viernes, 30 de agosto de 2013

Leccion 242, Un Curso de Milagros


LECCIÓN 242

Este día se lo dedico a Dios. Es el regalo que le hago.

1. Hoy no dirigiré mi vida por mi cuenta. 2No entiendo el mundo, por lo tanto, tratar de dirigir mi vida por mi cuenta es una locura. 3Mas hay Alguien que sabe qué es lo que más me conviene. 4Él se alegra de tomar por mí únicamente aquellas decisiones que me conducen a Dios. 5Pongo este día en Sus manos, pues no quiero demorar mi regreso al hogar, y es Él el que conoce el camino que me conduce a Dios.
2. Y así, ponemos este día en Tus Manos. 2Venimos con mentes comple­tamente receptivas. 3No pedimos nada que creamos desear. 4Concédenos tan sólo lo que Tú deseas que recibamos. 5Tú conoces nuestros deseos y necesidades. 6Y nos concederás todo lo que sea necesario para ayudarnos a encontrar el camino que nos lleva hasta Ti.

Comentario

Hoy no dirigiré mi vida por mi cuenta. (1:1)

En un día que parece acelerado y sobrecargado de cosas que hacer, es un alivio recordar que no necesito dirigir mi vida solo. Puedo cargarme con miles de pequeñas decisiones, o puedo relajarme en Sus manos. Puedo hacer una lista de las cosas que hay que hacer, pero puedo abandonar todo apego a hacer cualquiera de ellas. En cada momento, puedo confiar en que sabré qué hacer a continuación, y que mi elección será perfecta.

Sin embargo, lo que es importante no es la dirección del Espíritu Santo sino Su compañía. Hoy no estaré solo, aunque no tenga ninguna otra presencia humana conmigo. De manera consciente puedo estar con Dios, y Dios conmigo. En lugar de hablar en voz alta conmigo mismo, ¿por qué no hablar en voz alta con Jesús? Él es un compañero mucho más sabio que mi mente limitada.

No entiendo el mundo, por lo tanto, tratar de dirigir mi vida por mi cuenta es una locura. (1:2)

Hay una gran resistencia en mí, en todos nosotros, a darnos cuenta de que no entendemos ni podemos entender el mundo. No entiendo nada, Mi consciencia de lo que está sucediendo es una parte infinitamente pequeña de nuestro planeta y su gente. No sé nada de otros planetas y galaxias, y desconozco casi por completo los muchísimos reinos más allá del físico: seres espirituales, ángeles, Maestros ascendidos, lo que quiera que exista. No sé que el empleado de la lavandería necesita una sonrisa, o lo que está sucediendo en mentes aparentemente separadas de la mía. ¿Cómo puedo por mi cuenta ni siquiera pensar en decidir qué hacer, a dónde ir, qué decir?

Algunos acontecimientos tienen lugar, como una cita que se retrasa para otro día y finalmente se fija para el momento que menos quería (según mis preferencias). Si pienso que entiendo lo que está sucediendo, si pienso que mis preferencias es lo más importante, podría sentirme disgustado. Si me doy cuenta de que no entiendo el mundo, abandono mis preferencias, acepto la situación y confío. Y me presento en la puerta de mi amiga unos minutos después de que ella se haya enterado de la muerte repentina de una amiga, y me encuentro allí para consolarla cuando lo necesita. Y, no es por casualidad, preparado por la charla acerca de la muerte con otro amigo la tarde anterior, cuando yo no tenía ni idea de por qué accedí a esa charla cuando tenía otras cosas por hacer que a mí me parecían más importantes. ¡Qué insensato no dejarme guiar por Él!

Así que hoy, de nuevo, renuncio a ser mi propio maestro y me afianzo más profundamente en la consciencia de que no sé, de que no entiendo, y saber eso es sabiduría. Pongo este día en las manos de Dios: “Es el regalo que Le hago”. ¡Éste sí que es un buen trato! Abandono todos mis planes para este día, y ¡Él lo llena de milagros! Para eso es para lo que Él lo quiere. Se necesita un gran esfuerzo al principio para abandonar lo que creo saber. Pero cuando lo hago, sólo llega la alegría.

Mas hay Alguien que sabe qué es lo que más me conviene. Y Él se alegra de tomar por mí únicamente aquellas decisiones que me conducen a Dios. Pongo este día en Sus manos, pues no quiero demorar mi regreso al hogar, y es Él el que conoce el camino que me conduce a Dios. (1:3-5)

“Lo que más me conviene” no significa necesariamente que haré todo lo que yo creo que tengo que hacer, o que respecto a la forma todo saldrá a la perfección (en mi opinión). A menudo eso es lo que significa, pero otras veces no. “Lo que más me conviene” significa “las cosas que me guían a Dios”. Significa “regresar al hogar” y avanzar en el “camino a Dios”. Porque para eso es la vida en este mundo. “El único propósito de este mundo es sanar al Hijo de Dios” (T.24.VI.4:1), y nada más. Si Le doy mi día a Dios, al Espíritu Santo, acabaré el día más cerca de Dios, más cerca del hogar; ése es mi propósito cada día de mi vida. Nada más. Todos los demás acontecimientos son accesorios del escenario para esta obra que se está representando.

No importa qué otra cosa pueda suceder, si paso este día más consciente de la compañía de Jesús, en paz más a menudo, un poco más feliz en cada minuto o durante más tiempo, eso ya es un triunfo.

Y así, ponemos este día en Tus Manos. Venimos con mentes comple­tamente receptivas. No pedimos nada que creamos desear. Concédenos tan sólo lo que Tú deseas que recibamos. Tú conoces nuestros deseos y necesidades. Y nos concederás todo lo que sea necesario para ayudarnos a encontrar el camino que nos lleva hasta Ti. (2:1-6)

“Mentes completamente receptivas”. Sin ninguna idea de antemano acerca de lo que debería suceder. “Completamente” significa totalmente abiertas, completamente receptivas. Y en cuanto a lo que esperamos que suceda, cualquier cosa puede fallar pero no nos sentimos disgustados. Y en cuanto a lo que no esperamos que suceda, cualquier cosa puede ocurrir, y no nos sentimos disgustados. Reconozco que mi mente no quiere estar completamente abierta y receptiva. Por ejemplo, pienso que si antes de comer no termino el artículo que estoy escribiendo, podría sentirme disgustado. Si tengo ese pensamiento, que me dé cuenta de que sólo es mi pensamiento, no es un hecho. ¿A qué otras cosas me aferro hoy? Jesús, quiero estar completamente abierto y receptivo, y no es fácil.

¿Cómo puedo abandonar lo que yo quiero y necesito? Recordando que “Tú conoces nuestros deseos y necesidades”. Él sabe lo que creo que necesito, y no necesito pedirle esas cosas. Él ya lo sabe. Y si el día no trae lo que creo que quiero, no es porque Él no lo sepa, o porque ha perdido mis datos, o porque me esté castigando por alguna culpa imaginaria. Es porque lo que yo creía que quería no es lo que más me conviene. El Espíritu Santo no es desconsiderado ni olvidadizo. Él nos concederá “todo lo que sea necesario para ayudarnos a encontrar el camino que nos lleva hasta Dios”. Que mi mente abandone la defensa de hacer planes, y que siga este consejo: “No permitas que ninguna defensa, excepto tu presente confianza, dirija el futuro, y esta vida se con­vertirá en un encuentro significativo con la verdad, la cual sólo tus defensas podrían ocultar” (L.135.19:2).

No hay comentarios:

Publicar un comentario