lunes, 30 de septiembre de 2013

Leccion 273, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 273

Mía es la quietud de la paz de Dios.

1. Tal vez estemos ahora listos para pasar un día en perfecta calma. 2Sl esto no fuese posible todavía, nos contentaremos y nos sentiremos más que satisfechos, con poder aprender cómo es posible pasar un día así. 3Si permitimos que algo nos perturbe, aprendamos a descartarlo y a recobrar la paz. 4Sólo necesitamos decirles a nuestras mentes con absoluta certeza: "Mía es la quie­tud de la paz de Dios", y nada podrá venir a perturbar la paz que Dios Mismo le dio a Su Hijo.
2. Padre, Tu paz me pertenece. 2¿Qué necesidad tengo de temer que algo pueda robarme lo que Tú has dispuesto sea mío para siempre? 3No puedo perder los dones que Tú me has dado. 4Por lo tanto, la paz con la que Tú agraciaste a Tu Hijo sigue conmigo, en la quietud y en el eterno amor que Te profeso.


"COMENTARIOS A LAS LECCIONES" de Robert Perry y Ally Watson
Comentario

Me encanta el modo en que el Curso nos hace sitio a todos nosotros, sin que importe nuestro nivel de logros. Dice: algunos de nosotros pueden estar “listos para pasar un día en perfecta calma” (1:1). Y para algunos de nosotros esto puede no ser “posible” (1:2). Si hemos hecho las lecciones del Libro de Ejercicios desde el principio, ya hemos hecho 272 lecciones. Sin embargo, un día en perfecta calma puede que todavía no sea posible. “Posible” significa que “se puede lograr”. No hay sensación de desprecio aquí, ni la intención de decir: “Algunos de vosotros no habéis estado haciendo vuestro trabajo”. Simplemente dice que no es posible para ti todavía. Incluso el “todavía” tiene significado, porque afirma claramente que será posible para nosotros finalmente.

El autor del Curso tiene total confianza en cada uno de nosotros. No sólo en aquellos que estamos haciendo el Curso, sino en cada uno de nosotros. Un día será posible para mí, para ti, y para todos “pasar un día en perfecta calma”. ¿No es maravilloso pensar en ello, aunque todavía no hayas llegado?

¿Deseas una quietud que no pueda ser perturbada, una mansedumbre eternamente invulnerable, una profunda y perma­nente sensación de bienestar, así como un descanso tan perfecto que nada jamás pueda interrumpirlo?

El perdón te ofrece todo eso y más. (L.122.1:6-2:1)

La lección nos sugiere que si todavía no estamos listos para pasar un día en perfecta calma, nos contentaremos y nos sentiremos más que satisfechos (1:2). El camino a la paz es también un camino de paz. ¡No hay necesidad de disgustarse por no poder estar todavía en perfecta paz! Perder la paz que tenemos porque no estamos en perfecta paz no es un estado mental productivo en el que estar. Podemos estar en paz acerca de no estar en paz. Ése es el comienzo. Nos sentimos contentos y satisfechos de aprender cómo es posible pasar un día en perfecta paz.

Tenemos que ser alumnos felices, felices de estar aprendiendo cómo estar en paz, incluso aunque no estemos en paz. ¿Y cómo aprendemos eso?

Si permitimos que algo nos perturbe, aprendamos a descartarlo y a recobrar la paz. Sólo necesitamos decirles a nuestras mentes con absoluta certeza: "Mía es la quie­tud de la paz de Dios", y nada podrá venir a perturbar la paz que Dios Mismo le dio a Su Hijo. (1:3-4)

En otras palabras, simplemente enseñamos a nuestra mente que la paz nos la ha dado Dios. Cuando surge algo que nos perturba, lo “rechazamos”. Ésta es la práctica de la vigilancia mental que tan a menudo se enseña en el Texto. No permitimos que la alteración continúe, la reconocemos como algo que no queremos, y le ordenamos a nuestra mente que vuelva a la paz.

Dice que hagamos esto “con certeza”. Esto no es una lucha en la que tratamos de acallar al ego con nuestros gritos. Es una calma dulce pero firme, sin ansiedad. Estamos diciendo a nuestra mente: “Aquiétate, permanece en silencio”. El camino a la paz no es estresado. Las palabras: “Mía es la quietud de la paz de Dios” vienen de un lugar dentro de nosotros que siempre está en paz. Al decírnoslas a nosotros mismos con serena certeza, ya hemos conectado con ese lugar de paz dentro de nosotros.

Por lo tanto, la paz con la que Tú agraciaste a Tu Hijo sigue conmigo, en la quietud y en el eterno amor que Te profeso. (2:4)


4 comentarios:

  1. Una bella lección también, y gracias muchas gracias por el comentario. "Las palabras: “Mía es la quietud de la paz de Dios” vienen de un lugar dentro de nosotros que siempre está en paz. Al decírnoslas a nosotros mismos con serena certeza, ya hemos conectado con ese lugar de paz dentro de nosotros."

    ResponderEliminar
  2. "En la quietud todas las cosas reciben respuesta", ok, muy bonito pero eso no RESUELVE DE VERDAD algún problema que tengas, más bien parece una actitud conformista y en todo caso de resignación ante un problema evidente. Les pongo un ejemplo:
    Tienes un crédito bancario, que estás pagando de forma normal, de pronto te quedas sin empleo, empiezas a enviar solicitudes y no te contratan, tienes cerca de 50 años, pierdes tu casa y tienes que regresar con tu familia a vivir con ellos. Ellos se empiezan a desesperar porque empiezas a ser una carga. Cómo solucionas ésto? Te quedas en silencio para que Jesús o el Espiritu Santo te de una respuesta?. Veo que ya en cuestiones reales (aunque la vida sea un sueño) no son. Por eso serás muy espiritual pero no se ve que tenga soluciones practicas y tu familia y amigos lo ven. Tal pareciera que esto de UCDM es para gente que ya le iba bien o tiene una vida estable. El problema seguirá si acaso es que la paz ante un problema será una especie de resignación o untarte algo para ue se te resbalen, pero soluciones es otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, precisamente la enseñanza de hoy nos sirve a los que estamos pasando situaciones que "nos quitan la paz". Los que viven, como dices, sin problemas, no necesitan tanto ejercitar la paz, pero a los que estamos atravesando una situación tan difícil como la tuya nos puede ayudar mucho porque el primer paso para poder trascender una situación así es la aceptación de la situación, no digo resignación, sino aceptación, en plan... vale , esto es lo que hay ahora, ¿de qué manera puedo cambiar esta situación?¿Hay alguna enseñanza personal en esta situación?¿Qué puedo aprender de ella? Si te fijas, todos los grandes maestros espirituales pasaron una época de carencia y sufrimiento: Eckhart Tolle estaba pensando en suicidarse, Byron Katie también, Nelson Mandela esaba preso y aislado del mundo, aparentemente no podía hacer nada, y terminó venciendo el Apartheid y siendo presidente de sudáfrica :) lo habían perdido todo! y se rindieron a algo mayor que ellos.
      No digo que tengas que pasar esto para acabar siendo un gran maestro espiritual :) sólo intento que mires más allá de las circunstancias... desde la aceptación y la calma la mente funciona mejor, con más claridad, se te ocurrirán más opciones, y estarás más sensible a oir tu intuición y seguirla. Ánimo amigo! como Coach, durante la crisis de España acompañé a varias personas en tu situación, y cambiando las creencias cambiaron su realidad. Deja de mirar hacia afuera! mira hacia dentro y haz ahí los cambios, sigue realizando acciones desde esa energía y verás como cambian tus circunstancias. Con Amor, Carmen

      Eliminar