. Descubrimos una relación en la que el perdón es imposible a pesar de todos nuestros esfuerzos. Decidimos que “Hoy no juzgaré nada de lo que suceda”, y luego, diez minutos más tarde, estallamos de ira por una pequeña injusticia. Y sentimos desesperación, sentimos que no podemos hacerlo, que en cierto modo somos incorregibles, que una parte de nosotros está fuera del alcance de la salvación, que una parte de nuestra voluntad se opondrá a Dios sin remedio.

Jesús nos dice que mientras creamos que esta parte de nosotros que parece oponerse a Dios es real, no encontraremos el mundo real. No encontraremos la manera de escaparnos. No encontraremos “el desenlace feliz de todas las cosas”.

Tenemos que llegar al punto en el que somos conscientes de ese nudo cabezota dentro de nosotros y conscientes al mismo tiempo de que no es real. Tenemos que llegar al estado en que lo vemos, lo reconocemos, y nos hacemos responsables de él y, sin embargo lo hacemos sin culpa. Mirar a la oscuridad del ego sin culpa es posible sólo si, mientras miramos, hemos abandonado toda creencia en su realidad. Eso es lo que el Espíritu Santo nos permitirá hacer. Al hacerlo, nos daremos cuenta de que el ego es una ilusión de nosotros mismos proyectada desde nuestra mente, nada más que una ilusión, y por lo tanto no es  nada por lo que disgustarnos. “Sí. Veo el nudo de resistencia dentro de mí, pero lo que veo no está realmente ahí. Lo estoy viendo, pero no es real. No cambia nada la realidad. Yo soy el Hijo que Dios ama, aunque ahora no pueda verlo”.

Queremos que el nudo del ego cambie. Queremos que desaparezca ahora mismo. Y mientras creamos en su realidad, no desaparecerá. El ego es incorregible. El perdón a uno mismo supone aceptar eso acerca de nosotros. El ego siempre será el ego, ésa es la mala noticia. Pero el ego no es lo que somos, y ésa es la buena noticia.

Cuando nos damos cuenta de que estamos escuchando al ego, creyendo en la realidad de una voluntad ajena, podemos aprender a no lo tomarlo en serio. Es como si dijéramos: “Otra vez estaba soñando. Ahora elijo despertar”. Y si nos damos cuenta de que todavía no estamos preparados para despertar del todo, si la apariencia de la resistencia en nosotros todavía parece real, podemos decir: “Sí. Veo que todavía no estoy despierto y que todavía parece real, pero al menos me doy cuenta de que estoy soñando”. El ego no tiene ninguna importancia. Como Ken Wapnick dice: “No es gran cosa”. Aunque parezcamos atrapados en el sueño, no tenemos que sentirnos culpables por ello.

Mas ese final es seguro. Pues la Voluntad de Dios se hace en la tierra, así como en el Cielo. Lo buscaremos y lo hallaremos, tal como dispone Su Voluntad, la Cual garantiza que nuestra voluntad se hace. (1:5-7)

Toda la furia del ego, toda la aparente lucha: todo es un sueño. El final es seguro y la locura del ego no le afecta nada. No hay ninguna voluntad que se oponga a la de Dios y, por lo tanto, Su Voluntad y la nuestra se hará. De hecho, mi voluntad y la de Dios son la misma, lo que garantiza el resultado final. La locura del sueño del ego no tiene efectos, igual que un sueño no tiene efectos en el mundo físico. La locura del ego es únicamente un juego de imágenes en la mente, y nada más que eso. Al final no quedará nada más que pura dicha.

Te damos gracias, Padre, por Tu garantía de que al final todo tendrá un desenlace feliz. Ayúdanos a no interferir y demorar así el feliz de­senlace que nos has prometido para cada problema que podamos percibir y para cada prueba por la que todavía creemos que tenemos que pasar. (2:1-2)

“Ayúdanos a no interferir”. Ésa es nuestra oración. Resistir al ego, sentirnos culpables por él, luchar por cambiarlo, o despreciarnos a nosotros por su causa, todas ellas son formas de interferencia. Todas ellas hacen que el error de creer en el ego parezca real, creyendo que realmente hay una voluntad ajena dentro de nosotros que se opone a Dios. No interferir es reconocer que el ego es sólo un sueño acerca de nosotros mismos, y que no hay que hacer nada acerca de ello. La fuerza más poderosa “en contra” del ego es el pensamiento: “No importa. No significa nada”. Únicamente llévaselo al Espíritu Santo y deja que Él se encargue. Di: “¡Vaya! Ya estoy soñando otra vez”. Y abandónalo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario