lunes, 5 de agosto de 2013

Leccion 217, Un Curso de Milagros


Instrucciones para la práctica

Ver las instrucciones para la práctica del Sexto Repaso

Comentario

La salvación que el Curso describe es única en el sentido de que combina la total responsabilidad por nuestra propia salvación con la dependencia total de Dios. Mi Ser es lo que me “salva”, sin embargo ese Ser se descubre sólo al reconocer que lo que yo soy no es resultado de lo que yo haya hecho, sino el regalo de Dios al crearme.

Hay una frase en el Texto que dice: “Dale las gracias a cada parte de ti a la que hayas enseñado a que te recuerde” (T.13.VII.17:8). El agradecimiento que sentimos cuando empezamos a despertar a lo que somos se debe al Ser que estamos descubriendo. Soy yo quien da las gracias, soy yo también Aquel a Quien se le dan las gracias. Es muy difícil entender todo esto hasta que empiezas a experimentarlo. Recuerdo como si fuera ahora un momento en particular en que me pareció tan claro como el agua, durante unos instantes al menos. Me di cuenta de una parte amorosa de mí mismo que me impulsaba continuamente y me dirigía a la paz interior y a la aceptación del Ser. Era algo que siempre había estado allí, más que una parte de mí, mi propia realidad. Al mismo tiempo era consciente de otra parte de mi mente que había empezado a abrirse al amor, y en aquel momento sentí una profunda gratitud hacia mí mismo por estar dispuesto a recibir ese amor. Era consciente de ser el que daba el amor y el que lo recibía, y en aquel momento el pequeño ser que siempre había pensado que era yo se sintió tragado por esta oleada de amor más grande, que se movía constantemente.

Esta sensación extraña de agradecimiento a mi Ser puede expresarse de muchas maneras. A veces, cuando he tomado mi tiempo de quietud para meditar, en el que me siento fuertemente renovado, siento la gratitud invadirme y decir: “Gracias”. Y no estoy seguro si Le estoy dando las gracias a Dios o a mi Ser. Estoy agradecido a mí mismo por haber estado dispuesto a recibir este Curso. Estoy agradecido a mí mismo por leerlo, y continuar estudiándolo y aplicándolo. Cuando una frase del Curso cruza mi mente justo en el momento adecuado, puedo darle gracias a mi Ser por ello.

El Curso enseña que ya todos estamos despiertos, la verdad vive sin mancha en nuestra mente recta. Y es esta mente recta, este Ser que es la única parte de nosotros que tiene realidad de verdad, la que nos está enseñando y llamándonos al hogar. La mente recta es la morada del Espíritu Santo, Él es parte de nosotros y parte de Dios. Su Voz es la Voz de Dios, y también la Voz de mi Ser. Es mi Ser Quien trajo el Curso al mundo. Es mi Ser Quien me lo acercó. Es mi Ser Quien me está trayendo la consciencia. Todo lo que me impulsa en la dirección correcta es un regalo de mi Ser.


Que hoy me sienta agradecido a mi Ser. Que reconozca que me merezco mi propia gratitud. En lugar de sentirme enfadado conmigo, o impaciente, o de ser cruel conmigo, o desanimado, o sin confianza en mí mismo, que me ofrezca a mí mismo mi propia gratitud. Y que me dé cuenta de que mi propio agradecimiento es todo lo que necesito y quiero. Que entienda que cuando haya aprendido por completo a estar plenamente agradecido a mi Ser por lo que soy, habré terminado el viaje, y al mismo tiempo habré aprendido a apreciar y agradecer completamente a Dios el regalo que me ha hecho: mi Ser.

1 comentario: