domingo, 1 de septiembre de 2013

¿Qué es el mundo?

¿Qué es el mundo?  (Parte 1)

L.pII.3.1:1-4

La primera frase contesta la pregunta ¿qué es el mundo?: “El mundo es una percepción falsa” (1:1). El resto de la página es la explicación de esta corta frase. Algunos de nosotros, al leer por primera vez el Curso, pensamos que quizá el Curso no quería decir que el mundo no es real, sino que la manera en que lo vemos es falsa. Sin embargo, aquí, Jesús nos está diciendo con toda claridad que el mundo y la percepción falsa son lo mismo. El mundo es una alucinación, estamos viendo algo que no está ahí.

Tal como yo lo veo, “yo” estoy dentro de mi cabeza atento a un mundo que no es parte de mí. Separado. Y eso no es la verdad. No existe un mundo externo a mí (T.18.VI.1:1; T.12.III.6:7). “Lo que se proyecta y parece ser externo a la mente, no se encuentra afuera en absoluto” (T.26.VII.4:9).

El mundo “nació de un error” y no ha abandonado nuestra mente que lo produjo (1:2). Como dice el Curso frecuentemente: “Las ideas no abandonan su fuente”. El mundo está en nuestra idea equivocada de la separación, en nuestra mente. Cuando nuestra mente (la mente única que todos compartimos) ya no desee más la idea de la separación, el mundo que representa a esa idea desaparecerá.

Muchos que han sido educados en una tradición religiosa que enseñaba que Dios creó  el mundo, han pasado por un montón de angustia y confusión, preguntándose ¡cómo pudo crear Dios semejante lío! Si Él era responsable de todo esto, no estábamos seguros de querer conocerle. ¡Qué alivio es darse cuenta de que Él no lo creó!, nació del error de nuestra mente, de albergar por error en nuestra mente la idea de la separación. Las desgracias de este mundo sólo reflejan la desgracia que trajo a nuestra mente el pensamiento de la separación. Es como si nos preguntásemos: ¿Y si estamos separados?, y se nos diera al instante un viaje a una realidad falsa de lo que eso sería.

Una lección del comienzo dijo: “Puedo escaparme de este mundo renunciando a los pensa­mientos de ataque” (Lección 55, repaso de la 23). El pensamiento es el mismo. Sana los pensamientos de ataque, los pensamientos de separación que todavía albergo, y puedo dejar atrás el mundo. El Curso nos está ayudando a hacer justamente eso: abandonar nuestros pensamientos de ataque, y solucionar los problemas del mundo en donde se producen.

L.pII.3.1:4-5

Si el mundo es sólo el efecto del pensamiento de separación en mi mente, entonces es cierto que:

“Cuando el pensamiento de separa­ción haya sido sustituido por uno de verdadero perdón, el mundo se verá de una manera completamente distinta; de una manera que conduce a la verdad…” (1:4). El remedio para el pensamiento de separación es el perdón verdadero. Si el Curso es un curso en cambiar nuestros pensamientos, los pensamientos que se están cambiando son los pensamientos de separación, y se están cambiando por pensamientos de verdadero perdón. La “barrera” que nos mantiene separados es nuestra falta de perdón, nuestros resentimientos, nuestros juicios de que los demás no se merecen amor. El resultado de cambiar estos pensamientos por pensamientos de perdón es que vemos el mundo de una manera muy diferente. En lugar de un mundo de juicios, vemos el mundo real. En lugar de enemigos, vemos hermanos. Y la visión de este mundo real “conduce a la verdad”, de la percepción al conocimiento, del mundo real al Cielo.

Esta luz “conduce a la verdad en la que el mundo no puede sino desaparecer junto con todos sus errores” (1:4). En otras palabras, como ya hemos visto el cambio va del “mundo” (resultado del pensamiento de separación) al “mundo real” (resultado del pensamiento de perdón), y luego al “Cielo” (la verdad), donde no existe el mundo en absoluto.

El proceso por el que pasamos en el mundo es la sanación de nuestros pensamientos de separación. A medida que esos pensamientos sanan, empezamos a ver el mundo real cada vez más, un mundo en el que sólo se refleja amor. Pero cuando el pensamiento de separación se ha sanado por completo en cada parte de cada pedazo de mente, no sólo se verá el mundo de manera diferente, desaparecerá. “Ahora su fuente (el pensamiento de separación) ha desaparecido, al igual que sus efectos (el mundo y todos sus errores)” (1:5).



L.pII.3.2:1-3

“El mundo se fabricó como un acto de agresión contra Dios” (2:1). Ésta es probablemente una de las afirmaciones más fuertes de Un Curso de Milagros. Manda a paseo cualquier idea de que el mundo fue, al menos en parte, creado por Dios; Dios no pudo crear un ataque contra Sí Mismo. El mundo es el intento del ego de sustituir y expulsar a Dios, y proporcionarnos otra satisfacción diferente.

En el Capítulo 23, Sección II, el Texto habla de “Las Leyes del Caos”, las leyes del ego. Nos dice que estas leyes son las que hacen que el mundo parezca real, dice: “Estos son los principios que hacen que el suelo que pisas parezca firme” (T.23.II.13:5). Las leyes del ego son las que inventaron el mundo.

¿Y qué hay de la belleza del mundo? ¿Y el brillo de las estrellas, la belleza frágil de una flor, la majestuosidad de un águila volando? Nada más que un destello, una superficie brillante que oculta la putrefacción de la muerte que hay debajo de todo ello. “O matas o te matan” es la ley de este mundo. Debajo de la hermosa superficie brillante del océano hay un mundo de dientes afilados, engaño cruel y guerra constante, donde la vida consiste en comer unas cosas y evitar ser comido por otras.

¿Puedes acaso darle vida a un esqueleto pintando sus labios de color rosado, vistiéndolo de punta en blanco, acariciándolo y mimándolo? (T.23.II.18:8)

 Fuera del Cielo no hay vida. (T.23.II.19:1)

El mundo es el símbolo del miedo, que es la ausencia de amor. “El mundo, por lo tanto, se fabricó con la intención de que fuese un lugar en el que Dios no pudiese entrar y en el que Su Hijo pudiese estar separado de Él” (2:4). El ego fabricó el mundo como un lugar para esconderse de Dios, para escapar de Él. Sí, podemos encontrar símbolos de Dios en la naturaleza, y deberíamos; la percepción verdadera ve únicamente amor en todas las cosas. Pero eso significa que Le vemos en los tornados y terremotos así como en las flores y pájaros. Significa que Le vemos en todo porque Él está en nuestra mente. Pero en sus cimientos, este mundo es “un lugar en el que Dios no está”. Por eso lo inventó el ego. Ése es nuestro propósito al venir aquí como egos. Y nosotros, como egos, hicimos un buen trabajo, durante miles de años la gente ha estado intentando “demostrar” la existencia de Dios dentro del contexto de este mundo, y nadie lo ha conseguido excepto para unos pocos que estaban dispuestos a creerlo. Encontrar a Dios en el mundo es toda una hazaña. El mundo hace un mejor trabajo en ocultar a Dios que en demostrarle.

¿Cuál es el mensaje de todo esto para nosotros? Recuerda: “El mundo es una percepción falsa” (1:1). No es la verdad. La imagen del mundo es el símbolo del miedo y del ataque, es la representación de los pensamientos del ego. “Nació de un error” (1:2). Este mundo no es lo que queremos. No podemos aferrarnos a su “mejor” parte y olvidar el horror a nuestro alrededor. O lo tomamos por completo o lo soltamos por completo. Y así, podemos aprender a contemplar al mundo con amor, a contemplar a todo con amor. Amarlo es el único valor que tiene (T.12.VI.3:1-3). Mediante el perdón, pasamos de largo los mensajes de odio y miedo que constantemente intenta enviarnos, y vemos ahí y en los aspectos más “agradables” la llamada universal al amor.
 
Tú no deseas el mundo. Lo único de valor en él son aquellos aspectos que contemplas con amor. Eso le confiere la única reali­dad que jamás tendrá. Su valía no reside en sí mismo, pero la tuya se encuentra en ti. De la misma forma en que tu propia estima procede de extenderte a ti mismo, de igual modo la per­cepción de tu propia estima procede de extender pensamientos amorosos hacia el exterior. Haz que el mundo real sea real para ti, pues el mundo real es el regalo del Espíritu Santo, por lo tanto, te pertenece. (T.12.VI.3:1-6)

L.pII.3.2:4-7

El mundo es donde nació la percepción falsa (2:5). Nació porque el conocimiento no pudo ocasionar los pensamientos de miedo, el conocimiento únicamente conoce la paz de Dios. En el Curso, el conocimiento siempre habla del Cielo y de su unidad; por otra parte, la percepción es el único medio de “saber” en este mundo. Los dos se comparan a menudo en el Texto. La percepción de por sí no es fiable: “los ojos engañan, y los oídos oyen falsedades” (2:6). Todos sabemos que esto es verdad. Uno sólo tiene que empezar una discusión conyugal acerca de lo que se vio y se dijo la noche anterior para demostrárnoslo a nosotros mismos. (Por supuesto, ¡siempre es la otra persona la que parece estar percibiendo falsedades!)

En todas las veces que mis sentidos me han engañado, ¿se me ha pasado por la cabeza que se hicieron precisamente para eso? “Pues los ojos fueron concebidos para que viesen un mundo que no existe, y los oídos, para que oyesen voces insono­ras” (T.28.V.5:4, el resto del párrafo es también importante).

Los ojos del cuerpo ven únicamente formas. No pueden ver más allá de aque­llo para cuya contemplación fueron fabricados. Y fueron fabrica­dos para fijarse en los errores y no ver más allá de ellos. Su percepción es ciertamente extraña, pues sólo pueden ver ilusio­nes, al no poder ver más allá del bloque de granito del pecado y al detenerse ante la forma externa de lo que no es nada. (T.22.III.5:3-6)

Con nuestra dependencia de nuestros ojos y oídos, nos hemos hecho muy fáciles de caer en el error: “Ahora es muy posible cometer errores porque se ha perdido la certeza” (2:7).

La percepción engañosa y nada fiable le permite al ego hacer que este mundo parezca real. La percepción nos muestra la vista de un mundo lleno de peligros, que exige defenderse y vigilancia continua contra el ataque. “El mundo es una percepción falsa” (1:1). Únicamente la visión de Cristo, que ve la Luz de Dios, puede mostrar algo diferente.

El propósito del mundo que ves es nublar tu función de perdonar y proveerte de una justificación por haberte olvidado de ella. Es asimismo la tentación de aban­donar a Dios y a Su Hijo adquiriendo una apariencia física. Esto es lo que los ojos del cuerpo ven. (L.64.1:2-4)

Nada de lo que los ojos del cuerpo parecen ver puede ser otra cosa que una forma de tentación, ya que ése fue el propósito del cuerpo en sí. Hemos aprendido, no obstante, que el Espíritu Santo tiene otro uso para todas las ilusiones que tú has forjado, y, por lo tanto, ve en ellas otro propósito. Para el Espíritu Santo el mundo es un lugar en el que aprendes a perdonarte a ti mismo lo que consideras son tus pecados. De acuerdo con esta percepción, la apariencia física de la tentación se convierte en el reconocimiento espiritual de la salvación. (L.64.4)



L.pII.3.3:1-2

“Se ha perdido la certeza” (2:7), “y para sustituirla nacieron los mecanismos de la ilusión” (3:1). Los mecanismos de la ilusión incluyen no sólo nuestros ojos y oídos, nuestros órganos físicos de percepción, sino también los mecanismos de la mente que interpretan y ajustan   lo que se percibe para que encaje  en los patrones que se buscan. Vemos lo que esperamos ver, lo que queremos ver. Justo anoche estuve hablando acerca del extraño “punto ciego” de nuestros ojos.  Todos lo tenemos. Hay un lugar en la retina (creo que a él se le une algún nervio o músculo) que no recoge la luz que brilla a través del cristalino. Lo extraño es esto: la mente “completa” el punto ciego con lo que “debería” haber ahí. Ninguno de nosotros ve un punto vacío en nuestra vista, pero lo hay, la mente simplemente inventa ¡lo que cree que debería haber ahí! ¡Éste es un “mecanismo de ilusión” ciertamente! Y nuestra mente “inventa” lo que “debería”haber ahí mucho más a menudo de lo que nos damos cuenta.

Todo el proceso de la percepción es un proceso de ilusión. Nuestra mente envía a los mensajeros que recogen información para que encuentren “lo que se les ha encomendado buscar” (3:2). La mente les dice: “Encontrad pruebas de culpa”. Y ¡quién lo iba a decir! “Encuentran pruebas de la separación”. Ellos las inventan. El ego sólo ve lo que quiere ver. Y en la percepción (en lo que vemos) el propósito del ego  es dar testimonio y hacer real la ausencia de amor, para demostrar que Dios no está aquí, y que nosotros estamos aquí, separados de Él.

L.pII.3.3:3-5

Los “mecanismos de la ilusión” son los que hacen que este mundo parezca tan real. Incluyen nuestros ojos y oídos, y todos nuestros sentidos físicos

Los ojos del cuerpo ven únicamente formas. No pueden ver más allá de aque­llo para cuya contemplación fueron fabricados. Y fueron fabrica­dos para fijarse en los errores y no ver más allá de ellos. (T.22.III.5:3-5)

Cuando vemos las cosas a través de los ojos del ego, las ilusiones parecen sólidas, la separación del ego parece la verdad (3:4). Para ver con la visión de Cristo, para ver la unidad en lugar de la separación, necesitamos estar dispuestos a pasar por alto lo que nuestros ojos nos están mostrando porque “fueron fabrica­dos para fijarse en los errores”. “No informan más que de ilusiones, las cuales se mantienen separadas de la verdad” (3:5). El milagro nos permite ver lo que los ojos no ven, eleva nuestra percepción al reino espiritual, lejos de lo físico (ver T.1.I.22, y T.1.I.32).

Necesitamos estar dispuestos a dudar de lo que nuestros sentidos parecen hacer real, y estar dispuestos a percibir con una visión diferente, algo completamente diferente. Hemos sido víctimas de una campaña de propaganda muy astuta y con mucho éxito: de información falsa dirigida por el ego. Necesitamos darnos cuenta de que no podemos confiar en nada de lo que hemos creído que era verdad y en lo que hemos creído que era la sólida realidad, tenemos que dudar de todo ello. Hemos estado rodeados de una conspiración de mentiras, procedentes de nuestra propia mente. Hemos dirigido nuestros sentidos de manera equivocada hasta que nos hemos dado cuenta de lo que estábamos haciendo, pero hoy podemos dirigirlos de otra manera. Podemos elegir buscar pruebas del amor, en lugar del odio; buscar pruebas de la paz, en lugar del ataque. Podemos decir:

Por encima de todo quiero ver las cosas de otra manera. (L.28, título)

L.pII.3.4:1-2

Aunque nuestra vista se hizo para alejarnos de la verdad, “puede asimismo tener otro propósito” (4:1). El propósito que el ego tiene para lo que vemos puede ser sustituido por un nuevo propósito, el del Espíritu Santo. “Hemos aprendido, no obstante, que el Espíritu Santo tiene otro uso para todas las ilusiones que tú has forjado, y, por lo tanto, ve en ellas otro propósito” (L.64.2:2). “El Espíritu Santo te enseña a usar lo que el ego ha fabricado a fin de enseñarte lo opuesto a lo que el ego ha ‘apren­dido’” (T.7.IV.3:3). Así pues el Espíritu Santo nos enseña a usar nuestros ojos y oídos para ver la unidad y la Presencia de Dios en todo, en lugar de la separación y la ausencia de Dios.

Todo sonido se convierte en la llamada de Dios, y Aquel a quien Dios designó como el Salvador del mundo puede conferirle a toda percepción un nuevo propósito. (4:2)

Lo dicho al principio podría hacernos pensar que, puesto que nuestros ojos se hicieron para ver el error, ahora no nos sirven para nada. Pero el Espíritu Santo usará todo lo que el ego ha hecho. Él utiliza el cuerpo como un instrumento de comunicación. Él utiliza nuestras relaciones especiales para enseñarnos el perdón, el amor y la unión. Él utiliza nuestra capacidad de aprender (hecha para aprender el error) para enseñarnos la verdad. Él utiliza todo el mundo como un aula de aprendizaje del perdón y como un reflejo del Cielo. No hay nada que el ego haya inventado que no pueda ser usado por el Espíritu Santo. Así que al final, no hay pérdida en absoluto, porque todas las energías del ego han sido “recicladas” o transformadas por el Espíritu Santo para Su propósito.

L.pII.3.4:3-5

Así que, en lugar de aceptar las pruebas de nuestros sentidos, la “prueba” que el ego quiere que veamos que estamos solos y separados, podemos volvernos y seguir Su Luz, y ver el mundo tal como Él lo ve (4:3). Esto es la mayoría de las veces, especialmente al principio, un asunto de ver como el ego ve, dándonos cuenta de que es ilusorio, y luego pedir al Espíritu Santo que me ayude a verlo de manera diferente. Algo sucede (por ejemplo alguien cercano a mí critica lo que estoy haciendo) y al principio lo veo a través de los ojos del ego. Veo ataque. Me siento herido. Me siento enfadado. Pero la Voz de Dios me habla y me recuerda que “Nunca estoy disgustado por la razón que creo (L.5). Así que me vuelvo a Él y Le digo: “De acuerdo, Espíritu Santo”. Y añado:

No conozco el significado de nada, incluido esto.
No sé, por lo tanto, cómo responder a ello.
No me valdré de lo que he aprendido en el pasado para que me sirva de guía ahora. (T.14.XI.6:7-9)

Y Le pido que me muestre lo que Él ve. Él siempre ve todo como una expresión de amor o como una petición de amor, y las cuales sólo pueden contestarse con amor. Si de verdad Le abro mi mente, y abandono la manera en que veo la situación, Su visión reemplazará a lo que yo veo.

“Oye sólo Su Voz en todo lo que te habla” (4:4). El Espíritu Santo nos está hablando todo el tiempo, nos habla a través de nuestros hermanos y a través de los acontecimientos de nuestras vidas. La petición de ayuda de nuestros hermanos es la Voz del Espíritu Santo invitándonos a ser nosotros mismos, a ser el Amor que somos. Detrás de cada ilusión está la Voz que habla a favor de Dios, continuamente invitándonos a recuperar nuestra Identidad y a responder como los salvadores del mundo que somos.

Él nos concederá la paz y la seguridad (4:5). Nosotros las rechazamos, pero Él las mantuvo a salvo para nosotros, siempre que estemos dispuestos a tenerlas de nuevo. Nuestra paz y seguridad no vendrán del mundo,  nunca han estado en el mundo y nunca lo estarán. Sin embargo, vendrán de Su visión del mundo. “Cuando lo único que desees sea amor no verás nada más” (T.12.VII.8:1). Si pasamos por alto todas las pruebas del ego, y dejamos que el Espíritu Santo interprete todo lo que vemos, veremos un mundo completamente distinto del que hemos estado viendo. Y ese mundo, el mundo real, nos llenará de paz y seguridad.

L.pII.3:5:1-2

Aunque el Curso dice: “el mundo es una percepción falsa” (1:1), el Curso no desprecia al mundo. Al contrario, Jesús nos pide: “No nos quedemos tranquilos hasta que el mundo se haya unido a nuestra nueva percepción” (5:1). No le damos la espalda al mundo, no nos sacudimos el polvo de los pies y nos alejamos. Ciertamente, no podemos hacer eso aunque lo deseáramos, porque el mundo es parte de nosotros mismos, nuestra culpa, las partes de nosotros que hemos rechazado, proyectado fuera y dado forma. Si voy a salvarme, el mundo tiene que salvarse, porque el mundo soy yo mismo.

La salvación, para ser salvación, tiene que ser completa. Nada puede dejarse fuera de ella. “No nos demos por satisfechos hasta que el perdón sea total” (5:2). Se nos pide que no nos quedemos contentos y satisfechos con nuestra salvación individual. La “salvación individual” es una contradicción, un imposible. La separación es el infierno, la salvación es la unidad. ¿Cómo puedo yo salvarme, separado de ti, si la salvación es el fin de la separación?

Hay una tendencia entre los estudiantes del Curso, especialmente con eso de que es un “curso de auto-estudio”, de volverse introvertidos y de ocuparse de su propio desarrollo espiritual, y bastante indiferentes hacia llevar al resto del mundo a unirse a nuestra percepción cambiada. Algo a lo que se le da muchísima importancia a lo largo del Curso, pero que parece perderse de vista  en el camino, es la idea de que se nos pide salvar al mundo. “Oh, ¿no es eso hacer real a la ilusión? ¿No es una traición a la enseñanza no-dualista del Curso decir que nuestra tarea es llevar luz a la oscuridad? ¿No llevamos nuestra oscuridad a la luz?” Jesús no parece pensar que una excluye a la otra. Lee estas dos frases de nuevo. O escucha estas palabras del Texto:

Tú que eres ahora el portador de la salvación, tienes la función de llevar la luz a la oscuridad. La oscuridad en ti se llevó ante la luz. Lleva esa luz ahora a la oscuridad, desde el instante santo a donde llevaste tu oscuridad. (T.18.III.7:1-3)

Una y otra vez el Curso señala que no podemos tener certeza, que no podemos reconocer completamente la verdad en nosotros hasta que la compartimos con otros, “Al dar es como reconoces que has recibido” (L.159.1:7). Darle la espalda al mundo es dejar sin sanar la falta de perdón en nuestra mente. Nuestra tarea no es predicar al mundo, ni discutir para que esté de acuerdo con nosotros, ni “convertir” a nadie. Nuestra tarea es perdonar al mundo, abrir nuestro corazón al mundo con amor. Es borrar la culpa de todas las mentes a través de nuestro perdón. Con nuestros  pensamientos, palabras, y hechos, comunicar el mensaje que el Curso dice que es su objetivo central:

“El Hijo de Dios es inocente” (T.13.I.5:1, M.1.3:5, M.27.7:8).

En este programa de estudios no hay conflictos, pues sólo tiene un objetivo, no importa cómo se enseñe. Todo esfuerzo que se haga en su favor se le ofrece a la eterna gloria de Dios y de Su creación con el solo propósito de liberar de la culpabilidad. Y cada enseñanza que apunte en esa dirección apunta directamente al Cielo y a la paz de Dios. (T.14.V.6:3-5)

Y se nos pide que no nos quedemos contentos ni satisfechos hasta que el perdón sea completo, y se haya quitado toda culpa de cada mente atormentada.

L.pII.3.5:3-5

No vamos a descansar o a darnos por satisfechos hasta que el perdón sea total y todo el mundo se haya unido a nuestra nueva percepción. Y además:

Y no intentemos cambiar nuestra función. Tenemos que salvar al mundo. (5:3-4)

¿Te has dado cuenta de lo a menudo que el Curso habla de nuestra función o nuestro propósito? La palabra “propósito” aparece 666 veces en el Curso, la palabra “función” aparece 460 veces. Por supuesto algunas de ellas se refieren a otras cosas, como la función del Espíritu Santo, pero la mayoría de ellas se refieren a nuestra función.

 Yo soy la luz del mundo. Ésa es mi única función. Por eso es por lo que estoy aquí. (L.61.5:3-5)

No hay otro motivo para estar en este mundo, excepto ser su luz. No hay otro motivo para vivir sobre la tierra, excepto salvar al mundo y llevarle el perdón a todas las mentes. Al cumplir mi función, encuentro mi felicidad: “Mi función y mi felicidad son una” (L.66). Al cumplir mi función, descubro la luz dentro de mí mismo: “Sólo aceptando mi función podré ver la luz en mí” (L.81.3:2). Cumplir nuestra función es una parte esencial y la clave del programa del Curso para nuestra iluminación.

 ¿Por qué “intentar cambiar” nuestra función? ¿Cuáles son las maneras en que intento hacerlo? Intentamos cambiar nuestra función cuando intentamos encontrar otro propósito para vivir en este mundo, ya sea una profesión, familia, placer, poder, o cualquier cosa que sea “de” este mundo. Y lo hacemos en un intento demente de hacer de este mundo un sustituto de Dios, de hacer que la ilusión sea real y así confirmar nuestra identidad como un ego. “Tenemos que salvar al mundo” (5:4). Ésta es nuestra única función, éste es el único propósito del mundo y el mío. “El único propósito de este mundo es sanar al Hijo de Dios” (T.24.VI.4:1).

Esto no significa que todo el mundo deba entrar en una “profesión de sanar” reconocida, aunque algunos de nosotros podemos hacerlo sin duda. (El Manual dice que sólo unos pocos son llamados a cambiar las circunstancias de su vida de inmediato, ver el Capítulo 9 del Manual). Lo que significa  es que debemos aprender a convertir cada profesión en una profesión sanadora  (“La Expiación… es la profesión natural de los Hijos de Dios”, T.1.III.1:10). Como dice Marianne Williamson cada profesión puede ser un frente para una iglesia. Nuestra tarea más importante es la sanación de nuestra mente y de nuestra actitud, especialmente en nuestras relaciones,  justo donde estamos.

Nuestra función es contemplar el mundo a través de los ojos de Cristo (5:5). Nosotros hicimos el mundo. Lo hicimos para morir. Es nuestra responsabilidad devolverlo a la vida eterna (5:5).



No hay comentarios:

Publicar un comentario